Miguel de la Vega (sqwash) vivió una fiesta memorable

02 Ene 2018

“La ceremonia fue inolvidable. Fue emocionante compartir con los mejores deportistas. Me sentía feliz, más a mi edad, por recibir un reconocimiento como este. Las repercusiones fueron muchas: me saludaron desde Salta, Córdoba, Buenos Aires y Chaco, donde está la escuela de infantiles más grande. El mundo del squash estaba agradecido porque LA GACETA lo incluyó en los premios deportivos. Pero la repercusión más grande fue que los chicos volvieron a practicar con más ganas y entusiasmo. Mis objetivos para 2018 son tratar de seguir manteniendo el liderazgo en Tucumán y jugar más torneos nacionales, ya que el año pasado sólo pude disputar tres de seis y me gustaría hacerlo en la Liga de las Misiones, que tiene fechas en Brasil, Uruguay, Paraguay y Argentina.”

Algo personal

algo personal
Miguel de la Vega tiene 52 años y nunca tomó clases de squash. Su historia da cuenta de que jugó al básquet hasta los 25 años. El jugador recuerda con humor que la primera vez se reía de quienes veía jugar, ya que no le podían pegar a la pelota, hasta que fue su turno y le pasó lo mismo. De la Vega disfruta el tiempo libre con su familia y con los amigos de una iglesia con los que comparte la palabra de Dios y ayudan en los hospitales.algo personal
Miguel de la Vega tiene 52 años y nunca tomó clases de squash. Su historia da cuenta de que jugó al básquet hasta los 25 años. El jugador recuerda con humor que la primera vez se reía de quienes veía jugar, ya que no le podían pegar a la pelota, hasta que fue su turno y le pasó lo mismo. De la Vega disfruta el tiempo libre con su familia y con los amigos de una iglesia con los que comparte la palabra de Dios y ayudan en los hospitales.

Comentarios