Los grandes del fútbol: panoramas distintos y búsquedas ambiciosas

01 Ene 2018 Por LA GACETA

Los principales clubes de fútbol de la provincia, Atlético Tucumán y San Martín, afrontan una temporada 2018 con panoramas competitivos disímiles y con planteles y cuerpos técnicos con realidades que difieren bastante una de otra. Sin embargo, ambos encuentran un punto de coincidencia en el ideal de la conducción dirigencial con que cuentan, imbuidos en el firme concepto de no comprometer las finanzas. Además, los dos tienen como una necesaria red de contención la pasión que el público de cada uno les manifiesta de manera permanente.

Los "Decanos" cerraron un año que quedará en la historia de la institución como el más fructífero. En lo deportivo, el equipo jugó por primera vez la Copa Libertadores, disputándola desde la fase preliminar y alcanzando éxitos épicos, como el logrado en Quito ante El Nacional, luego de vivir una odisea para llegar al estadio. A continuación clasificó a la fase de grupos y se puso a la altura de las circunstancias, al proponer un mano a mano de alto voltaje a clubes con mucha más tradición copera, como Palmeiras, Peñarol y Jorge Wilstermann. Luego vino la Sudamericana, en la que quedó eliminado sólo por diferencia de gol con Independiente, en definitiva el campeón del certamen. Y cuando parecía que el siguiente paso sería exclusivamente fortalecer su lugar en la Superliga, el plantel conducido por Ricardo Zielinski le regaló a los fanáticos una fantástica participación en la Copa Argentina, llegando a la final con River, con lo que se aseguró, por segundo año consecutivo, un lugar en la Libertadores.

Los "Santos" apuntaron su artillería al ascenso a Primera división. No obstante, bajó la gestión de Diego Cagna, el equipo se mostró ciclotímico y fue dilapidando oportunidades en la temporada 2016-2017 de la B Nacional, al punto que la idea primera quedó sólo en eso. Con el certamen 2017-2018 a la vista, se mantuvo el cuerpo técnico y se produjo la llegada de jugadores de calidad, para ir de lleno por el objetivo del ascenso. Sin embargo, hasta que llegó el receso de la temporada, el equipo no logró explotar futbolísticamente, en un torneo caracterizado por la irregularidad de los participantes. Esta situación aceleró los tiempos para el cuerpo técnico, que terminó por alejarse, dejándole paso a otro encabezado por Rubén Forestello.

Atlético, sin dudas, encontró el camino para convertirse en un equipo rendidor, comprometido con su búsqueda de ser protagonista en todos los frentes. Su 2018 tendrá una dinámica similar a la de 2017 en cuanto a viajes y compromisos: irá a Brasil el 14 de enero para jugar una copa en Recife por invitación; tendrá Superliga desde fines de enero (ocupa una posición de mitad de tabla); compromisos en la Libertadores ante Libertad de Paraguay, Peñarol y The Strongest de Bolivia y otra vez Copa Argentina, entre otros desafíos. Además, su presente deportivo está yendo de la mano con un crecimiento institucional, traducido en mejoras en el estadio y en el complejo de Ojo de Agua.

San Martín, con nuevo cuerpo técnico y aún con varios interrogantes en cuanto a refuerzos para la reanudación del torneo, tiene el campo abierto para lograr su meta en el primer semestre del año. Necesita regularidad, eso está claro, pero también apaciguar un poco el ambiente interno luego de la ida de Cagna y de algunas intrigas que se tejieron en torno a esa situación. Actualmente está octavo en la tabla de posiciones a cinco puntos del puntero, Atlético Rafaela. No está lejos del líder, como tampoco lo está de la posibilidad de clasificar a la próxima Copa Argentina, certamen que no disputa desde hace dos años. A la par de ello, también sus dirigentes estuvieron trabajando en los últimos tiempos para mejorar las instalaciones de La Ciudadela y ofrecer mejoras en el complejo de Cebil Redondo.

Lo dicho: con toda una provincia detrás de ellos, los grandes del fútbol tucumano apuntan a vivir en 2018 un año de concresiones. En la medida en que ello sea posible a partir de la dedicación, el esfuerzo y el sacrificio, será el deporte tucumano -por extensión otros rubros como por ejemplo el turístico- serán los principales beneficiados.


Comentarios