El encuentro en Jujuy puede servirle a San Martín para dejar la casa en orden

El partido será a las 17. Transmitirá en vivo TyC Sports Play.

10 Dic 2017
1

A GANAR EN LA “TACITA DE PLATA”. El plantel “santo” trabajó en la mañana de ayer, previo al viaje a Perico, pensando sólo en conseguir una victoria en Jujuy para terminar el año de la mejor manera posible. la gaceta / foto de Antonio Ferroni (archivo)

No por ser la antesala a un merecido descanso, luego de una segunda parte de año en las que las pulsaciones estuvieron a mil, en La Ciudadela piensan tomarlo como un compromiso más antes de cerrar 2017. Al duelo de hoy contra Gimnasia y Esgrima de Jujuy nadie lo ve como una despedida. Es cierto que tras el pitazo final de Ramiro López llegarán las vacaciones y el brindis de fin de año. Pero en Bolívar y Pellegrini prefieren que sea la base de una ilusión que pretenden engordar en los primeros meses de 2018.

“Es el partido más importante del año. Es el último, el que tenemos inmediatamente delante y donde nosotros nos jugamos mucho”, pone el pecho Walter Busse, pensando en un cierre de año en paz y con los tres puntos en el bolsillo, claro.

No son tres puntos más los que estarán en juego en la “Tacita de Plata”. Para el “Santo” es terminar el año bien arriba, pegadito a los líderes de la B Nacional, clasificado a la próxima edición de la Copa Argentina y con el envión para, luego de las vacaciones, apuntarle de lleno al ascenso a Primera División: el gran objetivo. “Sería lindo terminar con un triunfo, más allá de que el torneo entra en receso justo cuando el equipo va encontrando su mejor nivel”, se lamenta el volante, que pide más. “Me voy sintiendo mejor aunque me falta mucho para dar. Ojalá que el año que viene terminemos de explotar como equipo”, indicó.

Nadie está conforme con la campaña hasta acá, más allá de que el equipo no está lejos de la cima. “Pudimos haber hecho mejor las cosas y a esta altura tener unos cuantos puntos más. Dejamos escapar algunos increíbles, pero ya está. Igualmente no estamos mal. Más allá de lo que se hable, perdimos un solo partido. ¿Queremos estar mejor? Sí; ¿pensamos en ganar para terminar bien posicionados? También”, asegura Sebastián Prediger, que volverá a jugar de titular luego de superar un desgarro que lo marginó de los juegos con Quilmes, Sarmiento y Villa Dálmine. “Hice una recuperación rápida, porque lo mío parecía que iba a llevar mucho más tiempo. Gracias a Dios, y con la ayuda de los médicos, estoy muy bien y en condiciones de jugar un partido completo”, agrega el capitán “santo”.

Tres puntos más piden en Bolívar y Pellegrini. Tres puntos que coronen una producción bárbara como visitante e inyecten optimismo de cara a una segunda parte de campeonato que será tan o más difícil que la primera. “Nosotros tuvimos que sortear la etapa del conocimiento, porque era un equipo totalmente nuevo. Ahora estamos jugando bastante mejor, pero nos falta. Hay que pulir todos esos detalles en la pretemporada para estar 10 puntos en la última etapa del torneo”, remata Prediger.

Sergio González pide un último esfuerzo. “Tenemos que poner todo para ganar; así nos iremos tranquilos a descansar. Estamos jugando mejor de visitante pero no hay que confiarse”, dice “Pampu”, enumerando los pasos a seguir. “A este duelo tenemos que jugarlo concentrados y no cometer errores. Debemos aprender que los rivales siempre nos lastiman por nuestra culpa. Si estamos bien, tenemos muchas chances de volver a festejar”, concluye.

El juego contra el “Lobo” no es una despedida para San Martín; sino el puntapié para dejar todo listo para encarar el 2018, que promete ser de alta tensión.

Comentarios