Tucumán se ubica en el quinto puesto del ranking nacional de trasplantes

En la provincia crecieron el año pasado un 21,4% respecto de 2016. El valor de las campañas que crean conciencia.

09 Ene 2018
1

“LOS ÓRGANOS NO VAN AL CIELO”. Convertirse en donante representa la oportunidad de ayudar hasta a 10 personas a poder seguir viviendo. cdn.mexiconewsnetwork.com

Aunque en el tema trasplante de órganos nunca se debe bajar la guardia, el balance de 2017 indica que hay motivos para celebrar. Según los datos que acaba de publicar el Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (Incucai), en Tucumán el número de intervenciones ha crecido el año pasado un 21,4 %, con lo que ha superado con creces la media nacional. “De hecho, el hospital Padilla fue el centro de salud público que más procuración (ablación) de órganos produjo en el país”, destacó Aldo Bunader, director del Cucai Tucumán. La provincia se ubica en el quinto lugar, después de la Ciudad de Buenos Aires, Mendoza, Entre Ríos y Santa Fe.

La información del Incucai indica también que en todo el país durante 2017 la ablación de órganos creció un 15,53%, cuando la meta era el 12%. Otro dato interesante es que siete de cada 10 operativos ayudaron a más de un paciente.

“En términos absolutos es una muy buena noticia, porque indica una conciencia creciente de la importancia de la donación”, destacó Bunader, pero resaltó que es necesario seguir creando conciencia porque también la demanda de órganos se mantiene en aumento. “Esto se debe a que, por suerte, mucha más gente es incluida en las listas; antes los propios médicos desahuciaban a los pacientes graves -explicó-. Y también a que ha mejorado la accesibilidad”.

Negativas familiares

La tendencia creciente lleva ya varios años, contó también, y eso implica que de a poco la población va abandonando los prejuicios y los temores. “Las campañas están siendo efectivas -señaló-. Así que no hay que bajar los brazos”.

De hecho, según datos oficiales del Incucai, de una histórica media del 50% de negativa se pudo bajar a una media anual del 40%; y en diciembre se había reducido al 32%.

“Sólo hubo un retroceso en las donaciones en 2016, pero fue debido a la crisis institucional, porque en esos casos cae la confianza de la gente; pero las cifras indican claramente que la situación se ha revertido”, destacó Bunader.

Una de muchas historias

Ana María Navarro le debe su vida a la voluntad de un donante. “Durante años tuve que someterme a diálisis 12 horas por semana; me conectaba a una máquina cada dos días... Ahora puedo vivir sin ella”, contó.

Hoy Navarro ha tomado como suya la causa de los pacientes que ya recibieron un órgano, y también la de los que aún sufren en las listas de espera.

“Es importante que la gente entienda que los órganos no van al cielo. Y enterrados no le sirven a nadie. En cambio, un solo donante puede llegar a salvar la vida de hasta 10 personas”, resaltó.

Autosuficiencia

El objetivo de todo sistema de ablación y trasplante es poder cubrir la demanda. Según indicó su directora, María del Carmen Bacqué, el Incucai busca alcanzar la autosuficiencia para poder garantizar que todo paciente en lista de espera acceda finalmente al trasplante dentro del marco legal y bioético establecido. “Si mantenemos este ascenso de manera sostenida, podríamos alcanzar la autosuficiencia del sistema en 10 años. Pero como pudimos cumplir la meta este año y hay provincias que todavía pueden trabajar más para mejorar su nivel de procuración (ablación), para el próximo año fijamos una meta del 25%, lo que nos permitiría, en teoría, lograr la autosuficiencia en unos cinco años”, informó Bacqué al diario La Nación.

Logros tucumanos

“En el sistema público de salud los trasplantes de hacen en el hospital Padilla. Durante 2017, hemos realizado renales, y también de tejidos: de piel, óseos, de cartílagos, de córneas...”, enumeró Bunader. Y anunció que en un mes o dos se comenzarán a realizar trasplantes hepáticos. “Además durante este año nos estaremos preparando para poder llevar a cabo cardíacos en 2019”, añadió.

Santiago Villavicencio, jefe de la Unidad de Trasplante del Padilla, resaltó que el hospital tiene la infraestructura necesaria (quirófanos, terapia intensiva, unidad de cuidados intensivos) y recursos humanos. “Hay hepatólogos, enfermeros, anestesiólogos... Y estamos trabajando desde hace tiempo con expertos de Buenos Aires con los que daremos el puntapié inicial”, añadió.

Comentarios