Detuvieron a uno de los tres asaltantes del correo de El Manantial

Los ladrones golpearon a una empleada y al gerente del local y le quitaron $32.000 a una mujer que quería depositar esa suma dinero.

23 Nov 2017
1

LA ESCENA. El taxi utilizado en el asalto terminó con la luneta destrozada por los balazos que recibió en el tiroteo. .

“Todo ocurrió muy rápido. Entraron cuatro tipos, golpearon a un hombre, le quitaron la plata a su mujer y se fueron. Después nos enteramos de que habían detenido a uno, pero del susto no nos recuperaremos fácilmente”, explicó Hugo Villalba, uno de los vecinos de El Manantial que estuvo cerca de la sede del Correo Argentino que fue asaltada ayer. Por el hecho, fue detenido un sospechoso que se enfrentó a balazos con un grupo de policías.

El violento atraco se produjo minutos antes del mediodía. Al menos tres ladrones ingresaron después de romper la puerta del lugar con una maza. Una vez en el interior del local, con cascos que servían para tapar sus rostros, y utilizando armas de fuego, comenzaron a amenazar a las personas que allí se encontraban.

Uno de ellos golpeó en la cabeza a un empleado con una pistola y un segundo asaltante redujo al jefe de la sucursal, Santiago Alderete. Mientras tanto, el tercer ladrón se encargó de una clienta, María Elena Rojas, a quien amenazó de muerte y le arrebató la suma de $ 32.000 que la mujer estaba por depositar. Luego huyeron del lugar a bordo de un taxi que los estaba esperando.

Cuando los delincuentes se fueron, las víctimas llamaron a la Policía. Un grupo de uniformados que circulaba de incógnito por la zona, pertenecientes a la división de Delitos contra la Propiedad, observó que un taxi avanzaba a excesiva velocidad. Ante la posibilidad de que el chofer estuviera siendo víctima de un asalto, lo persiguieron.

Violento final

Desde el interior del Fiat Uno, cuando observaron que los estaban persiguiendo, los asaltantes abrieron fuego y los pesquisas respondieron con sus armas reglamentarias. Tras realizar varios disparos, dos lograron darse a la fuga a pie y un tercero fue reducido por los policías.

“Los vecinos dijeron que el tiroteo fue muy violento. No estaba en casa, pero me contaron que hubo frenadas, corridas, como si se tratara de una película. Está bien que en este caso la Policía haya actuado. Hizo su trabajo sin lastimar a nadie”, opinó Marcos Beltrán, empleado de un comercio de la zona.

Los uniformados, sobre la base de la detención de uno de los acusados, creen que esta es una banda que habría cometido asaltos de estas características en distintos sectores del Gran San Miguel de Tucumán, según dijo una fuente.

Durante la tarde, el propietario del vehículo se presentó en la ex Brigada de Investigaciones para aclarar que era su chofer quien había sido el autor del ilícito, pero allí le confirmaron que el auto había sido secuestrado por orden de la fiscala Adriana Giannoni.

En Esta Nota

El Manantial Inseguridad
Comentarios