El blues de Javier Malosetti hace salir al murciélago del Alberdi

“Siempre vamos por el lado de la música negra, con una energía bastante eléctrica, power, más parecida al rock”, describe el bajista de 4 TET, la nueva banda que canaliza la sinergia jazzera de sus integrantes.

16 Nov 2017
1

LOS MÚSICOS. De izquierda a derecha: Tomás Sainz, Ramiro Flores, Javier Malosetti y Hernán Jacinto.

HOY

• A las 21.30, en el teatro Alberdi (Jujuy y Crisóstomo Álvarez).

“4 TET (debe interpretarse Cuar- tet) es Hernán Jacinto en teclados, Ramiro Flores en saxo y Tomás Sainz en batería. Yo toco el bajo, canto un poco, amenizo”, explica Javier Malosetti, bajista y compositor, para presentar su nueva banda que esta noche tocará en el teatro Alberdi.

“Era en abril -parafrasea tal vez a Baglietto- cuando empezamos a tocar y dimos un show muy lindo en la sala sinfónica del CCK. Pero hoy tocaremos en el Alberdi, un teatro que me encanta, al que le tengo mucho cariño. Y tengo un amigo ahí: un murciélago al que le gusta el blues porque sale cada vez que tocamos, al que le puse Juan Bautista. Lo he vivido en otros teatros”.

- ¿Qué propone 4 TET?

- Estamos con música de discos anteriores, de manera que quienes nos siguen se van a divertir porque vamos a tocar temas que ya conocen reformateados para esta banda, o sea, vestidos distinto.

- ¿Banda nueva, música nueva?

- Exacto, y el lenguaje musical ha cambiado por completo. También hay música original para el formato de cuarteto, y alguno que otro homenaje, que siempre me gusta hacer.

- ¿Qué pasa con el andar de los shows desde abril?

- La música que tocamos tiene una gran influencia del jazz en la parte de improvisación. En el CCK tocamos habiendo interactuado muy poco. Eso quedó reflejado en un video que es hermoso. Pero me gusta más la banda ahora, después de que tocamos todo el año. Es como una obra de teatro en la que, en las primeras funciones, las cosas salen como más desarmadas y después todo se aglutina, empieza a salir. Ahora somos un matrimonio cuádruple consolidado.

- Siempre estás buscando un sonido determinado, tu marca...

- Siempre por el lado de la música negra, con una energía bastante eléctrica, power, más parecida al rock. Eso con respecto a la energía, pero después la música es de extracción afroamericana, con algunos pasajes de música clásica también, porque me gusta hacer mescolanza.

- ¿Cuál es el plan con 4TET?

- Tenemos pensado seguir tocando hasta fin de año, después vamos a Uruguay. Pensamos grabar algo para editar y presentar en 2018, a mitad de año, así que volveremos a presentar disco.

- Venís de una casa de infancia de músicos. ¿Cuál habrá sido el primer sonido musical que te hizo escuchar tu padre, Walter Malosetti?

- Mi viejo era músico de jazz y tenía un montón de discos buenísimos. Tocaba en casa y su hermano, mi tío, era luthier de guitarras. Además venían los amigos, pelaban la viola y tocaban. Por eso el sonido de la guitarra clásica es lo más remoto que tengo de la música. Y los discos de mi vieja también eran muy buenos. Después, con mi hermana empezamos a escuchar los Beatles, rocanrol y otras cosas.

- ¿Show en vivo o estudio de grabación?

- Las dos situaciones me gustan. El estudio te brinda un conocimiento que es muy bueno para la música. Aparte, para la creación, podés superponer elementos, podés jugar. El vivo es una sobreexposición instantánea que no permite sobregrabaciones ni nada; los instrumentos que ves son los que van a sonar. Y la calidad de sonido también, que en el vivo es más “bola”, aunque tenga más energía. Son dos concepciones distintas.

- ¿El jazz hace feliz a toda la gente?

- El arte tiene un montón de puertas. Abrís cualquiera y te va bárbaro. Pero tenés que tener ganas de jugar con más cartas porque un mazo de seis no tiene muchas combinaciones. Hay cosas que no son para todos, por eso esas expresiones quedan descartadas por completo en los medios, porque pierden mucha audiencia. Sin embargo el jazz está siempre ahí, al alcance de la mano, para el que se quiera aventurar y hacer su vida más dichosa.


Comentarios