Pagan $1.500 por una obra social que no pueden usar

Son unos 180 docentes que trabajaban en dependencias de la UNT.

05 Ene 2018
1

RECLAMO. El gremio docente Adiunt encabeza los reclamos contra Asunt. adiunt.org

Se fue 2017 y para un sector de los afiliados de la Acción Social de la UNT (Asunt) se cumple otro año de promesas incumplidas. Son unos 180 docentes y sus respectivas familias que no cuentan con el mismo servicio que el resto de sus colegas de la capital tucumana.

“Lo que tiene Asunt es un convenio a medias con Soremer para las consultas médicas. Los afiliados nos debemos desplazar desde Aguilares o Alberdi hasta Concepción para realizarlas”, explicó Daniel Ibarra, del Instituto Técnico de Aguilares.

Además, sostuvo que para retirar recetarios u órdenes de consulta deben ir hasta la escuela de Enfermería en Aguilares, donde funciona una oficina. “Una persona nos emite esas órdenes cuando le prestan una computadora y hay que ver si funciona internet en esa escuela”, agregó el docente y delegado del gremio universitario Adiunt.

Durante una de las últimas sesiones del año en el Consejo Superior un grupo de afiliados de esa ciudad del Sur se trasladó hasta la sede del Rectorado para reiterar un reclamo que lleva 10 años, desde que se creó el Instituto Técnico en Aguilares.

“Nos sacan todos los meses del sueldo el aporte para una obra social que casi no podemos usar”, contó Ángel Palomino. En su caso le descuentan $2.000, pero los montos varían según las categorías, van de $1.500 a $3.500. “Si te piden algún análisis tenés que ir hasta la capital para que te lo autoricen. Muchas veces hemos planteado esto y el presidente de Asunt nos dijo que tengamos paciencia. La paciencia se agota”, agregó.

Diego Silvera, titular de Asunt, fue contactado por LA GACETA, pero respondió que se encontraba de vacaciones. Además, los afiliados se sienten entrampados porque la cláusula de libre afiliación que regía hasta hace unos meses ya no se aplica, aseguraron. “No nos podemos desafiliar pues existe una medida judicial que impide el pase a otra obra social”, indicó Ibarra. Por esa cláusula de 2006 Asunt perdió más de 1.800 afiliados que prefirieron pasarse a la obra social de los empleados no docentes, Osfatun.

Comentarios