Las estaciones de servicio dejarían de recibir tarjetas

Reclaman una baja de las comisiones y un acortamiento de los plazos en los pagos. Desde Capega señalaron que algunos plásticos demoran 28 días en abonar una compra. Las comisiones son altas.

09 Dic 2017
1

OTRO GOLPE AL BOSILLO. Tras los aumentos de los precios, las estaciones de servicio amenazan ahora con dejar de recibir las tarjetas de crédito. REUTERS

La Confederación de Entidades de Hidrocarburos y Afines (Cecha), que reúne a los dueños de estaciones de servicio de casi todo el país, decidió suspender paulatinamente a partir del 1º de enero el uso de tarjetas de crédito para pagar las cargas de nafta y gasoil. Por esa razón, los automovilistas deberán recurrir al débito o al efectivo para cancelar la compra, en una época en que suelen faltar los billetes por las Fiestas.

Inicialmente, la aplicación de la medida implicará una restricción por horas y durante los fines de semana. El motivo: el costo de las comisiones de cada una de ellas y el largo plazo que tienen para realizar los pagos.

Federico Broquen, tesorero de la Cámara de Comerciantes de Derivados del Petróleo, Gas y Afines (Capega), contó a LA GACETA que algunas tarjetas demoran 28 días en realizar el pago y que además les restan una comisión muy alta sobre el precio de la nafta.

Por su parte, Gonzalo Rodríguez, el presidente de Capega, manifestó que a esa comisión hay que agregarle la tasa financiera mensual.

Llamado de atención

Para el sector, esta decisión es un golpe de timón por parte de los dueños de las bocas de expendio para llamarles la atención a Prisma (la empresa dueña de Visa, Banelco, Pagomiscuentas y Monedero, entre otras marcas) y a las tarjetas de crédito en general con vistas a que les reduzcan las comisiones que deben pagar los expendedores, así como también los tiempos de acreditación de los fondos.

“Las comisiones que les pagamos a las tarjetas representan entre un 15 y un 20% neto del total de nuestro margen de ganancia sobre la venta de combustibles. A eso se le suma un 30% más que nos retienen impositivamente. Si bien es un costo financiero, en muchos casos se transforma en económico, porque las estaciones de servicio tenemos constante saldo a favor en impuestos, sin posibilidad de utilizarlo”, explicó Carlos Gold, presidente de Cecha.

En el caso de las tarjetas de débito, las estaciones de servicio pagan 1% de comisión y reciben los fondos a las 48 horas de realizada la operación. Pero cuando un usuario paga con crédito las comisiones oscilan desde el 1,3% a 1,5%, según las PyME.

La complicación de no poder abonar con crédito se suma al aumento anunciado la semana pasada por las empresas YPF y Shell, que representan el 75% del mercado local de combustibles en el segmento minorista, y que incrementaron un 6% los valores de las naftas y el gasoil, a raíz del aumento del precio internacional del crudo y del reacomodamiento de valores de los biocombustibles.

En lo que va del año, el litro de nafta súper aumentó un 32,6%, el de premium un 35,5%, el gasoil un 28,6% y el diésel de más calidad un 29,8%. Los datos surgen de comparar los precios de los combustibles de YPF en Capital Federal vigentes el 1 de enero de este año y los que se aplican desde el 2 de diciembre.

Pedido de mediación

La semana próxima, Cecha le enviará notas al ministro de Producción, Francisco Cabrera, para pedir su mediación en el tema. Los empresarios también mantuvieron reuniones con el Banco Central, que está interesado en migrar los pagos de efectivo a dinero plástico.

La venta de naftas y gasoil con plásticos es una modalidad muy extendida, no sólo por su comodidad, sino también por los descuentos que ofrecen los bancos. Pese a eso, periódicamente algunas petroleras o los expendedores ponen reparos en su uso.

Comentarios