Inflación: se esperan más movimientos de precios para el inicio de 2018

17 Dic 2017

La inflación seguirá siendo un estigma para la Argentina en tanto no se regularice el proceso de reacomodamiento de precios. De hecho, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) de este año estará casi seis puntos porcentuales por encima de lo pautado originalmente como meta por el Banco Central. Ese comportamiento inflacionario dejará un efecto de arrastre estadístico con el que arrancará 2018, adviertieron los expertos.

Sin embargo, la autoridad monetaria defiende el proceso desinflacionario. “La inflación en la Argentina está bajando sin apelar a los falsos atajos del pasado: sin recurrir al atraso de tarifas, con tipo de cambio y precios libres”, indicó esta semana el titular de la autoridad monetaria nacional, Federico Sturzenegger.

Sin embargo, el incremento de los precios regulados, como las tarifas de los servicios públicos previstos para el cierre del año, han llevado a elevar los pronósticos de las consultoras que habitualmente participan del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM), un diagnóstico impulsado por el propio BCRA.

“Los participantes del REM aumentaron levemente sus pronósticos de inflación para 2017 de 23% a 23,5%, mientras la inflación núcleo para 2017 se mantuvo en 21%. La inflación anual esperada para 2018 se ubicó en 16,6% para el nivel general y en 14,9% para la núcleo”, indica el reporte. Precisamente, la inflación núcleo permite monitorear la evolución de los precios sin tener en cuenta la volatilidad de aquellos bienes y servicios que tienen un comportamiento estacional o cuyos precios están sujetos a regulación o tienen un alto componente impositivo.

Los analistas proyectaron variaciones mensuales para el IPC núcleo de 1,4% en promedio para el último trimestre de este año, previéndose un descenso en los primeros meses de 2018 hasta un valor 1,1% mensual en mayo próximo.

Si bien reconoce que la política desinflacionaria ha sido exitosa, El economista jefe de FIEL, Daniel Artana, advierte que, “cuando se fijaron las metas, fueron muy ambiciosas, porque las condiciones de inicio no eran las mejores para que funcionaran las metas de inflación”. “Creo que si uno pone meta 5 o 6 puntos es algo superior, pero no creo que la inflación no hubiera sido mucho más alta”, añadió. Artana quien consideró que “vamos a estar 7 puntos arriba de la banda” de inflación fijada por el BCRA del 17% para este año y advirtió que “eso no es común”.

Al disertar en la Conferencia Internacional de Economía y Finanzas CIEF 2017, el economista Guillermo Calvo, señaló que “para controlar la inflación, si la tasa de interés no alcanza, se pueden usar la tasa de cambio, los agregados monetarios (la Argentina tiene un sistema financiero pequeño) y políticas macroprudenciales para evitar que el capital caliente se cuele a través del sistema financiero y que el crédito crezca excesivamente hacia el sector privado”, precisó. Calvo indicó que hay siempre hay que estar alerta sobre los movimientos en la tasa de inflación.

Según Economía & Regiones, el problema que se plantea es que, para 2018, los agentes económicos esperan una expansión de base monetaria “de más”, similar a la que hubo en este 2017, con lo cual difícilmente haya una baja significativa de las expectativas de inflación que permitan cumplir la meta de 12%/8%. En este marco, la consultora estima que la inflación promedio cerrará en 22,3% en 2017. “Estimamos que habría un incumplimiento del techo de la meta de inflación de más de 5 puntos en 2017. Paralelamente, dado la dominancia fiscal y la pérdida de reputación y de credibilidad del BCRA debido al incumplimiento de la meta , que no es gratis, proyectamos para 2018 otro incumplimiento”, advierte. Según sus proyecciones, en 2018 la inflación se ubicaría en 17,4% para la punta y 20,2% para el promedio, lo que nuevamente implicaría un incumplimiento de la meta de inflación. Una pesada herencia.

escenario actual
las razones de la suba
Según Balanz Capital, el pesimismo prevaleciente con respecto a la inflación está inextricablemente vinculado a la de
diciembre proyectada al 2,5% que  ignora el progreso reciente en la inflación subyacente. La confluencia de las alzas de los precios de combustibles, los aumentos en las tarifas de la electricidad y del gas, son solo una
parte de la historia. Además, las prepagas aumentarán un 6%, y este es un mes en el que el aguinaldo impulsa el consumo y la demanda agregada.  
 
lo que se viene
los reajustes del verano
Una vez que pase diciembre, el golpe al cuerpo de los aumentos administrados de las tasas comenzará a disminuir, aunque gradualmente, indica el reporte de Balanz Capital. En febrero, habrá una segunda ronda de alzas de tarifas de luz, y las tarifas de los ómnibus y trenes comenzarán a aumentar un 10% por mes. También habrá otra ronda de alzas de gas en abril. El transporte representa el 11% del IPC INDEC, por lo que será interesante ver qué impacto tendrán las alzas de ómnibus y trenes en 2018.
 
lo que queda
la moneda, bajo control
Matemáticamente, diciembre debería ser el peor dato en los próximos seis meses, suponiendo que el peso no sufra una gran devaluación, sostiene Balanz. “Creemos que al BCRA le gustaría ver un valor de diciembre por debajo del 2,4% -2,6% que la inflación exhibió desde febrero a abril en 2017. Un dato por debajo del 2.2% sería considerado
una victoria, en nuestra opinión. Dada la incertidumbre sobre la inflación de diciembre, el BCRA probablemente mantendrá el peso bajo control durante la mayor parte del mes”, indica.

> Escenario actual
Las razones de la suba

Según Balanz Capital, el pesimismo prevaleciente con respecto a la inflación está inextricablemente vinculado a la de
diciembre proyectada al 2,5% que  ignora el progreso reciente en la inflación subyacente. La confluencia de las alzas de los precios de combustibles, los aumentos en las tarifas de la electricidad y del gas, son solo una
parte de la historia. Además, las prepagas aumentarán un 6%, y este es un mes en el que el aguinaldo impulsa el consumo y la demanda agregada.

> Lo que se viene
Los reajustes del verano
Una vez que pase diciembre, el golpe al cuerpo de los aumentos administrados de las tasas comenzará a disminuir, aunque gradualmente, indica el reporte de Balanz Capital. En febrero, habrá una segunda ronda de alzas de tarifas de luz, y las tarifas de los ómnibus y trenes comenzarán a aumentar un 10% por mes. También habrá otra ronda de alzas de gas en abril. El transporte representa el 11% del IPC INDEC, por lo que será interesante ver qué impacto tendrán las alzas de ómnibus y trenes en 2018.

> Lo que queda
La moneda, bajo control

Matemáticamente, diciembre debería ser el peor dato en los próximos seis meses, suponiendo que el peso no sufra una gran devaluación, sostiene Balanz. “Creemos que al BCRA le gustaría ver un valor de diciembre por debajo del 2,4% -2,6% que la inflación exhibió desde febrero a abril en 2017. Un dato por debajo del 2.2% sería considerado
una victoria, en nuestra opinión. Dada la incertidumbre sobre la inflación de diciembre, el BCRA probablemente mantendrá el peso bajo control durante la mayor parte del mes”, indica.

Comentarios