Ratifican a jueces del caso contra De Vido

Un fiscal quería apartar a los miembros de Casación, en una causa por subsidios a transporte.

11 Ene 2018
1

Julio De Vido. FOTO ARCHIVO/ LA GACETA

La Cámara Federal de Casación rechazó una recusación presentada por el fiscal federal ante ese fuero, Javier De Luca, en la causa que investiga al ex ministro de Planificación Federal durante el kirchnerismo, Julio De Vido, por presunta defraudación a la administración pública a través de la entrega de subsidios a empresas de transporte público.

De Luca había cuestionado la continuidad de los integrantes del tribunal sobre la base de un episodio registrado a fines de 2015, cuando se recibió en el edificio judicial de Retiro un equipo para videconferencias donado por el entonces Ministerio de Planificación que comandaba De Vido. Esto dio lugar a la apertura de una supuesta causa por dádivas y a un expediente administrativo.

Los camaristas Liliana Catucci, Carlos Mahiques y Eduardo Riggi rechazaron “in limine” la recusación por tratarse de “meras conjeturas carentes de sustento”.

También desestimaron el pedido del fiscal de apartamiento de todos los integrantes del máximo tribunal penal del país.

El fiscal De Luca entendía que podría haber pérdida de imparcialidad y hasta “violencia moral” en el caso de uno de los integrantes de Casación. Pero los tres camaristas que analizaron su planteo lo rechazaron y advirtieron que sus argumentos “no merecen respuesta alguna”.

De esta forma, los vocales seguirán interviniendo en esta causa penal en la cual el juez federal Claudio Bonadio procesó sin prisión preventiva a De Vido y a otros ex funcionarios de su gestión por “defraudación a la administración pública” a raíz de el presunto otorgamiento de “subsidios superiores a los que correspondían” a empresas de colectivos entre julio de 2003 y marzo de 2014.

“Maniobra ilegal”

Según la investigación de la Justicia, se trató de “una maniobra ilegal” con la entrega sistemática de subsidios con el diseño de “un sistema destinado a permitir la maniobra, encubrirla, disimular su ilegalidad e intentar lograr la impunidad de los involucrados”.

“Este sistema posibilitaba que se calcularan los subsidios en base a kilometrajes superiores a los efectivamente recorridos por los colectivos y, consecuentemente, se terminaran entregando subsidios superiores a los correspondientes. La maniobra ilegal pudo sostenerse hasta que se instalaron GPS en los colectivos, en el año 2014”, añade.

De Vido, que fue electo diputado en 2015 por el Frente para la Victoria y fue desaforado por sus pares, está detenido con prisión preventiva en otras dos causas penales, por fraude en Yacimientos Carboníferos Río Turbio y por la compra de buques de gas licuado en su gestión. Ambas causas están a estudio de distintas salas del máximo tribunal penal del país. (Télam)

Comentarios