Ardusso es campeón con Renault, que no lograba un título desde 1993

18 Dic 2017
1

CON LA CORONA. Facundo Ardusso da rienda suelta a toda su euforia en la ceremonia del podio en el circuito cordobés. prensa súper tc2000

Tras aquel último campeonato de una cupé Renault Fuego en 1993 con Juan María Traverso, nadie se imaginó que iban a pasar 24 años sin títulos para el “Rombo”. Esa sequía se cortó ayer con la coronación de Facundo Ardusso en el Súper TC 2000. Al piloto de Las Parejas le sobró con ser segundo en la última fecha corrida en Alta Gracia, Córdoba, donde ganó Agustín Canapino (Chevrolet), campeón saliente.

A la definición en el “Cabalén” llegaron otros tres pilotos con chances de pelearle el cetro a Ardusso. Hubo 41 puntos en disputa. Mariano Werner (Peugeot) se ubicaba a 36 unidades, Matías Rossi (Toyota) a 39, y Canapino, a 40. La pole del sábado de Rossi le dio esperanzas, pero luego fue excluido en la verificación técnica por irregularidades en la altura del paragolpes delantero de su Corolla. La clasificación la heredó Ardusso y sumó el tanto que dejó fuera de combate al “Misil” y al “Titán”.

El domingo, con todo a favor, Ardusso perdió la primera posición con Canapino. Aunque no se desesperó y más estando delante de su compañero de equipo Leonel Pernía, que le cuidó las espaldas. Facundo fue segundo y alcanzó su primer título grande en el automovilismo nacional, luego del obtenido en 2009 en la Fórmula Renault 2.0. Así, se tomó revancha de la corona perdida el domingo anterior en el TC a manos de Canapino, que ayer ganó y se aseguró el subcampeonato. Completó el podio Esteban Guerrieri.

En tanto que Werner poco pudo hacer. Al entrerriano solo le servía ganar y esperar que Ardusso sea 14º. Partió 6° y avanzó un lugar al superar a Damián Fineschi (Ford), que luego lo tocó en la segunda curva, pero el tema no pasó a mayores. Mariano pudo concluir 4° en la competencia cordobesa y terminó 3° en el campeonato.

En cuanto a la coronación de Renault y Ardusso, su éxito comenzó a edificarse antes del inicio de la temporada. La clave estuvo en el regreso de Miguel Ángel Guerra como director deportivo, que fue responsable de tomar las decisiones determinantes. El ex F-1 dio las órdenes de equipo cuando era necesario en San Juan (10ª fecha) y en General Roca (11ª), donde Pernía acató el mandato de dejar pasar a Ardusso. Pero él hizo lo suficiente para ser la prioridad del “Rombo” en las últimas citas: marcó siete poles de 13 posibles logró tres triunfos (Rosario y en las dos en el Callejero de Santa Fe) y subió siete veces al podio.

A sus 29 años, Ardusso entró en la historia grande del STC2000. No sólo por su primer título, sino también por cortar la sequía de Renault, que sumó su novena corona de pilotos en la especialidad.

Comentarios