Qué hacer frente a las señales de retraso cambiario

10 Dic 2017
1

Durante el primer semestre de 2017, la cuenta corriente verificó un rojo de U$S 12.700 millones versus U$S 7.700 millones del primer semestre de 2016. De esta forma, el déficit de cuenta corriente finalizará este año en torno al -5% del PBI, lo que significaría una fuerte retracción comparado con el -2,71% registrado en 2016. Así lo estima un informe elaborado por Capital Balanz en el marco de los fundamentos que explican el retraso persistente del tipo de cambio en la Argentina. Ese deterioro en la cuenta corriente, advierte el reporte, se debe a diversos factores: por un lado, el bajo ratio de exportaciones sobre PBI sumado a la fuerte sangría de dólares que se observa en la cuenta turismo; y por otro, la aceleración que muestran los gastos en intereses de deuda.

Aquellas distorsiones podrían comenzar a corregirse en los próximos meses, señala el informe dirigido por Walter Stoeppelwerth, titular de Inversiones de Balanz, apunta además a la apreciación Del Tipo De Cambio Real Multilateral (TCRM). El TCRM mide el precio relativo de los bienes y servicios del país con respecto a la canasta de otros países. “Una apreciación real de nuestra moneda encarece nuestra canasta con respecto a la de los otros países comparables (Brasil, Chile, Estados Unidos, China, entre otros)”, remarca el reporte.

Actualmente este índice se encuentra en 86, muy cerca del piso de 84,3/84,7 que registró en las dos ocasiones en las que el Banco Central (BCRA) salió a intervenir para contener la apreciación cambiaria.

Respecto de la balanza comercial con Brasil, se indica que el déficit de balanza comercial con el principal socio pasó de -U$S 4.600 millones en todo 2016 a -U$S 7.900 millones para los últimos 12 meses (octubre es el último mes con información). “La crisis de dos años que atravesó Brasil generó un exceso de stock en la industria automotriz que fue volcada al mercado argentino”, puntualiza.

Del total de autos importados, cerca del 68% provienen de nuestro principal socio comercial. La mejor competitividad que verifica la industria automotriz de Brasil sumada a la apreciación que se observa en el TCRM hace que resulte muy difícil revertir esta situación.

La lucha contra la inflación está dejando como efecto colateral un importante deterioro del balance del BCRA. Según Balanz, desde fines de 2016, el patrimonio se redujo de U$S 8.793 millones a U$S 3.523 millones. El pasivo del banco se compone principalmente de instrumentos en pesos (base monetaria y Lebac, en su mayoría) mientras que el activo está conformado en buena medida por instrumentos en dólares. Este descalce hace que una devaluación mejore contablemente el patrimonio del BCRA. En concreto, si el tipo de cambio cierra el año en $18, el patrimonio escalaría a U$S 4.790 millones, borrando parte de la pérdida observada a lo largo de 2017.

Frente a este escenario, Balanz recomienda Reducir posiciones de ARGPOM 2020 (este activo es el preferido de los inversores internacionales por su elevado nivel de liquidez) y comenzar a armar una cobertura con futuros. “Esperamos que el BCRA mantenga la tasa de Pases y de Call elevada durante buena parte de diciembre para hacer frente a los incrementos de precios administrados. Sin embargo, creemos conveniente ir tomando posiciones en contratos a febrero (18.30) y marzo (18.63) a través de Rofex o NDF”, proyecta.

Comentarios