Tucumán recibe a Cuyo en lo que podría ser su último partido de local en un Argentino

18 Nov 2017
1

RECEPCIÓN. Emiliano Coria sostiene el salto de Matías López. Tucumán quiere revancha de la caída ante Cuyo en 2016. la gaceTA / FOTO DE JOSÉ NUNO

Aunque debilitada en los últimos años, la relación entre el seleccionado tucumano y su público siempre fue digna de admiración a los ojos de los forasteros. No es exagerado decir que la presión ejercida por su gente, capaz de amedrentar a cualquier visitante, fue el combustible que impulsó a los “Naranjas” a ganar batallas épicas. Justamente, a ese estrecho vínculo le debe la cancha de Lawn Tennis -donde el seleccionado comenzó a jugar sus primeros partidos de local en el Argentino de 1975, luego de hacerlo en la cancha de la Escuela de Educación Física- el apelativo de “Caldera del Parque”. Los simpatizantes más veteranos recordarán los tiempos de tribunas repletas, tan distintos a la realidad agonizante de un torneo al que la UAR ya le ha soltado oficialmente la mano decretando la suspensión de la edición 2018.

Por eso, el de hoy no será un partido más en la historia de los “Naranjas”: sólo el futuro revelará si se trata del último en condición de local en un Campeonato Argentino. Por lo pronto, se trata además de un encuentro clave desde lo numérico: Tucumán necesita asegurarse otra victoria para afrontar los últimos dos partidos con chances más concretas.

“Quizás sea el último partido que podamos jugar en nuestra cancha vistiendo la ‘Naranja’ en un Argentino, así que cada uno saldrá a dar lo mejor. Cuando jugás en tu casa, al mirar para afuera están tu familia y tus amigos apoyándote. Eso es un plus que hay que aprovechar”, sostuvo José Barros Sosa, uno de los wings titulares para el choque de hoy a las 17.30 frente a Cuyo.

Si bien Tucumán goleó a los mendocinos en un amistoso preparatorio hace un mes, Barros Sosa advirtió que el contexto de hoy es distinto. “Quizás hay pelotas en las 22 propias que en un amistoso salís jugando y en un partido por los puntos no. Cuyo tiene juego rápido y destrezas en los duelos, así que habrá que presionarlos bien y cuidar la pelota al atacar”, agregó.

Santiago Rocchia coincidió en que no hay relación entre el Cuyo de hace un mes y el de hoy. “Son otros jugadores, otra cabeza, otra presión. Perdieron sus dos partidos por muy pocos puntos, así que seguramente van a venir a jugarse la última carta contra nosotros”, alertó el segunda línea de Huirapuca.

Comentarios