Dos tucumanos en el detrás de escena de "Ian", un corto muy especial

Marina y Mauricio son los responsables de un corto de animación, en stop motion, que busca generar conciencia sobre la necesidad de incluir a las personas con capacidades diferentes.

23 Dic 2017
2

LOS REALIZADORES. Mauricio Vides Almonacid y Marina García Navarro. LA GACETA/FOTO DE FRANCO VERA

Ian es un niño de nueve años, con parálisis cerebral. Cada vez que su mamá, Sheila Graschinsky, lo llevaba a la clínica pasaba por una escuela y allí los chicos, al verlo, se burlaban y se reían de él. Entre la bronca y la tristeza, la madre supo que no lo hacían por maldad, sino por falta de información. Entonces escribió un libro y después surgió la idea de hacer un cortometraje con el objetivo de generar conciencia sobre la discapacidad. En Argentina hay alrededor de cinco millones de personas con alguna discapacidad. 

Sheila es presidenta de la Fundación IAN y se acercó a la productora MundoLoco, creada por el cineasta Juan José Campanella. En ese momento, Campanella se entusiasmó con hacer el corto y recomendó a los tucumanos Marina García Navarro y Mauricio Vides Almonacid para que mostraran su talento en stop motion. Esta es una técnica de animación que consiste en aparentar el movimiento de objetos estáticos por medio de una serie de imágenes fijas sucesivas. “Nuestro trabajo consistió en la dirección de arte y de diseño y en el modelado de los escenarios -dijo Marina-, o sea la elaboración de las maquetas con sus detalles y decorados. Los personajes fueron modelados en 3D, con un acabado que simula la textura de los materiales que encontrás en la maqueta”. 


Mauricio, por su parte, resaltó que lo interesante fue el desafío de fusionar las dos técnicas. “MundoLoco se dedica al 3D y nosotros al stop motion, donde todo es artesanal, así que fue una gran experiencia para todo el equipo unir los dos mundos de la animación”, detalló. 

Lo característico del proyecto fue que los tucumanos trabajaron con materiales extraídos de la basura. Toda la escenografía del corto se construyó con material reciclado. “Si te acercás, ves el detalle -dijo Mauricio- y podés encontrar tuercas, tornillos, cartones, bandejas de la comida, botellas de plástico, cubiertos, sorbetes y hasta cuerdas de guitarra; para nosotros la basura es un tesoro”. Desde ese momento, Marina, que además es guitarrista, decidió no tirar más las cuerdas rotas, porque todo podía servir. “Quedaron maravillados con lo que hicimos. A Campanella le encanta, y eso nos pone más que contentos”, resaltó. 

Marina y Mauricio trascendieron las fronteras de Tucumán en 2014, cuando filmaron “Insomnio del artista”. Desde aquel momento Campanella quedó entusiasmado con el dúo y se interesó en trabajar con ellos. Así comenzó un vínculo con el cineasta ganador del Oscar por “El secreto de sus ojos”. El propio Campanella les presentó a su socio, Gastón Gorali, productor y socio de MundoLoco CGi Animation Studios, con quien hizo la película de animación “Metegol”. 


El estreno de “Ian” se hará en marzo próximo. El 1 de este mes se presentó el tráiler en la quinta presidencial de Olivos, ante el presidente, Mauricio Macri, y la vicepresidenta, Gabriela Michetti. También asistieron Ian y su madre. Esa ceremonia se realizó en el marco de la semana de la discapacidad, ya que el corto busca concientizar a la sociedad sobre la inclusión de los discapacitados. 

“Como todos, Ian quiere tener amigos; como nadie, tiene que esforzarse para lograrlo -dice la presentación del trabajo audiovisual-. La inclusión social mejora nuestra comunidad; la hace más rica, más diversa y más justa”. 

Tucumanos exóticos 

La maqueta de la escenografía tiene el tamaño de una mesa de ping pong, que se desmonta en varias partes. Esa estructura fue la que llevaron a la quinta de Olivos. “Somos los tucumanos exóticos haciendo cine en Buenos Aires, porque Campanella nos presenta a gente todo el tiempo”, comentó Mauricio. 

Los tucumanos produjeron series en stop motion para el canal Paka-Paka y también crearon Los Gublis, una serie infantil. Ahora trabajan en un proyecto de largometraje para “El fantasma de la azotea” y, en forma paralela, tienen la mente puesta en la producción de una serie animada sobre las estaciones del tiempo que se llama “Pimienta” y que se estrenará en marzo próximo. 

Los realizadores se encontraron con Ian el día del estreno del tráiler en la quinta presidencial. “Fue muy emocionante”, dijo Marina. “Sí, fue movilizador -agregó Mauricio-; por eso este corto es un compromiso que va más allá de los intereses de la industria cinematográfica”. 

La película abrirá el Festival Internacional de Cine de Animación de Annecy 2018, en Francia. El encuentro fue creado en 1960 y está considerado el mejor festival de animación del mundo. Obtener éxito en esa fiesta abre el camino al Oscar de Hollywood. 

Marina y Mauricio se instalaron en Buenos Aires desde 2014. Ahora volvieron a Tucumán para pasar las fiestas de fin de año y disfrutar unas minivacaciones sin perder de vista sus proyectos y el anhelo de ser premiados por la historia de Ian. 

“Una de las enseñanzas de Campanella es que siempre tenemos que ayudar al otro -destacó Mauricio-; una vez nos dijo: hoy devuelvo en vos el favor que yo también he necesitado. Así fue: él nos abrió muchas puertas y ahora trabajar con él es un sueño cumplido”.

Comentarios