El turismo no para de sumar tecnología

Vistar el hotel con fotos 360° o despachar equipaje sin hablar con humanos: todo se ha automatizado.

20 Dic 2017

El uso de la tecnología, principalmente la vinculada con los teléfonos móviles, ha cambiado de forma sustancial la manera en que las personas programan, disfrutan y comparten sus viajes. Para cada momento de la travesía se abre un abanico de aplicaciones para facilitar la compra y la planificación. En este camino sin retorno, las empresas están sumando cada más herramientas para seducir a los viajeros.

Además de la creciente inclinación por comprar viajes por internet -teniendo siempre en cuenta las opiniones y experiencias de otros usuarios-, las empresas también comienzan a implementar tecnología para transformar los modos de mostrar los productos y para que los viajeros puedan ahorrar tiempo o dinero en las fases tediosas de sus itinerarios.

Para ofrecer de manera más atractiva la oferta hotelera, por ejemplo, firmas como Youvisit provee a cadenas como Hilton o GranVelas servicios de imágenes en 360 grados. Así, los clientes pueden tener una experiencia inmersiva de todas las instalaciones disponibles, desde el hall a las habitaciones.

La experimentación técnica también se está aplicando en la experiencia de los viajeros durante sus trámites en los aeropuertos: la estación aérea Reina Beatriz, en Aruba, está probando la primera experiencia de autoservicios para pasajeros basada en la biometría.

En ese aeropuerto de las Antillas se puede hacer el check-in, dejar equipajes, hacer migraciones y abordar sin interactuar con humanos, pero exponiendo en cada paso los datos biométricos (rasgos fisicos únicos de una persona).

Sin embargo, mientras los procesos automatizados ganan terreno, las plataformas de venta siguen proponiendo consejos personalizados por parte de especialistas. Ese cambio de estrategia puede entenderse a la luz de estadísticas que sostienen que casi el 70% de los viajeros temen no encontrar el mejor precio o no tomar la mejor decisión al reservar un viaje.

Pero a diferencia del empleado de la agencia de viajes tradicional -que poseía conocimientos en base a experiencia o estudio- la empresa argentina Almundo presentó una plataforma global que promete unir a los turistas con expertos que viven en los destinos.

Finalmente, la más incipiente tecnología que se está sumando en esta industria pasa por el uso del blockchain, una especie de libro contable descentralizado en miles de puntos alrededor del mundo que asegura la inmutabilidad y transparencia de datos.

Gracias a las “cadenas de datos” no sólo es posible una identificación segura de pasajeros y un seguimiento de equipajes más eficiente sino que, además, las criptomonedas que se basan en esta tecnología permiten un registro de las transacciones irreversibles, evitando cargos duplicados en viajes, fraudes e incluso cargos bancarios por el cambio de divisas.

Comentarios