Rusia y una docena de países de la Unión Europea irán a las urnas durante 2018

Se da por descontada una nueva victoria de Vladímir Putín, mientras que Milos Zeman se erige como favorito en la República Checa. Será un año pleno en comicios, durante el cual la atención se centrará en algunos elecciones críticas, como los de Italia.

08 Ene 2018
1

UE. FOTO TOMADA DE ELPOLITICO.COM

Los líderes de la Unión Europea (UE) tienen la vista puesta en los procesos electorales que se desarrollarán en 2018 y que serán transcendentales, entre ellos los de Italia, la República Checa y Hungría, dentro de sus fronteras, o los de la vecina Rusia.

Se trata de un año cargado de citas con las urnas a distintos niveles: desde los comicios presidenciales que se celebrarán en Rusia, Finlandia, la República Checa, Irlanda y Chipre a los legislativos en Italia, Hungría, Eslovenia, Suecia, Letonia y la no reconocida República Turca del Norte de Chipre, pasando por elecciones municipales en el Reino Unido y Polonia, y regionales en Alemania.

Gran parte de la atención está centrada en Rusia, donde se da por descontada una nueva victoria, la cuarta, de Vladímir Putin en las elecciones presidenciales del 18 de marzo (los pronósticos apuntan a un resultado histórico, con más de dos tercios de los votos), con lo que revalidará el mandato hasta 2024 y estará casi un cuarto de siglo en el poder.

En estos comicios no participará el único candidato que podía hacerle sombra, el líder opositor Alexey Navalny, apartado de la carrera al Kremlin por la Comisión Electoral Central y el Tribunal Supremo por tener antecedentes penales, inhabilitación de la que culpó directamente a Putin y ha llamado a boicotear las elecciones.

Ya dentro de la UE habrá comicios en países de Europa Central y del Este, como los presidenciales en la República Checa de jueves y viernes próximos, en los que aparece como favorito el jefe de Estado, el polémico Milos Zeman, aunque tendría que ir a segunda vuelta el 26 y 27 de este mes, previsiblemente ante el independiente Jirí Drahos.

Zeman, quien considera que el islam es “imposible de integrar” en la cultura europea y calificó la crisis de refugiados de 2015 en Europa como una “invasión organizada”, es conocido por sus críticas a la UE y su buena relación con Putin, así como sus elogios al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, cuya decisión de reconocer a Jerusalén como capital de Israel ve acertada.

En Hungría las elecciones generales tendrán lugar en abril y se perfila como vencedor el actual primer ministro, el conservador-nacionalista Viktor Orbán, con una cosecha de votos superior a 40%, frente a una oposición muy dividida y debilitada.

Orbán no ahorra en críticas a las instituciones comunitarias (su gobierno considera que la acogida de refugiados decidido por la UE pondría en peligro su carácter cristiano y magiar), así como al magnate húngaro-estadounidense George Soros.

Probablemente en junio, en Eslovenia habrá legislativas en las que puede darse el desplome del Partido del Centro Moderno del primer ministro, Miro Cerar, y producirse una fragmentación que hará que la incertidumbre marque la formación de gobierno.

Especial atención atrae la cita a las urnas en Italia del 4 de marzo, tras una legislatura que ha visto pasar a tres primeros ministros del Partido Demócrata (PD) -Enrico Letta, Matteo Renzi y Paolo Gentiloni- y en cuya campaña se espera al antiguo jefe de gobierno y líder de Forza Italia, Silvio Berlusconi, inhabilitado para ocupar cargos públicos al estar condenado por fraude fiscal.

Si se cumplen los sondeos, las generales darán como resultado un panorama muy fragmentado en el que serán necesarios los pactos: aunque encabeza las preferencias el Movimiento Cinco Estrellas con el 30% (frente al 20% del PD), le superaría una eventual coalición de derechas entre Forza Italia, la xenófoba Liga Norte y el ultraconservador Fratelli d’Italia.

Y en Irlanda se celebrarán elecciones presidenciales antes de noviembre de 2018, cuando concluye el mandato Michael D. Higgins.

En los países nórdicos, el 28 de enero habrá presidenciales en Finlandia, donde, conforme a las previsiones, será reelegido en primera ronda el conservador Sauli Niinistö.

Suecia irá a las urnas el 9 de septiembre, cuando el Ejecutivo rojiverde en minoría del socialdemócrata Stefan Löfven buscará una reelección que se presenta complicada.

Por otro lado, Letonia celebrará elecciones a la Saeima (Parlamento) el 6 de octubre con el partido prorruso Armonía, del alcalde de Riga, Nils Usakovs, como favorito.

Alemania llevará a cabo comicios regionales en otoño en el estado de Hessen y la próspera Baviera, donde, según los pronósticos, los conservadores de la Unión Socialcristiana de Baviera (CSU), hermanados con la Unión Cristianodemócrata de Angela Merkel, volverán a ganar, pero tal vez sin mayoría absoluta.

A nivel municipal, en Polonia habrá elecciones en noviembre y el partido gobernante nacionalista y conservador Ley y Justicia buscará extender su control a los ayuntamientos de las principales ciudades, en especial Varsovia.

En Inglaterra el 3 de mayo tendrán lugar municipales parciales para designar a los concejales de más de un centenar de ayuntamientos.

Entre tanto, en Chipre habrá una doble cita con las urnas de las que dependerá si el proceso de reunificación puede ser reanimado: legislativas este domingo en la autoproclamada República Turca del Norte de Chipre y presidenciales en la República de Chipre, con el conservador Nikos Anastasiadis como favorito a la reelección. (Télam)

Comentarios