Juveniles: formar jugadores es lo primero

El torneo más importante del NOA podría sufrir grandes cambios

07 Ene 2018
1

El rugby está en constante movimiento. Así como sus reglas se actualizan con frecuencia en pos de un juego más seguro y dinámico, los formatos de sus torneos van acomodándose a las necesidades de un calendario que también muta constantemente. Una de las principales variantes que presentará el almanaque 2018 será ese gran espacio en blanco que dejará la ausencia del suspendido -o eliminado- Campeonato Argentino de Uniones. La decisión de la UAR llegó realmente en un mal momento para la URT, que el año pasado precisamente había reformulado el Regional del NOA para abreviarlo y llegar menos desgastado y con mejor preparación al Argentino.

Si el problema antes era que faltaban fechas disponibles, ahora es que hay de sobra. Por ende, desde la Comisión de Competencias de la URT se elevó un proyecto para aprovechar ese espacio y cumplir con un viejo anhelo de algunos dirigentes de clubes de la provincia: un torneo exclusivo de equipos tucumanos, previo al Regional.

Sin embargo, desde la Secretaría Técnica se presentó un proyecto alternativo para este año y con modificaciones bastante sustanciales para 2019.

“Es conveniente jugar un Regional extendido, ya que a causa de la suspensión del Argentino, se abriría un espacio en el calendario y se dispondría de más fechas para jugar. Asimismo, se deberían incorporar más fechas de descanso, para no sobrecargar a los jugadores. Y también se deberían contemplar algunas fechas para darle actividad al seleccionado tucumano”, explicó Alejandro Molinuevo, titular de la Secretaría Técnica.

Dado que se pactó respetar el formato introducido en 2017 por al menos dos años, la propuesta para este año incluye cambios mínimos. Por caso, que de cada zona de la primera fase se clasifiquen seis de los siete equipos, en lugar de cinco. Así, la segunda fase de la Zona Campeonato contemplaría 12 equipos en lugar de 10, con lo que el total de fechas se estiraría a 21. Asimismo, se intercalarían cinco fechas de descanso, y se destinarían tres fines de semana de noviembre para programar partidos del seleccionado o una mini gira.

Un Regional distinto

Mucho más profundo sería el cambio a partir de 2019: se propone realizar un torneo tucumano (posterior a la fase clasificatoria del Nacional de Clubes), del que participarían nueve equipos. Los mejores siete se clasificarán para el Regional, junto a dos clubes de Salta y uno de Santiago. En dicho Regional, de 12 fechas de duración, también habría cinco fechas para descanso y otras tres para la actividad de los seleccionados provinciales.

“Por otra parte, se sugiere hacer lo posible para que las categorías mayores jueguen los días sábado, ya que son las que mayor desgaste sufren”, advirtió Molinuevo.

También se propone que las instancias finales (esto es, cuartos de final, semifinales y final) se disputen en canchas con capacidad y comodidades suficientes, como la de Lawn Tennis o la de Los Tarcos, y que se incluya la televisación en directo.

Se clasificarían 12 equipos en lugar de 10 a la segunda fase: seis por cada zona en lugar de los cinco actuales.

Este año, las fechas sobrantes se utilizarían para descanso y no para un Anual de equipos tucumanos. Eso sería en 2019.

Se contemplan tres fechas en noviembre, tras el Regional, para programarle actividad al seleccionado tucumano.

El proyecto que la Secretaría Técnica puso a disposición para su evaluación también propone modificaciones de peso para las divisiones juveniles, que persiguen una doble finalidad: reafirmar que su objetivo principal es la formación de jugadores -y no de equipos campeones-, así como inducir a jugadores y entrenadores a jugar un rugby más dinámico y, sobre todo, mucho más intenso.

A fin de descomprimir la tensión actual de un ambiente que debería ser formativo y de diversión, se propone aumentar el número de torneos, llevándolo a cuatro: Iniciación, Anual 1 (primera rueda), Anual 2 (segunda rueda) y Clausura. Al haber más torneos, se le resta peso a la condición de campeón, y se permite que los equipos más rezagados renueven sus chances en el siguiente torneo.

Además, se propone llevar a 10 el número de cambios (o que sean libres); establecer que el penal y el drop valgan dos puntos, para animarlos a buscar más el try; sumar bonus ofensivo por marcar cuatro o más tries (incluso si se pierde); sumar un punto extra en caso de no recibir amarillas o rojas y en caso de que entrenadores y colaboradores no sean informados por el árbitro.

Comentarios