Di Palma triunfó; la Copa de Oro está que arde

20 Nov 2017
1

LOCO EN EL PODIO. “Josito” se mostró exultante en el podio “teceista”. prensa actc

La 14ª y penúltima fecha del TC disputada en Comodoro Rivadavia (Chubut) sirvió para ratificar quiénes son los máximos candidatos y con chances concretas para ser campeón. El rey de 2017 saldría del ganador de ayer, Luis José Di Palma (Torino) y sus escoltas, Agustín Canapino (Chevrolet) y Facundo Ardusso (Torino), líder de la Copa de Oro.

La mención en potencial tiene que ver con una definición en condiciones normales en la última fecha, que será en La Plata por tercer año seguido. Es que en la popular categoría todo puede pasar, basta con recordar lo que ocurrido en 2016 cuando en la última curva de la última vuelta, Matías Rossi perdió el título por el toque de Mariano Werner. Pero esa es otra historia.

El presente marca que Ardusso, Canapino y Di Palma, según su ubicación en el mini torneo final, son los grandes favoritos. “Josito” lo demostró ayer con su tercera victoria en el año, algo que ya lo convierte en el más ganador del ejercicio 2017. “Estoy viviendo una situación muy difícil en lo presupuestario y corro gracias al equipo, que me entregó un gran auto”, contó el arrecifeño.

Ardusso suma 172,5 puntos y le lleva 12,5 a Canapino y 30,50 a Di Palma cuando quedan 70,5 unidades en disputa. También con posibilidades matemáticas figuran Gastón Mazzacane (Chevrolet), Esteban Gini (Chevrolet), Emiliano Spataro (Torino), Mauricio Lambiris (Ford) y Christian Ledesma (Chevrolet). Mazzacane, Gini y Lambiris aún no ganaron, algo obligatoria para ser campeón.

¿Qué puede pasar en La Plata el 10 de diciembre? Por empezar, Torino nunca ganó en ese escenario. Mientras que Ardusso no podrá cuidarse mucho, viendo el ritmo que viene mostrando en las finales Canapino. Por eso habrá que ver si Spataro ayuda al santafesino a pesar de tener aún posibilidades. En tanto que Di Palma, como demostró en Comodoro, dejará todo y estará a la expectativa de lo que suceda con los dos primeros. El resto va por el milagro, aunque, como se dijo, en el TC todo puede pasar.

Comentarios