“Las mascotas tienen derecho a contar con un tutor responsable”, subraya el encargado del Cenara

El problema de los perros callejeros se mantiene. Debió cerrar el caps gratuito de la Cadena Mascotera.

09 Ene 2018
3

EN TODA LA CIUDAD. El paisaje está regado de perros abandonados a su suerte. Adoptarlos es imprescindible. LA GACETA / FOTO DE JORGE OLMOS SGROSSO

Algunos son abandonados y desterrados de su propio hogar, otros no encuentran el camino de regreso, pero los más desafortunados son los que nacieron directamente en la calle. Los perros callejeros se crían entre sus pares y suelen depender de la buena voluntad de algún vecino dispuesto a alimentarlos. A esto se suma la falta de higiene y de atención médica primaria.

Por este universo de los perros de la calle transitan superhéroes que no llevan capas. Son quienes se ocupan de rescatarlos. Los accidentes de tránsito causados por el cruce de algún can, las personas amenazadas o heridas por perros, y las enfermedades que portan son algunos problemas que el Centro de Atención y Reubicación Animal (Cenara) trata de erradicar.

Ubicado en Francisco de Aguirre 1.545, el Cenara nunca cierra sus puertas y atiende alrededor de 140 animales por día, según Luis Rodrigo García, veterinario y encargado general. Allí se ofrecen servicios de castración y vacunación gratuitos para canes, felinos, aves y equinos, entre otros. “Los colegas están preparados para todo”, destacó García.

Vuelve en marzo

Por medio de la Clínica Móvil Pública, del Cenara, se accede a la atención primaria de las mascotas. Sin costo alguno, asiste animales desprotegidos que padecen alguna dolencia o a los que tienen dueños de escasos recursos, imposibilitados de pagar una clínica veterinaria. Dos tráilers visitan cada semana distintos barrios de la ciudad. Uno realiza esterilizaciones y el otro se dedica a las consultas médicas, tratamientos, asesoramiento y cirugías varias. Esta campaña finalizó en diciembre y se reanudará a fines de febrero o principios de marzo.

Hay dos ítems que prioriza la Clínica Móvil Pública: uno es la esterilización y la castración; y el otro pasa por la educación y la concientización. Los vecinos acceden a los tratamientos de las mascotas y también son asesorados sobre la tenencia responsable. “No se trata del derecho de una persona a tener una mascota, sino del derecho de una mascota a contar con un tutor responsable. No estoy en contra de la venta de animales, lo único que pido a la sociedad es que no los abandonen, que tomen conciencia de lo que es el maltrato animal y de tener la mascota que se pueda mantener”, expresó García.

Cadena Mascotera

En diciembre pasado, el caps gratuito para perros callejeros, impulsado desde 2014 por la Cadena Mascotera de Tucumán (CMT), cerró hasta nuevo aviso. La fundadora, Alejandra Palermo, advirtió que las ganancias (que provenían de los socios, de las atenciones al costo de animales domésticos, de un pet shop y de una peluquería) no alcanzaban para solventar los $ 50.000 que necesitaban mensualmente para gastos en veterinarios, en insumos (medicamentos y alimentos) y en el alquiler del local.

“Es el proyecto más grande que hicimos. Duró tres años. Hicimos más de 7.000 atenciones y 3.000 castraciones. Pero la proliferación de campañas gratuitas por parte del Gobierno municipal hizo que la asistencia en el CAPS disminuyera”, expresó Palermo. Reveló que tienen planeado instalar una sede propia con servicio de pet shop, donde se trabajará para la fundación, pero ya no para prestar servicios veterinarios.

Pero la Cadena no se queda de brazos cruzados. Los colaboradores volverán a fines de febrero a la peatonal de calle Muñecas para ofrecer los gatitos y perritos abandonados que buscan algún tutor responsable.


Castraciones

En la ciudad hay personas de gran corazón que se encargan de rescatar a los perros de la calle. Les dan de comer, los abrigan y les ofrecen cariño. Algunos colaboran con el Cenara acercándolos allí para la castración, según explicó García, y agregó que siempre priorizan a los callejeros al momento de la atención.

La castración es una cirugía que se realiza para extirpar los órganos sexuales. Los perros mayores de siete meses deben concurrir con un ayuno de 12 horas y tener un estado orgánico saludable. Pueden ser llevados al Cenara de lunes a viernes, de 8 a 13 y de 16 a 21.

Otro de los factores de riesgo en torno de los animales callejeros es la rabia (zoonosis), enfermedad causada por un virus que infecta a los animales y se propaga a los humanos por medio del contacto con la saliva infectada, mordeduras o arañazos. Se previene mediante vacunación (para el animal y para la persona).

Cuando se inicia un brote de rabia se establece un anillo de control (10 cuadras alrededor del brote) donde se vacuna a todos los animales y a todas las personas que tuvieron contacto con esos animales. “Esto se hizo en septiembre, en el barrio Obispo Piedra Buena, dónde se detectó un caso de rabia felina. Se hicieron alrededor de 2.500 vacunaciones”, detalló García. En caso de ser mordido o arañado por un animal sospechoso de tener rabia se recomienda el lavado inmediato y a fondo de la herida con agua y jabón. Se puede acudir para la vacunación antirrábica a la División de Zoonosis, en avenida Mate de Luna 1.935, teléfono (0381) 4234294.


Comentarios