Lo condenaron a 25 años por matar al amante de su pareja

Un juez habló de la conducta de la mujer

21 Dic 2017
1

EL CONDENADO. Carlos Alejandro “El Loco” Argañaraz. la gaceta / foto de Osvaldo Ripoll

“Ha sido una pelea y por eso tengo una herida cortante en la cara”, se defendió Carlos Alejandro “Loco Ale” Argañaraz, 24 años, al apelar al recurso de la última palabra ante los vocales Jesús Carlos Pellegri (presidente), Elena Grellet y Sergio Altamirano, del Centro Judicial de Concepción. Fue momento antes de que el tribunal entrara a deliberar y resolver condenarlo a 25 años de prisión efectiva al hallarlo culpable de los delitos de homicidio simple en concurso ideal con el de desobediencia judicial”del que fue víctima Gabriel Antonio Jerez (26).

El hecho se produjo el 19 de noviembre de 2016 en el barrio Libertad de Aguilares. La víctima se encontraba en casa de su pareja Jésica Gisell Sueldo (25 años) cuando fue atacado a cuchilladas y con una mamporra por el ahora condenado. “El Loco” había convivido con ésta mujer y por haberla agredido permaneció detenido hasta el día del crimen. Tenía una prohibición judicial de acercarse a a ella, pero la violó al ir a su casa para agredir a Jerez, el mismo día que recobró la libertad.

El fiscal de Cámara Enrique Rojas dijo en su alegato que Argañaraz atacó a su víctima por la espalda, asestándole un puntazo a traición y utilizando una mamporra para provocarle más sufrimiento cuando ya estaba en el suelo mal herido. “Lo abordó en el baño y lo apuñaló debajo de la axila izquierda. La víctima, gravemente herida, salió corriendo a la calle en busca de ayuda y alcanzó a llegar hasta un quiosco en donde cayó moribundo. Ahí Pérez lo siguió agrediendo con la mamporra. Esto fue alevoso”, sostuvo.

“Lo atacó por la espalda -insistió- porque Argañaraz, al tener una contextura física de mayor volumen y practicar boxeo, no era fácil de reducirlo de frente”, advirtió Rojas. El representante del ministerio público pidió para el “Loco Ale” la prisión perpetua por los delitos de homicidio con alevosía y ensañamiento en concurso ideal con el de desobediencia judicial.

La defensora oficial Carolina Ballestero, dijo por su parte que Rojas debió sostener su acusación con responsabilidad y no lo hizo. “Habló de traición, ensañamiento, alevosía y otros términos que no están a tono con lo que realmente sucedió. Son palabras vacías que utilizó para impactar al tribunal y los presentes. Pero no existe la posibilidad de que lo haya atacado por la espalda porque la lesión es en el lado izquierdo y mi defendido es diestro”, advirtió la letrada.

Ballestero, al sostener que la muerte se desencadenó durante una pelea, pidió que Argañaraz sea condenado por el delito de homicidio simple con una pena que no supere los 9 años de prisión. Aunque el tribunal finalmente descartó las figuras del ensañamiento y la alevosía, lo condenó con el máximo de reclusión que establece la ley.

Disidencia

El fallo se emitió con la disidencia de la vocal Grellet que coincidió con la calificación, pero no con los años de pena. La jueza se pronunció por los 20 años. El juez Pellegri, tras culminar la audiencia habló con LA GACETA para elogiar las tareas que desplegaron Rojas y Ballestero. Y opinó que a todas luces hubo una responsabilidad moral de Jésica al determinarse que mantenía vínculos afectivos con la víctima y el homicida.

“La infidelidad en un hombre con la personalidad del imputado impacta en su cerebro de una manera distinta a otras. Es que tiene un trastorno antisocial y carece de capacidad de reflexión. Ese día buscó la venganza”, comentó.

Altamirano observó por su parte que “no hubo elementos suficientes que acreditaran la alevosía o el ensañamiento”. De ahí que se descartaran esos agravantes.

Olga Frías, madre de la víctima, sostuvo que a pesar de que a su hijo no lo va a recuperar “hoy -dijo- la tranquilidad de que se hizo justicia sobre lo que sucedió con Gabriel”. Los fundamentos de la sentencia se darán a conocer el 2 de febrero del 2018.

Comentarios