La baja impositiva no conforma a los azucareros

El Justicialismo propuso un nuevo esquema

13 Dic 2017
1

PRODUCCIÓN. Industriales ponderaron la calidad del endulzante natural. LA GACETA / FOTO DE FRANCO VERA (ARCHIVO)

La reforma impositiva pasó por diputados y, pese a que se realizaron algunas modificaciones, los cambios no son del todo satisfactorio para los industriales azucareros. El Gobierno nacional había establecido un sistema gradual para las bebidas azucaradas, que inicialmente tenían también una tasa del 17%.

En la Cámara Baja, sin embargo, el justicialismo impulsó un proyecto que promueve un nuevo esquema para el gravamen: habrá un mínimo no imponible de 40 gramos por litro para las bebidas azucaradas con cualquier tipo de endulzante y una vez que el contenido supere los 40 gramos, se comenzará a pagar 3,4 centavos por gramo.

En el caso de aquellas que contengan un 20% de jugo natural recién estarán gravadas cuando superen los 50 gramos de azúcar por litro, señala la iniciativa.

Desde el kirchnerismo, el legislador Guillermo Carmona calificó de “absolutamente regresiva” la decisión sobre las bebidas azucaradas porque “no hay diferencia” entre las endulzadas con azúcar o con jarabe de maíz y advirtió que “el tratamiento no puede ser el mismo”, consigna la agencia estatal Télam.

Desde el oficialismo, el macrista Luciano Laspina salió al cruce del diputado del Frente Para la Victoria al argumentar que el esquema impositivo se “realizó de acuerdo a las recomendaciones del Ministerio de Salud”.

En el Gobierno provincial, en tanto, no cierran la posibilidad de que la carga impositiva sea más baja. Y afirman que el debate sobre esos impuestos internos aún no está cerrado. “Queremos que la alícuota quede como está, en 0% para las bebidas azucaradas y 0% para las que utilizan edulcorante sintético”, había dicho. En un principio, la intención del Gobierno nacional era la de aplicar un impuesto del 17% a las bebidas con azúcar natural, había dicho el gobernador Juan Manzur.

“El 100% de la materia prima de las bebidas que utilizan edulcorante se importa, mientras que el de las bebidas que consumen azúcar impacta en 50.000 familias en forma directa, y en más de 200.000 en forma indirecta; por eso el impuesto nos genera preocupación”, explicó Manzur.

Postura industrial

“Es un impuesto nuevo, que antes no se pagaba y que será trasladado al precio de las bebidas no de manera directa, sino que el aumento será mayor”, manifestó a LA GACETA el presidente del Centro Azucarero Argentino (CAA), Fernando Nebbia, que consideró que la movilización de los mandatarios de las provincias que producen azúcar será fundamental para modificar la situación.

“Ni en la Coca Cola saben qué significa esto de los 3,4 centavos por gramo de azúcar, pero desde ya nos parece un valor muy elevado”, remarcó Nebbia.

Según el titular del Centro Azucarero Argentino, “el hecho de la diferenciación de las alícuotas entre bebidas con y sin azúcar es totalmente distorsivo”. Frente a esa situación, tanto las autoridades provinciales como los industriales azucareros insistirán ante los diputados para que se elimine la carga impositiva al producto natural.

En Esta Nota

Juan Manzur
Comentarios