La educación vial marcha sobre ruedas

Ya circula por las calles de la capital el Vehículo Pedagógico, una iniciativa del área de Tránsito que apunta a generar conciencia entre conductores y peatones sobre los riesgos de incumplir con las normas. Hay toda clase de reacciones, desde aplausos hasta insultos. Pero muchos automovilistas y motociclistas aceptan las recomendaciones.

06 Ene 2018

Ya circula por las calles de la capital el Vehículo Pedagógico, una iniciativa del área de Tránsito que apunta a generar conciencia entre conductores y peatones sobre los riesgos de incumplir con las normas. Hay toda clase de reacciones, desde aplausos hasta insultos. Pero muchos automovilistas y motociclistas aceptan las recomendaciones.

“Señor conductor: recuerde que el peatón tiene prioridad, que no debe parar el auto en la senda blanca y que usted en otro momento estará en ese lugar. Evite el labrado de actas”. El anuncio lo hizo una inspectora de Tránsito, por medio de un megáfono, a bordo de una camioneta blanca que surcaba el microcentro tucumano. La acompañaban un chofer y otra agente municipal, que por la ventanilla iba sacando carteles que reforzaban -con tipografía claramente visible- las indicaciones. Había rostros de sorpresa y hasta aplausos de quienes veían pasar el nuevo Vehículo Pedagógico de la Subdirección de Tránsito y Transporte Operativo del municipio capitalino. Pero también, insultos y enojos. Es que -según los inspectores- “a los tucumanos no les gusta que les digan lo que hacen mal y lo que tienen que hacer”.

El proyecto se inspira en una prueba que hizo un antropólogo para la Agencia Nacional de Seguridad Vial y que presentó en un programa televisivo, “Cuerpos metálicos”, de Canal Encuentro. En esa emisión explicaron que el auto pedagógico circula por las calles respetando las normas básicas de tránsito, como velocidades, distancias preventivas y usos de guiños. De esa manera se comprobó cómo son los conductores en Argentina: tocan bocina y se quejan del auto que sí respeta las leyes. Pero el móvil tucumano, que ayer cumplió su segunda jornada de trabajo, también marca las infracciones de automovilistas, motociclistas y algunos peatones que cruzan a mitad de cuadra.


“Utilice caso”, “Anticipe su maniobra, ponga guiño”, “Utilice cinturón de seguridad”, “Los peatones tienen derecho de paso” son las cuatro frases impresas en los carteles de color blanco, letras negras y borde rojo, que van exhibiéndose en la vía pública. “A veces nos salimos del libreto y también marcamos a quienes estacionan en doble fila, por ejemplo”, detalló Lorena Gutiérrez, que durante las vacaciones está a cargo del Departamento de Educación Vial de la Municipalidad. Sonia Jiménez, es quien la está acompañando.

Respuestas

“Sonia, sacá el (cartel) del casco. Mirá, de a poco van cayendo cerca del semáforo y la mayoría va sin casco. Otros lo llevan como visera en la cabeza o sin el precinto de seguridad, que es lo mismo que nada si se caen. Señor (ya lo dice con megáfono), póngase el casco, no debe ir fumando y colóquese detrás de la senda peatonal”. Así trabaja Gutiérrez a bordo del móvil, que ayer incluyó como pasajero al equipo de LA GACETA. Marcar las infracciones indicadas en la Ley Nacional de Tránsito es su prioridad. También explicó que esta acción es una herramienta más para educar, que no salen a labrar actas -aunque en algunas ocasiones le gustaría hacerlo- y que para ser agente de Tránsito se necesita ser muy tolerante y paciente, porque hay respuestas de todo tipo, desde insultos a indicaciones útiles que después informará en la sede.

El recorrido (conducía Arnaldo Pigoni, subdirector Operativo) comenzó en la avenida Avellaneda y continuó por la plaza Independencia y calles con mucho tránsito (como Córdoba y 25 de Mayo). Se encontraron motociclistas que respondieron y se colocaron el casco ante los llamados de atención; y conductores de autos que retrocedieron cuando estaban sobre la senda peatonal. Otros los ignoraron o escaparon de la situación, como un motociclista que llevaba sobre las piernas un cajón de cervezas. En todas esas cuadras céntricas fueron registrando infracciones de todo tipo. Gutiérrez se quedó con la “garganta seca” de tanto hablar, y por ello cuenta que lleva siempre su botellita de agua a mano. Mientras que Jiménez terminó la jornada con los brazos un poco doloridos y quemados por el sol de la mañana.


El primero del país

El Vehículo Pedagógico recorre la ciudad durante las vacaciones de 9 a 11 y de 15 a 17, pero cuando comiencen las clases el horario cambiará. El auto educativo es el primero del país, según indicó Enrique Romero, subdirector de Tránsito y Transporte Operativo de la Capital, y señaló que la propuesta apunta a crear conciencia vial entre los ciudadanos, especialmente en los conductores.

“En Tucumán parece que crearon sus propias leyes, reemplazando a las normas legisladas por el Estado. Hay omnipotencia e impunidad de creer que somos los dueños de la calle y que podemos hacer lo que se nos da la gana. El peatón se cree de acero y el automovilista cree que su auto es una extensión de sí mismo”, opinó Romero, quien sostiene que tiene que haber un cambio de conducta impulsado desde la educación.

“Sin educación y prevención vial desde la edad preescolar los accidentes de tránsito y la transgresión a las normas será un tema de nunca acabar. El año pasado educamos a unos 3.000 ciudadanos más que en 2016 (17.000 capacitados en total) y eso no alcanza. Es que hay medio millón de autos y motos que circulan por día por la ciudad. Por eso no me canso de proponer iniciativas relacionadas con la educación vial”, detalló el funcionario. Agregó que también la cantidad de personal de Tránsito en las calles es insuficiente ante esos números, pero que se adaptan con lo que tienen.


En Esta Nota

Enrique Romero
Comentarios