Nadar ya forma parte de la clase de Educación Física en verano

El proyecto “La escuela va a la pileta” beneficia a 3.500 chicos de bajos recursos. La Provincia paga el traslado al club o albergue y el refrigerio.

23 Nov 2017
1

¡AL AGUA! Un aspecto de la gala acuática del viernes, en la pileta de la Facultad de Educación Física de la UNT. MINISTERIO DE EDUCACIÓN.-

Para felicidad de los chicos, poco a poco la natación se va incorporando a la educación escolar. Primero fueron las colonias de vacaciones de fin de año y ahora ya es durante el ciclo lectivo que la actividad acuática se suma a la currícula.

“La escuela va a la pileta” es el nuevo proyecto que coordina la modalidad Educación Física y que incluye a 3.500 alumnos de 17 escuelas estatales primarias de capital e interior. Los elegidos para esta primera etapa son los chicos de los barrios más vulnerables, por eso los traslados, el refrigerio y demás gastos corren por cuenta del Ministerio de Educación de la Provincia.

Las zambullidas comenzaron a principios de mes. En general, los alumnos concurren a las piletas de las que dispone la provincia: albergues Fierro (San Andrés) y Soldati (San Pedro de Colalao); CEF 18 (capital) y CEF 24 (Concepción) además del Complejo Belgrano y de la piscina de la Facultad de Educación Física, explica la referente de la modalidad, profesora Liliana Jenks. En algunos casos se alquila, como ocurre en la escuela de Tafí del Valle, donde los chicos concurren a una hostería que cuenta con pileta. Las actividades duran de dos a tres horas, aproximadamente, y se cumplen entre una y tres veces a la semana, según los proyectos que presenta cada establecimiento educativo.

“En la pileta los chicos realizan actividades con y en el agua, guiados por sus profesores de Educación Física, en sus respectivos turnos. El objetivo es que consigan autonomía y le pierdan el miedo al agua. Realizamos una ambientación con ejercicios de flotabilidad, de inmersión, desplazamiento e ingreso al agua, lo que los ejercita en seguridad. Trabajamos con actividades recreativas todo el tiempo y nos valemos de elementos acuáticos del tipo flota flota o manoplas”, agrega la profesora Jenks.

“La Escuela va a la pileta” es uno de los 13 proyectos que puso en marcha la modalidad de Educación Física. Se prevé que una vez que termine esta actividad, los chicos pasarán a las Escuelas de Verano que también funcionaron el año pasado.

El proyecto incluye a niños de Trancas, de San Javier y de otros lugares del interior, además de las escuelas Próspero García, Federico Helguera, Federalismo Argentino, Álvarez Condarco, Marco Avellaneda, Nueva Esperanza y Mariano Ariza, de la capital, entre muchas más.

El viernes pasado un grupo de 220 alumnos de primero a sexto grado tuvieron una “gala acuática”, donde, a lo largo de tres horas, mostraron todo lo que habían aprendido. Fueron animados por estudiantes del profesorado de Educación Física de la UNT, en coordinación con la cátedra de Natación de esa Facultad.

Comentarios