El cambio del cuerpo empieza en la mente

En un centro de entrenamiento físico utilizan el coaching ontológico para lograr los objetivos.

09 Sep 2017

“El problema es que no me alcanza el tiempo para ir a entrenar. No llego”.

“Nos cansamos de escuchar esa excusa. Te diría que es la más común de todas. Pero en realidad no hay falta de tiempo. Todas las personas tenemos las mismas 24 horas por día, y si uno quiere hacerse una hora para entrenar, sin dudas que lo hace. El problema de muchas personas no es el tiempo, ni el estado físico, ni los conflictos en la casa o en el trabajo. El impedimento está en sus cabezas”, dice con una certeza convincente Gerardo Epelbaum, entrenador físico y propietario de UNO Fitness. Para derribar esas y algunas otras excusas, que son muchas y repetidas, ese centro de entreamiento incororó el coaching ontológico como herramienta para entrenar el físico pero también la voluntad.

“A esta altura está claro que la transformación de las personas no puede empezar ni terminar en lo físico. Para que sea un cambio de vida en serio, para que adopte un estilo de vida saludable en todos los sentidos, el cambio tiene que ser integral e implicar las emociones. Lo que hacemos con el coaching ontológico es trabajar sobre las emociones negativas como la tristeza y convertirlas en emociones empoderantes”, explica Epelbaum.

En sesiones semanales, grupales o individuales, el coach busca que las personas se conecten con los resultados que buscan antes que con sus imposibilidades del presente.

“El no puedo, el no voy a poder, el no tengo tiempo, el no lo voy a conseguir muchas veces habla de una persona que se posiciona como víctima del mundo. Y por supuesto que no lo hace conscientemente, pero es necesario sacar a esa persona de ese lugar y que se conecte con lo que quiere ser de acá a dos años, a uno o al tiempo que quiera. Es lo que llamamos ‘diseño de futuro’. Por eso, nosotros no ponemos a las personas en el lugar de pacientes, como alguien que espera un resultado, sino que son protagonistas de su propio cambio. Ellos y nadie más que ellos son los responsables de convertirse en la persona que quieren ser”, finalizó.

Comentarios