Presos se cosieron la boca con metal como forma de protesta

Cuatro detenidos en la comisaría 8ª reclaman que se aceleren los trámites de liberación. Suturaron con alambre de cobre sus bocas exigiendo que se aceleren los tramites para finalizar su estadía en la sección.

10 Ene 2018
1

SORPRESA. En la seccional conjeturan que el alambre usado como hilo de costura entró oculto entre comida. la gaceta / foto de diego aráoz

Estaba amaneciendo en la comisaría octava cuando el carcelero de guardia, Lucas Argañaraz, empezó a escuchar ruidos en el sector de celdas y rápidamente fue a investigar.

Al llegar al espacio denominado “arresto grande”, se encontró con que uno de los presos estaba perforando sus labios con un alambre, al parecer cosiéndolos en señal de protesta.

Sorprendido, el guardia procedió a requisar todo el calabozo, donde se encuentran alojadas 15 personas. Así, advirtió que otros tres presos también estaban con la boca cosida con metal.

Según informó a LA GACETA el comisario de esa seccional, Ramón Miranda, los detenidos tomaron esa drástica medida en forma de protesta. Explicó que los presos demandaron una agilización en el proceso de liberación, debido a que sus salidas ya fueron tramitadas legalmente de forma favorable.

De acuerdo con el testimonio de Miranda, los aprehendidos declararon, luego de la protesta, que decidieron quejarse para exigir una respuesta acerca de por qué permanecen recluidos, cuando, según ellos, ya deberían encontrarse en libertad.

Los protagonistas del silencioso reclamo fueron cuatro jóvenes de 18, 20, 22 y 29 años. Se encuentran en la comisaría desde principios de diciembre por delitos de tentativa de robo, por robo y por arrebato, entre otros ilícitos.

Los oficiales de la comisaría aseguraron que no saben con certeza cómo hicieron ingresar el metal utilizado como hilo de costura. Sin embargo, sospecharon que el alambre de cobre con el que atravesaron su boca los presos pudo haberse filtrado en los alimentos que reciben de sus familiares en las visitas.

El comisario Miranda manifestó, además, que en cuanto descubrieron a los cuatro jóvenes con las suturas, los derivaron a un centro de sanidad para que sean atendidos por médicos.

Siempre sobre la base de lo manifestado por el comisario, los presos regresaron a la comisaría con la boca descosida y no presentaron ninguna complicación en su salud. Añadió que el comportamiento de los detenidos no fue agresivo y que ha sido la primera vez que un acontecimiento así ocurre en esa comisaría.

Miranda explicó que la dependencia “no tomará medidas de castigo en contra de los aprehendidos”, ya que no hubo resistencia a las ordenes impartidas por los oficiales luego de ser descubiertos, y porque tampoco acudieron a la violencia como protesta. Al parecer, tampoco registraron lo ocurrido como un incidente de mala conducta. Actualmente, el caso se encuentra en manos de la fiscalía de feria, a cargo de Carmen Reuter.

Los autores de la protesta permanecerán, por estos días, en la comisaría octava, ubicada en la avenida Poviña y Alsina.

La sutura de la boca con metal en las comisarías para protestar es una práctica que ya tiene antecedentes en la provincia.

Uno de los casos más recientes es el de junio de 2017, cuando un preso de una comisaría de Alberdi, en el sur de la provincia, se cosió con un objeto de metal para reclamar que le dictaran prisión preventiva.

En Esta Nota

Policía de Tucumán
Comentarios