Según ediles, faltará plata para pagar los salarios

Alfaro vetó parcialmente el Presupuesto 2017: redujo los fondos del Concejo Deliberante de $318 millones a $240 millones. “Se hicieron previsiones para pagar 12 meses los sueldos, pero el Presupuesto alcanzó solamente para ocho meses”, criticó Cortalezzi.

17 Nov 2017
1

ACTO. Cortalezzi (cuarto desde la izquierda) junto a Alfaro en la inauguración del paseo Virgen de la Merced.

Dos palabras afligen a los concejales opositores a Germán Alfaro (Cambiemos): sueldos y aguinaldo. Tras el veto parcial del intendente al Presupuesto 2017, los ediles del Partido Justicialista insisten en que, con la reducción a los fondos de funcionamiento del Concejo, no alcanzará para pagar los salarios ni el medio aguinaldo hasta fin de año en el cuerpo vecinal. Desde la Municipalidad, en cambio, insisten en que el pago de haberes estará garantizado. En los pasillos, la incertidumbre resumió los ánimos de los empleados.

“Es una situación preocupante, estamos viendo que no llegamos a pagar los sueldos. El veto del intendente es un ataque hacia un órgano elegido democráticamente. Con la reducción de presupuesto para el cuerpo, el Concejo tiene que cerrar, no puede trabajar porque no puede pagar sueldos. Casualmente hablamos de una reducción al único órgano que lo tiene que controlar al Departamento Ejecutivo Municipal”, arremetió el concejal José María Franco, presidente de la comisión de Hacienda.

Alfaro había firmado el miércoles el veto parcial al proyecto de ordenanza del Presupuesto municipal 2017, de ejecución en curso, que había sido aprobado por el cuerpo vecinal hace 10 días. El monto de las erogaciones generales de la ciudad alcanza los $ 4.465 millones. El rechazo a la iniciativa se refiere sólo a los recursos asignados al Concejo.

Los ediles habían renegado porque desde la Intendencia hubieron fijado para el Concejo el mismo monto que en 2016: $206 millones. En plena sesión, los concejales definieron elevar el monto a $ 318 millones para -aseguraron- pagar los sueldos a todos los empleados hasta que termine el año. La cifra, a partir del ajuste del Municipio, se reducirá a $ 240 millones.

El artículo 30 de la ley Orgánica de Municipalidades (N° 5.529), establece que “no podrán ponerse en vigencia las ordenanzas vetadas, ni aún en la parte no afectada a un veto, con excepción de la ordenanza sobre Presupuesto General de Gastos, que podrá cumplirse en la parte no vetada”. De esta manera, los artículos del Presupuesto 2017 no vetados ya pueden ejecutarse. Para rechazar el veto e insistir con la ordenanza original se requieren 12 votos (dos tercios). La oposición cuenta con 10 bancas.

“De ninguna manera esta medida debe ser vista como una represalia. El veto responde pura y exclusivamente a razones presupuestarias, porque la Intendencia pretende, en línea con las provincias y la Nación, acotar los presupuestos en busca de austeridad para volcar la mayoría de los fondos a obras y servicios, no a gastos conocidos como políticos”, defendió la medida el secretario de Gobierno municipal, Walter Berarducci. El funcionario de Alfaro justificó el recorte porque, explicó, los $ 240 millones sugeridos en el veto parcial coinciden con el porcentaje en que se incrementó el Presupuesto global de 2017: un 32%. “Los sueldos de los empleados, de planta permanente, transitoria y de bloque, están garantizados hasta que termine el año, incluyendo el medio aguinaldo. Esta medida está lejos de cualquier represalia política”, insistió Berarducci. Cristian Abel, secretario de Hacienda y Presupuesto municipal, respaldó a su par: “el veto fue porque el porcentaje que aumentaron los ediles a las partidas del cuerpo era excesivo, en el contexto actual donde a nivel nacional se busca la austeridad”.

Posturas en el Concejo

“Lamentablemente los empleados del Concejo no tienen garantizado su fin de año, su Navidad, porque el intendente les vetó la plata para que cobren los sueldos. No podemos depender de la dádiva del intendente, llevamos ejecutados más de $ 250 millones (por los envíos de fondos para pagar los sueldos de septiembre y octubre), no podemos tener un presupuesto anual de $ 240 millones”, continuó Franco, quien fue electo en la nueva mesa de conducción que asumirá hoy: Armando Cortalezzi (presidente), Franco y María Belén Cruzado Sánchez (vice presidentes 1° y 2°).

Cortalezzi (PJ), quien sucederá al alfarista Javier Aybar en la presidencia, pidió investigar por qué el cuerpo agotó sus fondos en agosto. “Según los presidentes de las comisiones hay un faltante de $ 150 millones. Se hicieron previsiones para pagar 12 meses de sueldo en el Presupuesto pero duró solamente ocho meses. Alguien deberá responder por qué tal faltante de dinero. Ese faltante debe estar en algún lado. Se está poniendo en peligro el funcionamiento del Concejo”, recriminó el presidente electo hace una semana. “Esto sólo obedece a una muy mala administración y realmente hay que tener responsabilidad”, acotó el también peronista Dante Loza.

El radical Agustín Romano Norri consideró que la nueva conducción del cuerpo deberá dialogar con la Intendencia para arribar a una solución. “El veto parcial es en línea a una política de austeridad. Es el momento de dialogar entre todos los ediles y el Intendente, pero debe quedar claro que los salarios están garantizados”, finalizó el presidente del interbloque Acuerdo para el Bicentenario-Cambiemos.

Comentarios