Cataluña vive un tenso cierre de la campaña

Tres de los candidatos están presos y cinco en el extranjero Los catalanes eligen representantes regionales. Definen entre los que quieren la unidad con España y los separatistas

20 Dic 2017
1

RECTA FINAL. Inés Arrimadas y el líder nacional Albert Rivera celebran. Reuters

MADRID, España.- El ataque con pintadas contra la sede de un partido y un acto electoral en prisión boicoteado por un grupo de ultraderecha ilustraron la tensión con la que se cierra la campaña para los comicios de mañana en Cataluña.

Con tres candidatos presos y cinco en el extranjero, uno de los actos de campaña más peculiares se vivió delante de una prisión, la de Estremera, cerca de Madrid, donde 25 miembros del partido Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) acudieron para apoyar a su cabeza de lista, Oriol Junqueras.

El ex vicepresidente catalán, destituido por el Gobierno de Madrid, lidera el voto separatista y disputa el primer lugar con el “constitucionalista” Ciudadanos. Ese partido, liderado por Inés Arrimadas denunció en Twitter un ataque con pintadas a su sede en la ciudad catalana de Lérida, el cuarto este año.

El Gobierno de Madrid intervino la autonomía catalana el 27 de octubre, después de que el Parlamento regional aprobara la creación de una república independiente. Días después, el ex president Carles Puigdemont se trasladó a Bélgica, junto a cuatro de sus ex consejeros, con lo que evitó la detención. Junqueras y siete ex ministros fueron encarcelados, aunque seis salieron luego bajo fianza.

También entre los que defienden la unidad con España hay problemas. Arrimadas pidió a Miquel Iceta, candidato del Partido de los Socialistas de Cataluña (PSC), que no intente ser “presidente a toda costa” y que apoye su candidatura en un gobierno alternativo, llegado el caso.

La tensión social también quedó expuesta durante el acto electoral en la prisión de Estremera: un colectivo de okupas xenófobos y de ultraderecha, Hogar Social Madrid, acudió a la cárcel portando banderas de España, coreando lemas como “Cataluña es España” o “Puigdemont a prisión” e increpando a los políticos de ERC con gritos e insultos. (DPA)

Comentarios