Raúl Schuttemberger, un querido todo terreno teatral

01 Feb 2018
1

HACE 10 AÑOS. Schuttemberger fue Helicón en “Calígula”. la gaceta / foto de antonio ferroni (archivo)

En el mundo del teatro era simplemente el Schute. Su largo apellido completo aparecía en los programas de las decenas de obras en las que participó, la mayoría de ellas como integrante del Teatro Estable de la Provincia, especialmente secundando a los protagonistas.

Era un necesario todo terreno de la actuación, que asumía y cumplía ese rol a la perfección, conocedor de que, dentro de los vericuetos artísticos imprescindible para que un espectáculo sea brillante, es fundamental que todo el elenco esté en sintonía y se respalde mutuamente. El público era el primer agradecido cada vez que salía a escena, en personajes recordados e indispensables en toda trama.

Por ese motivo, el fallecimiento de Raúl Schuttemberger, a los 78 años, causó pesar en la comunidad teatral tucumana, que despidió ayer a uno de sus miembros más queridos. El titular local de la Asociación Argentina de Actores, Jaime Mamaní, lo describió así: “fue un buen amigo, con gran predisposición para trabajar y un excelente sentido del humor, que hacía que nos divirtiéramos mucho todos en los ensayos; se nos fue un estupendo profesional, y lo vamos a extrañar”.

El actor desaparecido también se dedicó a la canción, y lo demostró con el tema “La calle donde tu vives”, en la comedia musical “Mi bella dama”. Para sus recitales adoptó el seudónimo Mariano Ezcurra, que usaba en sus giras por distintos países de América Latina, como lo recordó Ricardo Podazza. “Era una hermosa persona, gran compañero, amable y divertido”, agregó en Facebook.

Entre las muchas obras de las que participó figuran “La ópera do malandro”, “Cantame un tango, Romeo”, “Equus”, “Juancito de la ribera”, “El asesinato de la Tota Méndez”, “Calígula” y “Los disfrazados”, que fue su última presencia sobre el escenario con el Estable, hace casi una década.

Comentarios