Día del Pobre: el domingo de la solidaridad

La jornada tiene como objetivo promover la cultura del encuentro, frente a la del descarte. Para ello el Papa propone a todos -católicos, fieles de otros credos y no creyentes- que se acerquen a los más necesitados con alguna acción benéfica y fraterna. En Tucumán se están realizando numerosas actividades a las que cualquiera puede sumarse. Otra opción es llevar adelante una propia obra de bien, como invitar a comer a una persona sin recursos, ya sea un vecino, un pariente, un conocido o alguien que vive en la calle.

18 Nov 2017
3

PARROQUIA SAN GERARDO. Los voluntarios preparan las viandan que luego saldrán a repartir por las calles. LA GACETA / FOTOS DE JOSÉ NUNO.-

Mañana se concretará por primera vez la Jornada Mundial de los Pobres, una celebración instituida por el papa Francisco que es una invitación a católicos, creyentes de otras religiones y no creyentes a ocuparse de los más necesitados. Los anima a que se acerquen personalmente a los pobres y los sienten a sus mesas como “invitados de honor”. “El domingo, si en nuestro vecindario viven pobres que solicitan protección y ayuda, acerquémonos a ellos: será el momento propicio para encontrar al Dios que buscamos”, es la propuesta del Santo Padre. “De esa manera, los pobres podrán ser maestros que nos ayuden a vivir la fe de manera más coherente”, agrega.

“Los pobres, con su confianza y disposición a dejarse ayudar, nos muestran de modo sobrio, y con frecuencia alegre, lo importante que es vivir con lo esencial y abandonarse a la providencia del Padre”, afirma el Papa.

Esta iniciativa la impulsó el propio Francisco tras la clausura del Jubileo Extraordinario de la Misericordia, con el objetivo de que el conjunto de la comunidad cristiana sienta el llamado de ofrecer su mano a los pobres, a los débiles y a los hombres y mujeres cuya dignidad ha sido pisoteada.

“Lo importante es que, en la medida de lo posible, desarrollemos esa conciencia específica de la necesidad de ayudar a una persona concreta. Esa persona concreta puede ser un familiar, un amigo o un desconocido”, explicó monseñor José Octavio Ruiz Arenas, secretario del Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización. “La principal fuente de la pobreza es la mala distribución de las riquezas, el egoísmo, el acaparamiento de los bienes materiales, el olvido de los demás”, subrayó.

La Jornada Mundial de los Pobres se celebrará en El Vaticano con una misa en la que participarán miles de personas en situación de exclusión social. Luego, unos 1.500 pobres compartirán un almuerzo festivo con Francisco en el Aula Pablo VI, mientras que otras 2.500 personas en situación de pobreza serán recibidas en seminarios y colegios católicos de la capital italiana para participar también de un almuerzo.

Colaborá con el comedor maría de belén
Si no podés realizar un gesto de solidaridad con un pobre mañana, tenés toda la semana para darles la merienda a los chicos del Oratorio María de Belén, de la parroquia Santísimo Sacramento (Amador Lucero 1.360). Allí hay un comedor para jóvenes varones en situación de calle y de adicción. Los padres Fabián y David atienden el merendero de lunes a viernes a partir de las 18. Además de darles alimentos, se organizan actividades recreativas, como fútbol y hockey, y se generan espacios de diálogo y cercanía. Los voluntarios se turnan para cocinar.
 
Ayudá a quienes están en situación de calle
Mañana, a partir de las 10, en la Catedral, los jóvenes de Un Mundo Diferente te estarán esperando para sumarte a las actividades de cercanía con los más necesitados. Estos jóvenes son los mismos que cada año organizan la Nochebuena en la plaza Independencia. También llevan adelante talleres de alfabetización y reciclaje para las personas en situación de calle. Los jóvenes se reúnen los sábados a la 18 en la Catedral. Si tenés alguna duda llamá a Silvia al 3813851945.
 
La cena se sirve en semáforos o a orillas de las vías 
Cada jueves por la noche, en las plazas, en los semáforos de las avenidas, a las orillas de las vías, hay gente esperando un plato de comida. Están atentos, porque saben que en cualquier momento va a llegar la camioneta de la parroquia San Gerardo cargada de viandas calientes y del postre. El jueves pasado el menú fue albóndigas con arroz, naranja, pan y jugo fresco. LA GACETA siguió a uno de los dos grupos que partieron desde el comedor parroquial (pasaje Pérez 1.350) en distintas direcciones. Esta vez, para promocionar el Día del Pobre, los sacerdotes del decanato 7 se sumaron al proyecto “Noche solidaria” de los jóvenes de San Gerardo. El padre Aldo Escobar manejó la camioneta. Lo acompañaron el padre Paul Álvarez y varios laicos, como Vanesa Luna y su hija, Juanita. Los voluntarios cocinan, preparan las viandas y salen a repartir. Antes de salir, hacen una oración espontánea en ronda. “Señor, bendice esta comida que está hecha con todo el corazón, bendice a los que van a recibirla y a quienes la han preparado”, dijo el padre Roberto Espeche, de San Pío X. La primera parada fue la plazoleta Mitre. “Gracias, doña”, dice Néstor al recibir su porción. “Somos siete hermanos, ¿me puede dar para que le lleve a mi mamá?”, se anima a decir el joven que vive en el barrio El Sifón. A su lado está Alexis, en silla de ruedas, que vive en Villa Mariano Moreno y que reparte tarjetas toda la noche. Lo acompaña Nahuel, de 13 años, que limpia vidrios. Corriendo se acercan otros. “Ahí los de la Roca y Colón los están esperando!”, avisa Fabián. 

> Colaborá con el comedor María de Belén

Si no podés realizar un gesto de solidaridad con un pobre mañana, tenés toda la semana para darles la merienda a los chicos del Oratorio María de Belén, de la parroquia Santísimo Sacramento (Amador Lucero 1.360). Allí hay un comedor para jóvenes varones en situación de calle y de adicción. Los padres Fabián y David atienden el merendero de lunes a viernes a partir de las 18. Además de darles alimentos, se organizan actividades recreativas, como fútbol y hockey, y se generan espacios de diálogo y cercanía. Los voluntarios se turnan para cocinar. 

> Ayudá a quienes están en situación de calle

Mañana, a partir de las 10, en la Catedral, los jóvenes de Un Mundo Diferente te estarán esperando para sumarte a las actividades de cercanía con los más necesitados. Estos jóvenes son los mismos que cada año organizan la Nochebuena en la plaza Independencia. También llevan adelante talleres de alfabetización y reciclaje para las personas en situación de calle. Los jóvenes se reúnen los sábados a la 18 en la Catedral. Si tenés alguna duda llamá a Silvia al 3813851945. 

> Acercate al comedor Estrellitas de Jesús

En el barrio Lomas de Tafí, la comunidad de la parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe, de Tafí Viejo, se reunirá hoy para preparar una comida para los chicos del comedor Estrellitas de Jesús, de Los Pocitos. Sumate con alimentos, regalitos, helados, todo es bienvenido. El menú será salpicón de ave, una bebida y pan. El padre Daniel Clerici invitó a todos a acercarse con una donación de viandas individuales y descartables al templo de avenida Francisco Jaldo 950 hoy, de 11.30 a 12.30. Unos 240 chicos de los barrios cercanos se verán beneficiados.

> Hay vida Debajo de las Tribunas del Hipódromo

Todas las tardes el hogar de Cristo Divino Maestro abre sus puertas para acoger a jóvenes en situación de calle. Allí meriendan, se bañan y lavan su ropa. Para ellos se necesitan prendas, alimentos, elementos de higiene, sábanas, zapatillas y jeans. Pero sobre todo alguien que les acerque una propuesta amiga, que converse un rato con ellos. El hogar queda en Coronel Suárez 650. Antes de ir podés ponerte en contacto con la coordinadora, María Duarte (381 155035788), para anunciar tu llegada y preguntarle qué precisan ese día.

> Mateada junto a los que menos tienen  

La comunidad de San Francisco Solano organizó para mañana una mateada con los pobres. Los que deseen sumarse saldrán a las 15.30 desde el templo, San Martín y Diagonal Alberto Paz, por los barrios más vulnerables hasta llegar al camping que está debajo del puente Lucas Córdoba. Se solicita a los que vayan que lleven estampitas y agua en botellitas pequeñas para bendecir y regalar. También se pide que lleven mates, termos y cosas dulces para compartir con los más necesitados. Además se recomienda portar mantas para tirar en el piso.  

> Una celebración junto a jóvenes de Yerba Buena

Mañana a las 20 en la capilla  Nuestra Señora del Carmen, al frente de la plaza Vieja de Yerba Buena, se celebrará una misa en la que participarán de manera protagónica los chicos del hogar de Cristo “Virgen del Carmen”. Llevarán las ofrendas y compartirán con la comunidad testimonios de lo que ellos viven en el hogar. El centro funciona como hogar de día de lunes a viernes, de 18.30 a 20.30, en la misma capilla de San Luis y Charcas. Está destinado especialmente a quienes sufren adicciones.

> La cena se sirve en semáforos o a orillas de las vías 

Cada jueves por la noche, en las plazas, en los semáforos de las avenidas, a las orillas de las vías, hay gente esperando un plato de comida. Están atentos, porque saben que en cualquier momento va a llegar la camioneta de la parroquia San Gerardo cargada de viandas calientes y del postre. El jueves pasado el menú fue albóndigas con arroz, naranja, pan y jugo fresco. LA GACETA siguió a uno de los dos grupos que partieron desde el comedor parroquial (pasaje Pérez 1.350) en distintas direcciones. Esta vez, para promocionar el Día del Pobre, los sacerdotes del decanato 7 se sumaron al proyecto “Noche solidaria” de los jóvenes de San Gerardo. El padre Aldo Escobar manejó la camioneta. Lo acompañaron el padre Paul Álvarez y varios laicos, como Vanesa Luna y su hija, Juanita. Los voluntarios cocinan, preparan las viandas y salen a repartir. Antes de salir, hacen una oración espontánea en ronda. “Señor, bendice esta comida que está hecha con todo el corazón, bendice a los que van a recibirla y a quienes la han preparado”, dijo el padre Roberto Espeche, de San Pío X. La primera parada fue la plazoleta Mitre. “Gracias, doña”, dice Néstor al recibir su porción. “Somos siete hermanos, ¿me puede dar para que le lleve a mi mamá?”, se anima a decir el joven que vive en el barrio El Sifón. A su lado está Alexis, en silla de ruedas, que vive en Villa Mariano Moreno y que reparte tarjetas toda la noche. Lo acompaña Nahuel, de 13 años, que limpia vidrios. Corriendo se acercan otros. “Ahí los de la Roca y Colón los están esperando!”, avisa Fabián. 

> Invitación a cenar en el Hogar de Cristo

Los hogares de Cristo surgieron para dar contención a los más desprotegidos de la sociedad. Son fruto del trabajo de Cáritas, de los curas de la Pastoral de Adicciones y de la Fundación Virgen de La Merced.  El hogar Virgen de La Merced, de Congreso 1.149, funciona todas las noches de 20 a 8 y está abierto a hombres mayores de 18 años en situación de calle. Durante el día se realizan talleres a cargo de la fundación, donde muchos continúan su tratamiento contra las adicciones. Por la noche, personas que viven en la calle, artesanos, vendedores ambulantes y jóvenes adictos cenan, se bañan, lavan su ropa y duermen en camas con sábanas limpias. Desayunan y vuelven a la calle.


Comentarios