Con un ovario en 3D buscan paliar síntomas de la menopausia

Se utilizan tejidos de la paciente para generar microcápsulas, más eficientes que las terapias de reemplazo hormonal.

07 Ene 2018

La mayoría de las mujeres que cruzaron el umbral de los 45 años pueden dar cuenta de ello. La menopausia suele venir de la mano con condiciones poco amables: aumento del colesterol, sobrepeso, osteoporosis, mayor riesgo cardiovascular, diabetes, molestias al mantener relaciones sexuales, disminución de la libido... Sucede que cuando los ovarios dejan de cumplir sus funciones no sólo se acaba la fertilidad (lo que muchas veces también es todo un tema), sino que además provoca una caída hormonal que es responsable de aquella cascada de síntomas. Y, aunque hay medicamentos (terapia hormonal sustitutiva) que intentan compensar la ausencia, no son perfectos.

Investigadores norteamericanos parecen haber encontrado otro tipo de solución, posibilitada por lo que se conoce como medicina regenerativa.

Según informa el sitio web del diario español ABC, uno de los equipos pioneros en generación de órganos en el laboratorio, el grupo del Centro Médico Wake Forest, encabezado por Emmanuel Opara y Anthony Atala, ha desarrollado un ovario “casi” artificial. Su función es restaurar la función hormonal de las mujeres que entran en la menopausia, o de aquellas a las que por razones médicas, cáncer, por ejemplo, debieron extirpárselos.

No tomar más hormonas

“Las terapias de reemplazo hormonal pueden ser eficientes, pero se han vuelto controvertidas y su uso ha disminuido -se afirma en el trabajo, publicado en Nature Communications-. La disminución es principalmente resultado de los estudios de Iniciativa de Salud de las Mujeres (WHI por su nombre en inglés, Women’s Health Initiative) de 2002 y 2004, que indicaban que los efectos adversos”, se explica en el trabajo.

“En lugar de que el paciente tome una dosis de medicamentos cada día, el tratamiento está diseñado para secretar hormonas de forma natural en función de las necesidades del organismo”, explicaron Opara y Atala.

“Es un enfoque alternativo que puede permitir alcanzar resultados fisiológicos con niveles de hormonas circulantes más bajos que los que necesitan los medios farmacológicos, debido a la participación de las células ováricas”, explica el resumen (www.nature.com/articles/s41467-017-01851-3.

La propuesta es crear construcciones ováricas con bioingeniería 3D. Se trata de cápsulas que, una vez implantadas, pueden suplir la enorme variedad de hormonas perdidas cuando el ovario deja de funcionar, y no solo estrógenos y progesterona. Las cápsulas apenas tienen medio milímetro de grosor y están fabricadas con capas de células ováricas tomadas de la paciente, que imitan la estructura de los folículos de los ovarios. Aún no se han implantado en ninguna mujer, pero han conseguido pruebas de que pueden funcionar tras injertarlas en ratas.

El siguiente paso es probarlo en pacientes reales. Lo que aún genera dudas es si las mujeres que empiezan a tener síntomas de la menopausia tendrán suficientes células para que se pueden fabricar las cápsulas. Pero los investigadores son optimistas.

Comentarios