Aplican un protocolo de seguridad en el Avellaneda por los casos de violencia

El hospital cuenta con un botón antipánico.

16 Ene 2018
1

CASOS. “Las personas que no quieren ser atendidas se ponen violentas”, explicó Luis Medina Ruiz, director de la institución sanitaria de Villa Urquiza. la gaceta / foto de franco vera

Los cajones metálicos quedaron abiertos. Los medicamentos y varios elementos de curación terminaron en el suelo, y una escalerita acabó dada vuelta también en el piso. En cada rincón de la sala de atención había manchas de sangre, lo que describía un momento violento. Así terminó la guardia del hospital Avellaneda tras la reacción de un paciente, en el instante en que era atendido el viernes pasado. De golpe se alteró y rompió medicamentos y muebles, lo que llevó a la intervención de los policías del hospital.

Tras el hecho, las autoridades de ese centro de salud de la capital dijeron que la persona asistida pudo haber estado bajo efecto del alcohol o de las drogas. Ayer, el director del Avellaneda, Luis Medina Ruiz, explicó que se ha notado un incremento de la “violencia en la sociedad” y que ello afecta el trabajo de los equipos médicos en algunas ocasiones.

“El problema es cuando llegan personas bajo el efecto del alcohol o las drogas. Son trasladadas en las ambulancias o llegan con sus familias en contra de su voluntad. Como no quieren ser atendidas se ponen agresivas o violentas”, manifestó el profesional.

Medina Ruiz remarcó que ante esos episodios, en el hospital se concreta un protocolo de seguridad. “Apretamos el botón antipánico y está también la guardia policial en el hospital”, expresó el médico, quien agregó que trabajan alertados: “tomamos precauciones, es por eso que no pasan a mayores”

“El hombre (que rompió todo el viernes) fue denunciado por poner en riesgo la seguridad de los médicos. Yo lo estaba atendiendo, pero también agredió a otras personas en el hospital. Lo que rompió no es mucho, ninguna maquina o equipo caro. Sólo cajas con gasas y jeringas, entre otras cosas”, contó.

El titular del hospital Avellaneda relató también otros casos que le llama la atención. “Recibimos personas que vienen heridas desde el penal (Villa Urquiza). Por lo general, llegan bajo el efecto también de alguna sustancia. Pero nunca pasó nada grave con eso”, enfatizó.

Comentarios