Algunos diputados ingresaron al recinto; otros prefirieron no dar quórum - LA GACETA Tucumán

Algunos diputados ingresaron al recinto; otros prefirieron no dar quórum

Con sus matices, los parlamentarios por Tucumán fustigaron los actos de violencia registrados dentro y fuera del Congreso de la Nación

15 Dic 2017
1

La tensión en las comisiones de la Cámara de Diputados que trataron el proyecto había sido el preludio. El tratamiento de la reforma previsional quedó frustrado ayer por la violencia y la falta de quórum. En la primera sesión después de las elecciones, los nueve diputados tucumanos estuvieron en el edificio, pero no todos se acercaron a la sala de debate.

Los kirchneristas Marcelo Santillán y Alicia Soraire ya habían adelantado su rechazo a la iniciativa del Gobierno. José Orellana, del bloque Justicialista, no bajó al recinto, aunque había dicho que daría el okey al proyecto. Sí estuvieron en sus bancas Pablo Yedlin y Gladys Medina. Ambos tenían el mandato del gobernador Juan Manzur de avalar los cambios.

Por el lado de Cambiemos, participaron José Cano, Beatriz Ávila y Facundo Garretón. Teresita Villavicencio, del armado Evolución Radical, también estuvo en su escaño, pero tenía la intención de que se tratara una propuesta alternativa, que elaboró junto a sus compañeros de bloque Martín Lousteau y Carla Carrizo. No definió si se inclinaría por el sí o por el no en relación al proyecto oficial.

“Gran bien” y patotas

“Hice un gran bien y no cometí ningún daño”. Orellana defendió su giro, pese a que firmó el dictamen favorable. “No hacerlo hubiese sido negligente, porque con él se acordaba el freno del impuesto a las bebidas azucaradas”, explicó. Consideró que el Gobierno debería haber escuchado los reclamos. “Muchas voces sostienen que se afectan derechos y esto provocó que la gente saliera a la calle”, consideró. Yedlin lamentó las situaciones violentas que le recordaron al pasado. “Hemos vivido días muy feos. La represión fue muy fuerte y también hubo grupos que reclamaron con violencia”, expresó. Se esperanzó en que la situación haga recapacitar al Gobierno en la necesidad de escuchar a todos los sectores. “En un momento un grupo agredió al presidente (de la Cámara), él respondió. Los argentinos necesitamos todo lo contrario”.

Soraire adelantó que mantendrán su postura. “Me dio pena ver tan vallado todo. Me hizo acordar a la época militar. Fue un descontrol. Es lamentable que se viva esta agresividad”, añadió.

Cano no recordó haber vivido una situación similar en el Congreso. Denunció que durante las reuniones de comisión hubo diputados que llevaron “patoteros del activo que el kirchnerismo financia para desestabilizar”. Afirmó que ayer hubo parlamentarios que ingresaron como una “patota” al recinto. “Desde arriba escupían y agredían. Es un hecho escandaloso. Salieron a la calle a agitar. Afuera los manifestantes no eran jubilados, eran activistas. El kirchnerismo fue un Gobierno autoritario y violento y ahora lo son como oposición”, rechazó. Consideró que quienes marcharon buscaban la reacción de las fuerzas para victimizarse. Reivindicó las políticas de Cambiemos que beneficiaron a los jubilados. “No habrá quita ni baja, discutimos la mejor manera de dar previsibilidad y de que recuperen el poder adquisitivo”, opinó. Ávila fue tajante: la violencia es mala venga de donde venga. “El Congreso es el recinto de la democracia y esto le hace mal. Teníamos que discutir, disentir, desde nuestras bancas. Parecían barrabravas, ejercieron violencia sobre el presidente del cuerpo. Hay que cuidar las instituciones”, manifestó.

Garretón expresó que mientras había diputados dispuestos al diálogo, otros generaron “caos”. “Es increíble que estas cosas pasen. Afuera del recinto, una vez más, un puñado de gente sin más interés que generar violencia, opacó la protesta genuina y pacífica de ciudadanos que pedían se revean algunos puntos”, lamentó.

Villavicencio, en tanto, rechazó los hechos de violencia. “Entendemos que es necesaria una reforma global del sistema jubilatorio, ya que hoy se encuentra colapsado. Venimos de una década de demagogia, que fue generando el déficit que se intenta reducir. Estuvimos en la sesión, dispuestos a dar la discusión, sin especular con quórum”, aseguró sobre su proyecto.

Las claves de la reforma previsional
n Cambia la fórmula de movilidad que alcanza a más de 17 millones de personas. En lugar del ajuste semestral, en base 50% a la evolución de los salarios y 50% de la recaudación, que se utiliza actualmente; se utilizará otro conformado 70% por la variación del Índice de Precios al Consumidor (IPC) del Indec y 30% restante por la variación del Ripte, un indicador del Ministerio de Trabajo que mide la evolución del salario estatal.
n La garantía del 82% móvil se aplicará a quienes al momento de la jubilación hayan reunido 30 años de aportes efectivos. Actualmente esa relación es del 81,8%, por cuanto el haber mínimo es de $ 7.246 y el salario mínimo de $ 8.860. 
n Los trabajadores en relación de dependencia del sector privado podrán optar por jubilarse a los 70 años, y recién entonces los empleadores podrán intimarlos a que inicien el trámite del retiro jubilatorio. Los estatales quedan excluidos de esta posibilidad y siguen como hasta ahora, es decir, el retiro a los 65 años. 
n Las mujeres hoy tienen la opción de jubilarse a partir de los 60, con 30 años de aportes, y pasa a ser obligatorio a los 65. Si se aprueba el proyecto, podrán jubilarse entre los 60 y 70. Y los varones la opción rige entre los 65 y los 70 años.
n Para 2018 se calcula un “ahorro” para el Estado de casi $ 100.000 millones.
============23 TIT Punteado (12021574)============
Las claves de las reformas tributaria y fiscal
n Un cambio significativo en el proyecto de reforma tributaria fue reducir a la mitad la alícuota del IVA que tributan pollos, cerdos, y conejos, de manera de facilitar una baja en los precios al consumidor de esos productos alimenticios de neto corte proteico y que son clave de la canasta familiar.
n Otro de los cambios sustanciales estuvo vinculado a los impuestos internos de la cerveza, que se elevó del 8% al 17%.
n Prevé que las empresas no pagarán aportes patronales hasta una cifra bruta de $12.000 hasta 2022, en una escala que comienza el año próximo con $ 2.400, prosigue en 2019 con $ 4.800, en 2020 con $ 7.200 y en 2021 con $ 9.600. 
n Además, la reforma tributaria contempla, entre otras cuestiones, la derogación del Fondo del Conurbano y la distribución del 20% de Ganancias que se derivaba al Anses entre las provincias y la Nación por coparticipación federal, en tanto que el sistema previsional se financiará con la totalidad de la recaudación del denominado Impuesto al Cheque.
n Por otro lado, se acordó dispensar a la AFIP de seguir o no con la acción penal cuando así lo considere, ante una presentación espontánea del contribuyente y se incluyó una deducción especial para las mutuales de 1 millón de pesos por los gastos efectuados en servicios sociales para que no sea alcanzado por el impuesto a las ganancias.

Las claves de la reforma previsional

Cambia la fórmula de movilidad que alcanza a más de 17 millones de personas. En lugar del ajuste semestral, en base 50% a la evolución de los salarios y 50% de la recaudación, que se utiliza actualmente; se utilizará otro conformado 70% por la variación del Índice de Precios al Consumidor (IPC) del Indec y 30% restante por la variación del Ripte, un indicador del Ministerio de Trabajo que mide la evolución del salario estatal.

La garantía del 82% móvil se aplicará a quienes al momento de la jubilación hayan reunido 30 años de aportes efectivos. Actualmente esa relación es del 81,8%, por cuanto el haber mínimo es de $ 7.246 y el salario mínimo de $ 8.860. 

Los trabajadores en relación de dependencia del sector privado podrán optar por jubilarse a los 70 años, y recién entonces los empleadores podrán intimarlos a que inicien el trámite del retiro jubilatorio. Los estatales quedan excluidos de esta posibilidad y siguen como hasta ahora, es decir, el retiro a los 65 años. 

Las mujeres hoy tienen la opción de jubilarse a partir de los 60, con 30 años de aportes, y pasa a ser obligatorio a los 65. Si se aprueba el proyecto, podrán jubilarse entre los 60 y 70. Y los varones la opción rige entre los 65 y los 70 años.

Para 2018 se calcula un “ahorro” para el Estado de casi $ 100.000 millones.

Las claves de las reformas tributaria y fiscal

Un cambio significativo en el proyecto de reforma tributaria fue reducir a la mitad la alícuota del IVA que tributan pollos, cerdos, y conejos, de manera de facilitar una baja en los precios al consumidor de esos productos alimenticios de neto corte proteico y que son clave de la canasta familiar.

Otro de los cambios sustanciales estuvo vinculado a los impuestos internos de la cerveza, que se elevó del 8% al 17%.

Prevé que las empresas no pagarán aportes patronales hasta una cifra bruta de $12.000 hasta 2022, en una escala que comienza el año próximo con $ 2.400, prosigue en 2019 con $ 4.800, en 2020 con $ 7.200 y en 2021 con $ 9.600. 

Además, la reforma tributaria contempla, entre otras cuestiones, la derogación del Fondo del Conurbano y la distribución del 20% de Ganancias que se derivaba al Anses entre las provincias y la Nación por coparticipación federal, en tanto que el sistema previsional se financiará con la totalidad de la recaudación del denominado Impuesto al Cheque.

Por otro lado, se acordó dispensar a la AFIP de seguir o no con la acción penal cuando así lo considere, ante una presentación espontánea del contribuyente y se incluyó una deducción especial para las mutuales de 1 millón de pesos por los gastos efectuados en servicios sociales para que no sea alcanzado por el impuesto a las ganancias.

Comentarios