La percepción pública de las medidas del Gobierno

10 Dic 2017
1

De Luciano H. Elizalde, decano de la Facultad de Comunicación de la Universidad Austral.-

Después de las elecciones legislativas de este año, el Gobierno nacional se ha “relanzado”. Esta investigación -que podría quedar relativizada a partir de los cambios a las leyes, los disensos y los acuerdos producidos por los protagonistas- busca comprender la manera en que la ciudadanía que interactúa y se informa por medio de Facebook entiende las medidas propuestas por el Gobierno, en qué nivel se considera informada y cuáles son los determinantes sociales y culturales que condicionan la aceptación o el rechazo al paquete de medidas.

Medidas aceptadas

• La ciudadanía considera que una parte importante de estas medidas son positivas y serán beneficiosas.

• En general, la “reducción de impuestos”, la “reducción del gasto estatal”, la “incorporación de trabajadores a las nóminas de las empresas” (pasar de “estar en negro” a “estar en blanco”) y que los que tienen una “renta financiera” deban pagar más impuestos, todas estas propuestas, tienen una importante aceptación de la ciudadanía.

• Las principales medidas aceptadas son las que de modo evidente tienen impacto positivo inmediato para el ciudadano. Por ejemplo, la política de incentivar el blanqueo de trabajadores en las empresas, aún aunque las empresas no paguen al principio por ellos (75,6%), es la medida que tiene más adhesiones.

• La segunda medida más aceptada en la de reducción de los ingresos brutos en las provincias. La aceptación neta llega al 31,7% de las respuestas. El Gobierno tiene una muy buena base de consenso para la negociación con los gobernadores.

Rechazos

• Los usuarios de Facebook que respondieron dicen que no están de acuerdo con la política de movilidad jubilatoria (-19%), con la propuesta de las leyes laborales (-10,2%) y con la reducción de los aportes patronales (-0,3%).

• El tema “jubilados” es muy delicado y sensible en el imaginario de la cultura política nacional. Más allá de que los gobiernos no siempre han respondido al problema de manera coherente con este imaginario, la interpretación y la percepción sobre el tema están condicionadas emocionalmente.

• La percepción sobre las leyes laborales da como resultado neto un 10,2% de opiniones más negativas que positivas. El desacuerdo con la medida suma 44,9% y el acuerdo 34,7%. En esta percepción el factor determinante parece ser la diferencia ideológica: el 64,2% de los que estaban en desacuerdo votaron a la oposición.

Edad e ideología

• A diferencia con la percepción pública del caso de Santiago Maldonado, las percepciones públicas sobre las medidas políticas del Gobierno no sólo estarían determinadas por diferencias en esquemas ideológicos, sino también en diferentes experiencias generacionales que se indican por la edad de los entrevistados.

• Las percepciones sobre el cambio en las leyes laborales, sobre los aportes patronales y sobre la movilidad jubilatoria parecerían estar determinadas en los esquemas ideológicos de los ciudadanos. Esto se deduce de sus respuestas sobre el voto en las últimas elecciones.

• En cambio las percepciones sobre la reducción del gasto nacional y sobre la aplicación de un impuesto a la renta financiera en dólares y en pesos, estarían más determinadas por la experiencia generacional, inferida a partir de la edad de los entrevistados. Sobre todo en el nivel de “totalmente de acuerdo”, se pasa del 15% en los ciudadanos de hasta 34 años, al 39,1% en los ciudadanos de más de 55 años.

• Por otro lado, hay dos medidas que necesitan ser analizadas de manera especial. Primero, en la percepción pública de la “reducción de los IIBB” aparecen modificaciones relacionadas con la edad y con el voto en las últimas elecciones. Es decir, se podría decir que es una medida que tiene menos consenso general, ya que depende de la experiencia generacional y de la visión ideológica de los entrevistados.

• La segunda medida que se percibe diferente es el blanqueo de los trabajadores no registrados. Sobre esta medida, la percepción pública es mucho más generalizada y no hay diferencias ni de visión ideológica, ni de experiencia generacional.

Comunicación

• Las políticas públicas necesitan ser comunicadas con claridad, pero además, es necesario cierto nivel de liderazgo ya que, para conseguirlas, es necesario cierto nivel de consenso. Por eso se midieron dos frases del Presidente.

• Una de las frases medidas para comprender la interpretación de la ciudadanía fue: “no podemos seguir gastando más de lo que nos ingresa. Tenemos que comprometernos al equilibrio fiscal en todos los niveles del Gobierno”. Esta expresión tuvo una interpretación neta positiva del 33,8%. Si bien las diferencias ideológicas aparecen, los que votaron a la oposición se dividen en partes iguales los que están de acuerdo y los que están en desacuerdo con la frase.

• La segunda frase: “la Argentina tiene impuestos que ningún país tiene, demasiado altos, con una distribución poco equitativa y un sistema complicado y engorroso” generó una interpretación que llega al 49,2% neta positiva.

• Podríamos pensar que este tipo de comunicación ayuda a consolidar un camino transversal, que deja de lado las diferencias más negativas y menos racionales. Se puede pensar en cierto camino de consenso general, además, cuando se analizan otros dos datos.

• Se preguntó sobre el impacto en la vida familiar. A esta pregunta, la respuesta que es una expectativa de futuro, el resultado es negativo. El 44,4% de los entrevistados piensan que tendrá un efecto negativo, contra el 20% que cree que será positivo. Pero además, entre aquellos que votaron a Cambiemos (el 40,3%), la gran mayoría (87,8%) afirma que hubiese votado al gobierno aun sabiendo sobre estas medidas antes de las elecciones.

• Tanto el Gobierno como la oposición tienen la oportunidad de consolidar un grupo de sustentación además, por medio de la ubicación y comunicación sobre un grupo de indiferentes y de poco informados, que si bien se resisten a la comunicación pública, la comunicación democrática no los debería dejar fuera del sistema informativo. Si bien el 94,3% dicen estar informados sobre que el Gobierno nacional está impulsando nuevas leyes, un promedio del 29,1% de los entrevistados afirman no estar informados o no saber nada de las medidas de manera particular.

• Otro dato que rompe con la simplicidad de la “grieta” o de los esquemas ideológicos es el de la percepción del impuesto a la renta financiera. Con el prejuicio clasista, sería fácil pensar en que quiénes están de acuerdo con el aumento del impuesto a la renta financiera son los que no votaron al gobierno. Sin embargo, no solo éstos si no un porcentaje importante de votantes de Cambiemos está muy de acuerdo con esta medida. El 59% de los votantes del Gobierno están de acuerdo.

Comentarios