Un espacio con mucha música y competencia sana

Entre los problemas de la falta de mercado y el escaso apoyo del Estado.

05 Ene 2018
1

MUSICFEEDS.COM.UD

Si la idea de este año en el 40° de Rock es mostrar el abanico de géneros y estilos de la música tucumana, la noche del debut es un buen ejemplo. Las cinco bandas que actuarán hoy (ver abajo) pasearán al público desde la firmeza del hard rock hasta la rítmica del reggae.

A la hora de definirse, Massive Anger se identifica con el rock de barrio, que nació en los 90 para contar las vivencias e historias que ocurren en los suburbios de las ciudades cosmopolitas, como una forma de protesta social ante las desigualdades. En esta línea busca rescatar esas raíces a través del trash metal, un estilo rápido y agresivo de tocar. El grupo se inspiró en bandas internacionales como Metallica y Megadeth y en la vieja escuela de metal argentino formada por bandas como Tungsteno.

Por su lado, Dakota, otra de las bandas que se presentará en el Robert Nesta hoy, no se identifican con un género en particular pero se siente más cercana al metal core y al rock alternativo. “Creo que esos dos estilos juntos no tendrían un nombre por ahora”, apunta Nicolás Acosta, cantante del grupo. Su referente nacional es Carajo.

Acosta advierte que el mercado local no es suficiente, ya que entre el público y en las tiendas optan por escuchar más otros géneros y promocionar lo que más está sonando. Matías Arias (voz de Massive Anger) disiente: “en Tucumán hay mercado para las bandas, tenemos una gran movida under y hay mucha variedad en los géneros que puedan existir; de hecho el festival 40° de Rock del año pasado convocó a más de 100 bandas en tres meses”.

Para crecer

“A las bandas tucumanas les falta compromiso; muchas se dedican a la música como un hobby y no como algo serio”, responde Acosta. Para progresar en Tucumán como banda reclama el apoyo institucional del Gobierno. “Debería ayudar más en ese asunto a los que de verdad están comprometidos”, sostiene.

Arias opina que, para crecer como grupo, hace falta la difusión del material que abordan. “Nosotros antes de llamarnos Massive Anger teníamos un proyecto llamado Tormentoso en la misma línea, pero encaramos una etapa nueva en la que decidimos darle un cambio para progresar”, remarca.

Ambas bandas ya habían participado de 40° de Rock en ediciones anteriores. Matías cuenta que su grupo estuvo en los cuatro festivales anteriores, lo que le dio visibilidad al punto de que el 12 de este mes se estarán presentando en Jujuy.

Los integrantes de Dakota son más nuevos. Este es su segundo año en el encuentro rockero. “Estoy agradecido por el lugar, la buena onda y la predisposición de los encargados del Nesta. Tenemos la misma expectativa que el año pasado, que se llene el lugar y hacer pasar un muy buen rato a todos los que nos escuchan”, responde Nicolás.

Sin disputa

Aunque en la movida hay bastante compañerismo, ambos definen a la competencia como una instancia “sana” en el mundo de la música local.

En este sentido, el cantante de Dakota señala que hay muchas bandas que disputan entre sí y otras que se ayudan en la colaboración mutua.

“Es cierto que hay bandas que compiten y quieren ser los mejores en el género con sus innovaciones, pero definiría este hecho más bien como una rivalidad sana, algo que se da por el crecimiento y por el progreso de cada uno y no por querer hacerlo mejor que otro”, indica el vocalista de Massive Anger. Arias resalta además que hay que darle más importancia al rock de la provincia: “aunque es un género internacional, los artistas son de acá y lo hacen con mucho esfuerzo, de todo corazón”.

Comentarios