Para la industria automotriz, 2017 ha sido uno de sus mejores años

Con la venta de 900.000 unidades 0 km, el sector espera un 2018 con cifras récord La recomposición del poder adquisitivo y una suba de precios por debajo de la inflación mejoraron la performance

03 Ene 2018
1

CON VIENTO A FAVOR. De mantenerse las actuales condiciones, las ventas superarán las expectativas en 2018. la gaceta / foto de Hector Peralta (archivo)

La venta de vehículos cero kilómetro sumó en 2017 alrededor de 900.000 unidades, lo que conformó el segundo mejor año de la historia luego de 2013, y ratifica las perspectivas de ventas de 1 millón de vehículos para 2018, según anticiparon fuentes de sector a la espera de las cifras definitivas que se darán a conocer hoy.

Los datos que venía adelantando el presidente de la Asociación de Concesionarios de Automotores (Acara), Dante Alvarez, y el titular de Asociación de Fabricantes de Automotores (Adefa), Luis Peláez Gamboa, estarán levemente por sobre las 900.000 unidades, según confiaron fuentes del sector.

Si bien Acara dará a conocer hoy las cifras oficiales, se desatacó que diciembre se ubicó en unas 48.000 unidades vendidas, que sumadas a los 852.126 vehículos acumulados en los primeros once meses del año consolidaron un crecimiento del 27% interanual para todo 2017.

De esta manera, tras los 710.000 patentamientos de 2016, el año que culminó se convertirá en el segundo mejor de la historia, luego de los 955.000 automóviles vendidos en 2013.

Otro récord

Desde el sector también se planteó que de mantenerse las condiciones actuales de mercado, el 2018 será el nuevo año récord de la actividad con un millón de vehículos patentados.

Si bien las cifras para este año no dejan de sorprender a los responsables de las concesionarias -quienes a comienzos de 2017 estimaban un mercado de 750.000 unidades- se atribuye el crecimiento de ventas a una recomposición del poder adquisitivo de los asalariados, un incremento promedio del 14% de los vehículos por debajo de la inflación interanual y las bonificaciones que establecieron las distintas terminales.

Mientras en 2016 hacían falta 18,3 sueldos industriales para la compra de un auto 0 km, en 2017 esa relación cayó a los 14,5 salarios, y se sumó el denominado “efecto Brasil” que generó una mayor oferta por importaciones que contuvo el incremento de los precios, más las bonificaciones de las concesionarias que desarrollaron a lo largo de todo el año.

Por otro lado, las cifras del sector reflejan un desacople entre las ventas en concesionarias y lo producido en las terminales, ya que la composición de origen de los vehículos cerró en 2017 en un 30% de fabricación nacional y el 70% importado frente al promedio histórico del 50% y 50% respectivamente.

Los impuestos

Por otra parte, se destaca que el Gobierno Nacional modificó los impuestos internos a los automóviles, y para los de gama media eliminó el gravamen del 10% y mantuvo la alícuota del 20% para los de lujo. Por eso, los empresarios esperan que esta modificación también dispare las ventas durante el año que acaba de iniciarse.

La medida elimina el impuesto del 10% que pagaban los vehículos de gama media (de entre $ 380.000 y $ 900.000) y mantiene la alícuota del 20% para los de autos de lujo (con precios superiores a $ 900.000).

La norma, que se espera reduzca los precios de los autos alcanzados, se da en un contexto de aumento de la producción, las exportaciones y el mercado local.

Comentarios