Carta de lectores

14 Ene 2018

Verano y nietos 

No dormí bien por un vendaval; relámpagos, granizo, truenos. Me levanto temprano para limpiar el patio que amaneció inundado y también para salir a realizar las compras diarias antes de que el sol castigue con fuerza. La temperatura mínima es 24º. En la vereda de mi domicilio espero el transporte público, que llega después de 25’ minutos. “Apure abuela que estoy atrasado”, me dicen. Me aferro a los pasamanos cuando el bólido arranca. Para el descenso, otra vez el nieto: “abuela, se baja por atrás”. En la peatonal ingreso a una juguetería. Hay ascensor, debo subir al primer piso donde “no tienen” aire acondicionado. “Suba al segundo piso abuela”. Allí, un inmenso salón, atestado de juguetes con el servicio de un empleado y un ventilador, donde nos agrupamos los clientes. Siento que me ahogo. Salgo hacia el Mercado donde me atienden otros nietos: “dame cambio abuela, o lleve cuatro docenas de huevos por $ 100”. En la carnicería, entre las piernas de los cabritos, asoma una cara enojada. “Abuela, usted sabe, toda la carne tiene grasa; no pida carne sin grasa”. En la panadería me atiende una empleada amable: tengo en la mano dos billetes de $ 200, cuando de pronto, por la izquierda, aparece la mano de un jovencito: “traiga, traiga yo le cambio”. Es un peligro el billete de $ 200. Aferro los billetes en una mano y me retiro temblando. En la vereda oeste de la calle Maipú, el sol es un soplete. Para evitar el maltrato de los “abrepuertas”, porque no tengo billetes de $ 5, camino hasta 24 de Septiembre. Pero allí, si les das la propina, los “abrepuertas” corren por 24 de Septiembre y a mitad de cuadra ocupan los taxis. ¡El sueño dorado de un taxi con aire me da fuerzas! Espero, espero, hasta que por fin se desocupa un coche y subo. Mis rodillas crujen cuando me hundo en un asiento sin tapizado. Y también sin aire. Avanzamos a paso de hombre; “ya llegamos”. “¡Abuela! ¡Cómo vive en este barrio! Dicen que asaltan a toda hora”. Se detiene, pago el viaje, pero no puedo abrir la puerta. “Peche… peche, la puerta no es adivina”. Le respondo que no tengo fuerzas. “Por favor ábrala usted”. Muy de mal humor, el conductor desciende y abre la puerta desde afuera. Estoy en mi casa, después de tantos nietos. Sólo quiero dormir; dormir aunque sea hasta el mes de abril.

Ramona A. Serrano

Julio Prebisch 134

San Miguel de Tucumán


Los fondos de la Anses

Cuando se prioriza un interés mercantilista por sobre lo humano estamos en presencia de otro grave error por parte del Estado. La suma de $ 70.000 millones que es la cartera actual de la Anses, que ya les prestó a los casi cuatro millones de beneficiarios (jubilados, pensionados y beneficiarios de la AUH y Asignaciones Familiares) es casi igual a la cifra que se nos restó a los beneficiarios con el cambio del cálculo de la movilidad previsional, con lo cual se está faltando a la verdad que es igual a seguir mintiéndonos. El decreto por el cual se dispone que el Fondo de Garantía de Sustentabilidad será destinado a una nueva entidad financiera, que no es el objetivo para el cual fue creada la Anses, tal cual se dispone: “podrá crear de manera directa fideicomisos y operar con instrumentos apropiados para invertir sus activos de acuerdo a las mejores prácticas financieras modernas, sin dejar de privilegiar el fin social para el cual fue creado”. Con esta definición se sigue faltando a la verdad y el respeto a quienes somos los beneficiarios. La única verdad es que si los beneficiarios de la Anses debemos recurrir a préstamos para “sobrevivir”, pagando intereses sobre nuestros propios fondos, debe llamarnos poderosamente la atención que algo no está funcionando correctamente. Lo curioso es que esta disposición fue por decreto, sin recurrir a los medios democráticos de que se discuta, como corresponde, en el Congreso de la Nación, y se consulte a los organismos pertinentes e interesados como las de jubilados, entre otras. Claro, es una medida que se tomó entre “gallos y medianoche”, para que nadie se diera cuenta, después de lo traumático que fue para la sociedad argentina todo lo vivido a fines del año pasado. Si seguimos en ésta tónica totalmente inhumana de seguir insistiendo con las políticas inapropiadas para los menos pudientes, y el desplazamiento hacia abajo de la clase media que fue el orgullo, se desvirtúan los preceptos de la democracia, y nos indica que no es el camino apropiado hacia el resurgimiento deseado para nuestra bendita Patria.


Federico Yurcovich

[email protected]

Alma mocha

La escritora colombiana Bella Ventura describe con un término inventado por ella la condición humana de un ser que pierde a su hijo: “Alma mocha”. Desde el pasado viernes 29 de diciembre, en Concepción todos tenemos el “alma mocha”. Ese día el mundo se paralizó para la familia y para todos los que conocíamos y queríamos a Naty Vargas. Ha pasado el tiempo y todavía el dolor provocado por su muerte golpea a nuestra puerta de la mano de la rabia y la incredulidad. Esta muerte sin respuestas y sin pedido de disculpas por parte de sus autores y de aquellos que por incapacidad, indiferencia u omisión contribuyeron a ella nos interpela a todos. Desde que Naty ya no está, sus familiares y amigos fueron objeto de mentiras y de demoras. Esto obligó a su papá a dejar de lado el duelo poniéndose al frente de la búsqueda de justicia, desfilando por medios y oficinas, asumiendo la voz de esa hija que ya no está ni estará más para quererlo, viajar, estudiar y mucho menos defenderse. Ninguno de nosotros, que desde diferentes lugares y posiciones hemos tratado de acompañarlos, puede dimensionar el profundo dolor que corroe las entrañas de estos padres ante la pérdida injusta de esa niña que habitó nueve meses en el vientre de su madre y 28 años en esa familia hermosa que la vio crecer y aspirar cada día a más, más títulos, más experiencia, más logros; una joven con un futuro prometedor cruelmente cercenado por un irresponsable y su séquito de “escondedores” seriales. El administrador del predio donde se gestó la tragedia admitió el error del piloto diciendo que no ajustó los arneses ni revisó los últimos puntos del anclaje. A confesión de parte, relevo de pruebas. Pruebas que no aparecen, pruebas que nos deben, pruebas que tuvieron el tiempo y la oportunidad de esconder en la vegetación de nuestros cerros, o vaya a saber Dios dónde. Pruebas y objetos extraviados u ocultos que sintetizarían un sinfín de irregularidades que se cometieron durante esos veinticinco años que aducen los declarantes como experiencia y seguridad de que esta muerte que nos atraviesa a todos fue sólo un acídente. El presidente de la Federación Argentina de Vuelo Libre dijo que el piloto no estaba habilitado. A la luz de todo esto y de lo que vimos, leímos y escuchamos en estos días, creo que Dios fue muy piadoso con quienes volaron en parapente en nuestra provincia durante tanto tiempo y sobre todo con aquellos que lucraron con este deporte extremo, y con las autoridades que lo permitieron y promovieron sin tomar las debidas precauciones. Hoy es el momento de la Justicia. Ella tiene la palabra, ella debe poner a cada actor en su lugar, responder a los padres, hermanos y amigos de Naty con la verdad sobre la mesa, y a los culpables con la cárcel, donde quienes amamos a Naty los queremos ver, siempre y cuando las leyes así lo permitan.


Delia Pinchetti de Sierra Morales

Concepción

SAT

Ambientalistas de Conciencia Ambiental Tucumán haciendo una análisis mucho más profundo de las enormes deficiencias que tiene la SAT decimos, que nos inunda a todos los tucumanos con líquidos cloacales, que provoca una mala vista a los turistas al ver tanta agua desparramada por las calles, que tiene una planta potabilizadora (Muñecas) en la cual en su techos, agujereados, caminan palomas y tiran sus desechos a los piletones y que los roedores pululan en su interior, que quizás se mezclen las aguas sucias con las limpias; que hay barrios completos en toda la geografía de la provincia en la cual en épocas estivales sale un hilo de agua y más cuestiones perjudiciales que atentan contra la salud misma de la población. Ahora bien, hay algo que la SAT logra y es ganar elecciones, se la usó como “caballito de batalla” para asegurar una banca, pautas publicitarias, firmas, propagandas en contra, qué no se hizo y bien se logró el objetivo, pero objetivo partidario, no objetivo ambiental, vaya la diferencia, todo sigue igual. La SAT resultó ser cien veces mejor que cualquier asesor en política o en elecciones, sacó de la galera una banca que parecía ya resignada. Reiteramos hasta el cansancio la autoría de las firmas es de los ambientalistas, eso ya lo hacíamos nosotros desde años a la fecha para que intervengan la SAT, pero claro sin estructura, sin dinero, solo con ganas, fue como David y Goliat, se adueñaron de nuestras iniciativas, pero hoy en día caminamos por la calle y el vecino en un apretón de manos nos agradece lo que hicimos por el pueblo, sin buscar bancas. Hacen falta gestos, no oportunidades y el primer gran gesto que se debe dar es el diálogo, en este caso entre el Gobernador y el Intendente Capitalino, en bien de todos los tucumanos. De la única forma de levantar a Tucumán para que deje de estar arrodillado, sin líquidos cloacales, sin pérdidas de agua pura, sin basurales en cada esquina, con entradas a la ciudad digna de una ciudad Histórica, es con el diálogo entre los dos primeros representantes del pueblo, sin mezquindades y favor absolutamente del pueblo. Eso es lo que pensamos los ambientalistas, ahora si no gustan nuestros conceptos Tucumán seguirá postergada y considerada por los visitantes como una ciudad totalmente descuidada. El cambio está en una verdadera política ambiental, cierta, caso contrario nada cambiará, el diálogo fortalece. Aunque guste o no guste los ambientalistas también somos un factor de poder social y eso se ve en el saludo de los vecinos en la calle. Invitamos al Gobernador y al Intendente Capitalino al diálogo y esto lo decimos públicamente, si ustedes dialogan nos beneficiamos todos los tucumanos.


Pedro Martínez

[email protected]

LA GACETA / FOTO DE DIEGO ARÁOZ

Plaza barrio modelo

Me dirijo al Intendente de San Miguel de Tucumán, y por su intermedio a quien corresponda, para saber si tienen conocimiento de cuándo estarán terminados los arreglos de la plaza del barrio. Las obras comenzaron en julio del año pasado y por lo que se observa faltaría mucho para su terminación. Motiva mi pregunta el hecho de que es una plaza muy concurrida por los niños y vecinos de la zona, y en especial en esta época de vacaciones escolares. En este momento está inutilizada por las vallas que la rodean y la basura que la circunda. Agradecería se acelere en lo posible su puesta a punto.


Emilia Marta Peñalver López

Federico Helguera 1.387

San Miguel de Tucumán



En Esta Nota

Notas de opinión
Comentarios