“Black Friday”, otra “tradición” de Estados Unidos que llegó para quedarse

El viernes de rebajas entusiasma a muchos países, pero alertan que hay que ser cautelosos.

25 Nov 2017
1

FIEBRE COMPRADORA. Hay viernes en que estallan las ofertas.

Erich Reimann - DPA

DUSSELDORF (Alemania).- Aunque procede originalmente de Estados Unidos, el “Black Friday”, el viernes de rebajas, se ha ido imponiendo en muchos países europeos y latinoamericanos. Las organizaciones de protección al consumidor recomiendan, sin embargo, mantener la cabeza fría, pese a las numerosas ofertas.

Primero desembarcaron San Valentín y Halloween, y ahora ya se han impuesto también el “Black Friday” y su vertiente electrónica, el “Cyber Monday” (Ciberlunes). Las asociaciones de comerciantes calculan que tendrán ingresos millonarios con las ofertas para este viernes y el siguiente lunes, que en muchas tiendas se extienden a todo el fin de semana. Para el experto alemán en marketing, Martin Fassnacht, de la Escuela Superior de Economía WHU, “el ‘Black Friday’ y el ‘Cyber Monday’ son ya muy importantes para el comercio, y cada vez lo serán más. “En países como Alemania hay mercados saturados. Se necesitan este tipo de eventos para que la gente compre más”. En otros, como Argentina, se centran en el comercio online, pero también en los súper y grandes tiendas. Aquí retoman ofertas que también se hacen en otros momentos del año, pero bajo la etiqueta de “Black Friday”.

En Colombia, la página especializada en ofertas comerciales “Ofertia.com” dice que en una encuesta que hizo “el 93% de los colombianos afirman querer aprovechar los descuentos para realizar algún tipo de compra” y que se calcula que, en promedio, una persona puede invertir hasta 255 dólares en una compra. El “Viernes Negro” cae tradicionalmente en la jornada siguiente al Día de Acción de Gracias en EEUU; este año, el 24 de noviembre. Para los estadounidenses es un día puente que suelen usar para hacer compras navideñas. Para los comerciantes marca el inicio de la intensa fase de ventas de cara a las fiestas. Tres días después le sigue el “Cyber Monday”, centrado en internet y productos electrónicos.

Muchas empresas han expandido las rebajas a una semana que comienza el lunes anterior. En España, tiendas como El Corte Inglés extienden las ofertas a cuatro días, del 23 al 26 de noviembre, así como otras grandes cadenas, como las jugueterías Toys ‘R’ us, la mueblería Ikea o los hipermercados Carrefour. Un estudio de Ebay y el instituto de investigación sobre comercio ECC, de Colonia, Alemania, dice que las ofertas del “Black Friday” han cambiado el comportamiento de los ciudadanos, al menos en las compras online. “Se produce un traslado de la facturación, sobre todo de la primera mitad de diciembre a la última mitad de noviembre”, señala Eben Sermon, de Ebay Alemania. Las asociaciones de protección al consumidor piden, sin embargo, a los ciudadanos, no perder la calma pese a las muchas ofertas, y no dejar de comparar precios aunque se trate del “Black Friday”. Un portal que compara precios, “Guenstiger.de”, demostró el año pasado en un análisis que sólo una de cada dos ofertas analizadas realmente era una rebaja. En un cuarto de las ofertas incluso el comprador pagaba más que en la competencia y otro cuarto equivalía al precio real normal de mercado.

Respecto del nombre, existen dos teorías sobre el origen del “Viernes Negro”: una asegura que procede del enorme movimiento de masas de gente y autos en las ciudades estadounidenses. La otra alude a que en este día los comerciantes consiguen superar sus pérdidas y pasar de números “rojos” a “negros”, gracias a las compras masivas. No obstante, Fassnacht considera que “este tipo de rebajas son un arma de doble filo. Consiguen mayores ventas, pero esas acciones intensifican la tendencia a la sociedad del descuento. Las ofertas son una droga muy poderosa. Y se hace cada vez más difícil vender productos a precios normales”.

Comentarios