Sin Presupuesto, Sánchez renovó sus críticas al PE

El Concejo no aprueba los gastos de 2017

08 Dic 2017
1

Los enfrentamientos entre el Concejo Deliberante de Concepción y el Departamento Ejecutivo Municipal no aflojan. El miércoles, los ediles resolvieron rechazar el proyecto de presupuesto 2017 elevado por la Intendencia, con siete votos del bloque peronista y dos de la coalición Cambiemos.

Votaron por la aprobación Alejandro Molinuevo, Ramiro Beti y Rubén Comolli, del oficialismo local. Los disidentes que se alejaron del intendente Roberto Sánchez son los ediles José Calcagni y Alfredo Estéfano. El primero es integrante de la comisión de Hacienda y fue quien elaboró el dictamen de minoría que proponía el rechazo del presupuesto.

Curiosamente, los concejales del Frente Para la Victoria (FpV) Ariel Mendelek y Mabel Diaz, integrantes también de la comisión de Hacienda, habían impulsado a través de su dictamen la aprobación del informe municipal. Sin embargo, al momento de la votación se plegaron a sus pares del peronismo Carlos Fúnez, Sergio Castillo (presidente), Miguel López, Adolfo Saracho y Vanesa Cabrera, para apoyar la moción de Calcagni.

“Esta decisión obedece a razones de legalidad y legitimidad. Primero, el Ejecutivo Municipal no presentó en tiempo ni en forma las documentaciones que acreditan los gastos ejecutados en este año. Aquí está en danza una deuda de $ 277 millones que queremos saber qué destino tuvo”, expresó Calcagni. “No hay ninguna cuestión política de por medio, como se pretende hacer aparecer. Estamos hablando de un presupuesto que fue presentado con 11 meses de demora”, añadió. “No podemos seguir permitiendo que el Ejecutivo local menoscabe la imagen del Concejo en detrimento de la voluntad de los vecinos, que nos eligieron para que controlemos los actos de gobierno”, remató Castillo.

“Palos en la rueda”

El intendente Sánchez, en tanto, advirtió que la Municipalidad no puede cerrar las puertas porque no tenga el presupuesto aprobado.

“Tenemos que seguir trabajando, haciendo obras y pagando a los empleados. Ahora vamos a hacer un decreto pidiendo la ampliación presupuestaria para así poder seguir sin detenernos”, sostuvo. “Ellos piensan que poner palos en la rueda es una forma de hacer política”, aseveró.

El intendente advirtió que los $ 277 millones en deuda que arrastra el municipio se deben al Pacto Social. “Sin esta asistencia que brinda la Provincia, las 15 intendencias beneficiadas, entre ellas Concepción, serían inviables”, aseguró. “El Pacto Social aparece para solucionar lo que no se reparte por coparticipación. En promedio, las 24 provincias del país coparticipan a sus municipios un 26% de lo que les llega de la Nación. Sin embargo, Tucumán lo hace con un 16%. Es decir que si hoy Concepción está recibiendo $16 millones por mes, esa cifra tendría que elevarse a $26 millones en función del promedio país”, explicó.

Sánchez también indicó que lo recaudado por Ingresos Brutos todas las provincias lo coparticipan a sus municipios en un 47%, pero Tucumán no lo hace. “El Gobierno provincial sabe perfectamente que lo que se destina a los municipios no alcanza. De ahí el Pacto Social, que se lo distribuye discrecionalmente. Pues hoy un ciudadano de Lules o Aguilares recibe mucho más de dinero a través de esa asistencia que uno de Concepción, que tiene el doble de habitantes”, se quejó. “Nosotros somos los terceros más perjudicados en cuanto a la cantidad de dinero que recibimos por el Pacto Social”, completó.

El contador general, Ricardo Dall Colle, dijo que el Concejo es responsable de la demora en el envío del presupuesto 2017. “El año pasado nos habían devuelto porque lo mandamos sin el ítem de ese cuerpo. Por eso ahora no quisimos incurrir en el mismo error y recién se lo despachó cuando lo tuvimos”, explicó. “Si ellos plantean dudas sobre la deuda municipal, son corresponsables en razón de que todos aprobaron el Pacto Social”, concluyó.

En Esta Nota

Roberto Sánchez
Comentarios