Detención entre picados, mandalas y meditación

El socio del ex vice relató sus días en el penal de Ezeiza. El líder piquetero dijo que se cruzó con De Vido y lo saludó “de lejos” Núñez Carmona, amigo de Boudou, definió al ex funcionario K Zannini como un gran goleador; D’Elía vive “un retiro espiritual”.

13 Ene 2018
1

El socio del ex presidente Amado Boudou, José María Núñez Carmona, contó ayer que en la cárcel de Ezeiza jugó al fútbol con ex funcionarios kirchneristas presos como Carlos Zannini, pintó mandalas y que Boudou organizó talleres de canto.

Estos y otros detalles brindó ayer por la mañana, a horas de su liberación, el supuesto testaferro del ex vicepresidente al concurrir junto a su abogado, Matías Molinero, al tercer piso de Comodoro Py 2002 para notificarse de la excarcelación que el miércoles le concedió la Cámara Federal.

Núñez Carmona contó que estuvo en el módulo 4 del pabellón 6 en la cárcel de Ezeiza con detenidos con buena conducta y que compartía actividades con internos de otro pabellón.

En su equipo de fútbol estaba el detenido ex secretario Legal y Técnico de la Presidencia en el kirchnerismo. “Era el goleador del equipo”, destacó en diálogo con periodistas en los Tribunales Federales de Retiro, en alusión a Zannini.

En cuanto a Boudou, remarcó que organizó talleres de canto entre los reclusos pero remarcó que ninguno de los dos pudo trabajar en el penal porque no están ni procesados ni condenados.

Al contar cómo era la rutina diaria, detalló que a las 8 se abría la celda y podía ir a un salón de usos múltiples en el que sólo veía el cielo a través de una reja.

Tras realizar las tareas diarias de aseo personal y de la celda, había distintas actividades como pintar mandalas y estiramiento, entre otras.

Además, Núñez Carmona mostró a los periodistas el Documento Nacional de Identidad que le fue devuelto por el juzgado de Ariel Lijo tras la excarcelación e informó en la ventanilla de la secretaría que lleva el caso el domicilio donde residirá.

Luego de dormir en su departamento de Puerto Madero por primera vez desde que fue preso el 3 de noviembre pasado, Núñez Carmona llegó temprano a tribunales para cumplir con el trámite.

El socio de Boudou se mostró distendido y feliz. Y aseguró que no tuvo nada que ver con la adquisición de la imprenta Ciccone. El 70% de las acciones fueron adquiridas por The Old Fund, firma de Alejandro Vandenbroele quien ingresó al programa de imputados protegidos. “No compré Ciccone ni puse plata”, afirmó.

Meditación

El titular del partido Miles, Luis D’Elía, dijo ayer que vive “como un retiro espiritual” y “una experiencia muy rica” su encarcelamiento en el penal de Marcos Paz, en el marco de la causa por el presunto encubrimiento de los iraníes acusados del atentado a la AMIA. Indicó que en ese expediente “no hay culpables judiciales sino condenados periodísticos”.

“Vivo todo esto como un retiro espiritual, vivo esto con el corazón, es una experiencia muy rica y voy a tratar de escribirlo en algún momento. Sería bueno que la clase política estuviera así un tiempo para entender el dolor ajeno, la falta de expectativas”, sostuvo el dirigente social en declaraciones a la FM Radio Con Vos.

Allí, analizó que “la cárcel es para los pobres” porque los “delincuentes de este país no están en las cárceles”.

“Los que lavan dinero, los que fugan, los que devalúan..., yo pensaba en (el ex ministro de Economía, Domingo) Cavallo o el (ex) presidente del Banco de la Nación Argentina Carlos) Melconian, ellos no están presos”, añadió.

En particular sobre la causa, insistió en que es “un preso político, por un memorándum que nunca firmé ni voté”, en referencia a la firma del acuerdo por parte del entonces gobierno encabezado por Cristina Fernández de Kirchner y el aval dado luego por el Congreso de la Nación.

“Yo no estoy preso por ningún hecho de corrupción sino por una arbitrariedad política brutal”, definió y recordó que “no hay culpables pero si hay condenados periodísticos, no judiciales”.

En el mismo sentido, confió que “lo que se vive en el penal es similar a lo que sucede en cualquier barrio humilde” y que por eso “no hay diferencias” entre su barrio de Laferrere y el penal.

“La cárcel es para los pobres. Acá hay un chico preso por robar una rueda y otro por robar una bicicleta. No estoy santificando a nadie pero los chorros de este país están en espacios como ‘Narco Delta’”, indicó el ex líder piquetero.

Relató que, en lo personal, al estar en “un pabellón común” se encuentra “haciendo tareas comunes, con presos comunes” y contó que, de hecho, acababa de “baldear el patio”.

“Vivo acá, hace 40 días ya, en un clima de solidaridad, de laburo, los que me sacaron de la depresión fueron los presos comunes. Pasamos juntos fechas difíciles como Navidad y Año Nuevo y hubo mucha solidaridad con historias muy dolorosas”, relató D’Elía.

Por otro lado, confió que al ex ministro de Planificación y diputado nacional Julio De Vido, también detenido en Marcos Paz, lo cruzó “una vez” y lo saludó pero “de lejos” porque no está en el mismo sector que él.

En otro orden, enmarcó las detenciones de ex funcionarios y dirigentes kirchneristas en lo que definió como “un Plan Cóndor 2” dado que -postuló- “se reemplazó el poder militar por el poder judicial”. (Télam)

Comentarios