José Cano buscó pegar primero, se apoyó en sus “coaches” y valoró el debate

19 Oct 2017
1

Quien pega primero, pega dos veces. El refrán bien podría describir la estrategia del candidato José Cano: en las dos etapas de debate libre de Panorama Tucumano, el referente local de Cambiemos se adelantó a sus rivales y buscó abrir el intercambio de ideas. ¿Fue una postura casual? Es poco probable. Detrás de las cámaras, Cano contaba con el apoyo de tres coaches políticos -encabezados por Azul Cappo y enviados directamente por la Rosada- y de su compañera de lista, Beatriz Ávila.

El ex director del Plan Belgrano confrontó sobre todo con el candidato del Frente Justicialista, el oficialista Osvaldo Jaldo. Le preguntó varias veces porqué, a pesar de ocupar cargos de poder hace tres décadas, su pueblo natal, Trancas, aún no tiene redes de cloacas; e incluso le enrostró los bienes por más de $ 20 millones que el vicegobernador en uso de licencia registró en su declaración jurada. “No mientas más, Osvaldo” y “sos la síntesis perfecta del kirchnerismo”, llegó a exclamar el radical cuando los cruces con el postulante peronista alcanzaban picos de tensión. En las “tandas”, el trío de asesores políticos -alguna vez acompañaron en una visita a Tucumán al jefe de Gabinete, Marcos Peña- se acercaban a Cano y lo llenaban de consejos. El radical dialogaba con ellos, tomaba agua y luego volvía a su atril. Sobre el final del programa, sosteniendo la caricatura que le había entregado LA GACETA y más relajado, se rió -fuera de cámara- por su parecido con el músico tropical “Pocho, La Pantera”. “El debate fue muy positivo, la verdad que me gustó”, afirmó, una vez concluida la contienda.

comentarios