Después de dos años, avanza un concurso clave para Arquitectura

El Consejo Superior discutió la cobertura de ocho cargos docentes

09 Dic 2017
1

UNT. “Proyecto Final” y otras materias clave de Arquitectura no tienen titular. la gaceta

Más de dos horas de debate, planteos de todo tipo y hasta una denuncia por la existencia de documentos presuntamente adulterados. Lo académico dio paso al escándalo a raíz de un concurso docente en la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT), que lleva dos años de demora.

El Consejo Superior decidió desestimar el planteo de la titular del área de Planeamiento, Patricia Rodríguez Anido, quien había solicitado que se interrumpiera el concurso para ocho cargos de profesor titular en las materias “Introducción a Taller de Proyecto”, “Taller de Proyecto Arquitectónico I a VIII” y “Proyecto Final de Carrera” de la UNT.

El proceso de llamado a concurso inició en mayo 2015 y durante estos años se sucedieron una serie de planteos introducidos por la funcionaria -incluso judiciales-, que produjeron la demora.

Los miembros de la comisión de Interpretación y Reglamento dictaminaron, por mayoría, que no había argumentos suficientes para seguir dilatando el concurso de una materia que, según explicó la decana de Arquitectura, Olga Paterlini, es troncal en la carrera y que desde hace más de 20 años que no tiene profesores titulares. La mayoría del Consejo votó a favor de este dictamen.

Antecedentes

En sesiones anteriores, el Consejo ya había desestimado otros planteos, razón por la cual la funcionaria acudió a la Justicia el año pasado. Entendía que se estaba violentado lo señalado por el artículo 7 del reglamento de Concurso de Profesores de la UNT, según el cual los llamados a concursos de los cargos -que desempeñan- deben diferirse mientras permanezcan en la función pública.

Esta vez se trataba de un pedido de licencia que había presentado Rodríguez Anido con motivo de un viaje a Europa. Las fechas coincidían con los días del sorteo de temas y presentaciones. El Consejo Directivo de la facultad, en su momento, había arribado a la conclusión de que la ausencia de la funcionaria significó su “exclusión” del concurso. Esto es lo que Rodríguez Anido impugnó; el Consejo Superior terminó fallando a favor de la facultad y del resto de los concursantes.

Entre los argumentos del dictamen de mayoría se destacaba que no debían privilegiarse “necesidades o interese particulares de uno de los aspirantes respecto de los restantes”, y que “al haber 11 postulantes cada uno podría hacer valer causas particulares para la suspensión o dilación indefinida”.

Adulterado

El dictamen de minoría, efectuado por la consejera estudiantil Carla Toledo, introdujo un tema que la mayoría había desestimado: la adulteración en las fechas de la nota que Rodríguez Anido presentó en la facultad, informando su licencia.

Según relató en su dictamen, “la fecha 22/5/17 que consta en el sello de mesa de entradas fue adulterado con líquido corrector y sobrescrito 29-5-17”. Ese día coincidía con la notificación del sorteo de temas. Este punto generó muchas discusiones y la intervención de la consejera no docente Graciela Navarro.

Algunos consejeros, sobre todo del lado oficialista, sostuvieron que este hecho enlodaba todo el resto del procedimiento. Otros, los del dictamen de mayoría, que era una irregularidad administrativa que la facultad debía atender y sancionar. Navarro pidió que el “hilo no se cortara por lo más delgado” y que no se culpe al personal de Mesa de Entradas. “¿Qué interés pueden tener ellos en adulterar una fecha?”, insistió la consejera.

Finalmente, el Consejo optó por votar que se avance con el concurso y que la facultad de Arquitectura tome las medidas administrativas pertinentes, tras investigar lo sucedido. El objetivo: que por fin los cargos sean cubiertos.

Comentarios