Premiaron la dramaturgia tucumana

Una comedia trágica y un drama representarán a la provincia en la Fiesta Nacional del año próximo. Otras distinciones

27 Nov 2017

Una comedia y un drama se impusieron en la nueva edición de la Fiesta Provincial del Teatro.

Casi a la medianoche del sábado, el jurado integrado por Eva Halac, Germán Romano y Rodrigo Cuesta Torres dio a conocer su veredicto: las obras que representarán a Tucumán en la Fiesta Nacional serán (sin orden de mérito) “Que pase algo (Título en proceso)”, del grupo Que Pase Algo y “El Circo de los Marsilli”, del grupo Todos Putos.

Uno y otro trabajo pertenecen a la dramaturgia local, ya que fueron escritas y dirigidas por Sergio Prina y Gonzalo Véliz, respectivamente.

En el festival, en el que compitieron 13 propuestas, el jurado seleccionó como suplentes a “Pedro y las Pelonas o exvotos al teatro”, de Manojo de Calles, “La celebración”, de La Celebración, “Los funerales del gato”, de Cathaus, así como “Lxs últimxs”, del grupo Camilo Solanas, en ese orden de mérito.

Además otorgó menciones especiales por rubro a Sofía Seidán (escenografía) y a Claudinna Rukone (dirección de arte), entre otras (Ver nota aparte).

El sábado, uno de los jurados resaltó y aplaudió la producción de los grupos locales. “Hay inversión, hay tiempo y hay provocación, mucha profundización de lo que se cree como política escénica, y eso es muy positivo para el teatro tucumano”, precisó Romano, acompañado de Halac y Cuesta Torres.

Al parecer, ese reconocimiento pesó en el momento de otorgar las distinciones.

Atmósfera sofocante

Gonzalo Véliz es el autor y director de “El circo de los Marsilli”, una obra que se presenta como una comedia trágica urbana, con tintes que la vinculan a la dramaturgia de Federico García Lorca.

El argumento arranca durante el festejo de la comunión de Sebastián, el único hijo varón de Ramón y Juana, celebración que se vive en una atmósfera sofocante y todas las palabras y gestos son juzgados por los presentes. Por este motivo, no exponen sus verdades ante los demás, por miedo al qué dirán. Véliz cuenta que en distintas puestas, ante la conmoción que genera la obra, los vecinos llaman a la policía. De hecho, durante la fiesta también ingresó un agente a la sala, alertado por los gritos de la escena.

Los personajes transitan un espacio determinado en donde aparecen ciertas dicotomías: el adentro y el afuera, la apariencia y la realidad, la vida y la muerte. En ese “adentro” están atrapados aquellos que más reprimen y no exponen su verdad ante los demás por miedo al qué dirán, se indica en la sinopsis de la obra.

Obra en construcción

En “Que pase algo” no aparece tan clara la distinción de los planos de la realidad y la ficción, en el momento en que los actores deben construir una obra. “Fue un proceso largo de investigación. Es una obra que tiene universo y tiene a mi entender un trabajo minucioso de la actuación”, le dijo Prina a LA GACETA mientras festejaba.

El actor, que se destacó también en el cine, protagonizando “Los dueños” y la no estrenada aún “El motoarrebatador”, contó: “la actuación y la dirección son espacios que se nutren entre sí; pero si tengo que rescatar algo en particular, siento que ser actor me hace poner siempre la actuación en primer lugar en los procesos de dirección”.

Música y baile

El cierre de esta Fiesta Provincial, dedicada este año al docente, actor y director tucumano radicado en Buenos Aires Raúl Serrano, se hizo en la Sociedad Francesa. A partir de la medianoche se conocieron los resultados de la competencia y luego se largó la fiesta, con bandas tocando y los teatristas bailando. El momento más emotivo fue cuando llegaron los directores, luego del anuncio.

El lema del encuentro fue “20 años en buena ley”, haciendo referencia a las dos décadas de sancionada la Ley Nacional de Teatro, a partir de la cual se creó el Instituto Nacional de Teatro que organiza esta actividad (en esta provincia con la colaboración del Ente Cultural). La ciudad en la que se realizará la fiesta nacional se conocerá en diciembre.

Comentarios