La oposición procura voltear el megadecreto en el Congreso

El criticado DNU firmado por Macri debe ser tratado en comisión hasta el 8 de febrero Tonelli defendió la vía escogida por el Presidente. “El trámite en comisión hubiera sido interminable”, planteó.

28 Ene 2018
1

EN EL RECINTO. Diputados y senadores opositores quieren voltear el DNU de Macri en ambas cámaras. telam

BUENOS AIRES.- La Comisión Bicameral de Trámite Legislativo se reunirá en la segunda semana para emitir dictamen sobre la validez del cuestionado Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) de Descentralización y Simplificación, según adelantó el diputado nacional Pablo Tonelli (Cambiemos).

Según la legislación, la comisión debe emitir dictamen antes de los 10 días hábiles del ingreso del DNU al Congreso, plazo que se vence el 8 de febrero.

El legislador de Cambiemos -que integra esa comisión- explicó que el cuerpo está integrado por ocho legisladores de Cambiemos y ocho de bloques opositores y que, en caso de empate, “deberá decidir el presidente, que aún no ha sido elegido”.

Señaló que casi con seguridad “el 6 de febrero” se constituirá la comisión bicameral que debe dictaminar sobre el DNU, girado el miércoles por el Gobierno.

El decreto elimina 19 leyes y modifica otras 140 iniciativas, con el fin de realizar una amplia reforma para reducir la burocracia del Estado.

Pulseada

El oficialismo buscará emitir dictamen favorable al extenso decreto previo al plazo de vencimiento, ya que según la ley de DNU si no se se cumplen los tiempos establecidos se puede debatir sin despacho en el recinto de sesiones.

De hecho, las autoridades de Cambiemos buscarán evitar, aunque no será sencillo, que el dictamen de mayoría se debata tanto en Diputados como en el Senado en el recinto de sesiones, debido a que corre el riesgo de perder esa votación: no reúne hasta ahora los votos en ninguna de la dos cámaras del Congreso, según reconocen voceros parlamentarios.

El oficialismo tiene 108 de los 257 legisladores en Diputados y 25 de los 72 en el Senado, y necesita aliados para asegurarse la mayoría. Hasta ahora, eso parece complicado por el rechazo que genera el megadecreto en todos los sectores de la oposición, e incluso en aquellos legisladores provinciales que acompañaron otros temas conflictivos, como la reforma previsional votada a fin de año.

Tonelli defendió el DNU al afirmar que, si hubiera ingresado el proyecto de ley al Congreso, tendría que haber pasado prácticamente por todas las comisiones, que son 45 (en Diputados) y en el Senado más de 20. “Eso hubiera hecho interminable el trámite en las cámaras”, expresó.

Además, esgrimió como principal argumento en defensa del decreto “la propia doctrina de la comisión”, que “aplicó durante 10 años un criterio amplio y muy laxo con relación a la atribución del presidente respecto de los DNU”.

Si bien el oficialismo confía que conseguirá el dictamen de mayoría, la oposición insiste en que tendrá “la mayoría necesaria” en los plenarios de ambas cámaras para rechazar ese instrumento. “Será en marzo o en abril, y sin importar qué cámara lo haga en primer término; pero la mayoría de los bloques parlamentarios va a expresar su rechazo a este mega DNU”, señaló uno de los representantes del kirchnerismo en la bicameral.

La oposición ya prevé que Cambiemos logrará imponer un dictamen de apoyo al DNU, a partir de la composición favorable que tiene en la comisión.

Sin embargo, la estrategia opositora va más allá del tratamiento en la comisión y se centra en llevar el DNU al recinto de ambas cámaras para rechazarlo, una vez que se inicie el período ordinario de sesiones.

Para ello requieren mayoría absoluta en el Senado (37 votos) y en la Cámara de Diputados (129), y los principales referentes opositores aseguran tenerlos.

Los diferentes bloques opositores coinciden en cuestionar la amplitud del megadecreto, porque “realiza casi 140 modificaciones y deroga casi 20 leyes sin consultar al Congreso”.

Entre los puntos del DNU que generan mayor rechazo se encuentra la disposición por la cual se permitirá embargar las cuentas sueldo y el hecho de que a través del Fondo de Garantía de Sustentabilidad, la Anses pueda tener inversiones financieras. (Télam)

Comentarios