Tomó una rehén, pero terminó atrapado en el techo de una casa

Una perra avisó con ladridos que el evadido estaba debajo de la mesa.

06 Sep 2017
1

LA TAPIA. Por aquí ingresó el delincuente cuando escapaba de la Policía. LA GACETA / FOTO DE DIEGO ARÁOZ

Entre el domingo y ayer, se viralizaron los videos de dos persecuciones que había realizado la Policía en Villa 9 de Julio para atrapar a dos jóvenes que se movilizaban con un arma en una moto y que quisieron perder a los efectivos ingresando a casas del lugar. Con el correr de la investigación, se supo que uno de los implicados tomó a una nena de cinco años como rehén antes de ser descubierto por una perra.

También se informó que uno de los dos detenidos -no se especificó si era el que tomó de rehén a la niña- es hermano de los cuatro acusados por el asesinado del efectivo de la Policía de Seguridad Aeroportuaria Maximiliano Santana, atacado a fines de junio en el Complejo Muñoz. A todos se los conoce como “los hijos del ‘sucio Pedro’”.

Según consta en las actuaciones policiales, ambos venían siendo perseguidos por la Policía cuando uno de ellos se deshizo de un arma en muy mal estado, pegada con cinta aislante. Al chocar contra una trafic, ambos siguieron la fuga a pie, y terminaron ingresando a casas de los vecinos. “Como a las 18, un hombre saltó la tapia y pasó corriendo hacia el fondo. Ya lo venía siguiendo la Policía. Mis nenas estaban viendo tele ahí. Fui corriendo a buscarlas y encontré a las dos más grandes, pero no a la de cinco”, relató la madre de la nena que fue tomada como rehén.

Mientras la Policía rastreaba todos los rincones de la casa, una de las perras salió corriendo y empezó a ladrar hacia abajo de la mesa. Allí estaba el evadido con la nena. “Ella le decía que quería volver conmigo, y él le ordenaba que se callara. Cuando la perra lo encontró, soltó a la nena, salió corriendo y se subió al techo. Ahí lo encontró la Policía. Fue un momento terrible”, agregó la mujer, cuya identidad se mantiene en reserva porque su hija podría haber sido víctima de un ataque sexual.

Por lo que se pudo saber, cuando los efectivos sacaron a los dos detenidos de las casas de los vecinos, se juntó un grupo de personas que intentaron lincharlos pero no pudieron. “Menos mal que no pasó nada, después hay que pagarlos por buenos”, acotó la abuela de la nena, aunque no dijo su nombre.

El operativo estuvo a cargo de la nueva división GOMT, que fue bienvenida por los vecinos. “Esos sí son policías. Súper profesionales. Se portaron muy bien, al rato volvieron a ver cómo estábamos”, contó.

La perra había evitado un robo a la casa

"Hace dos semanas, un hombre quiso entrar por el fondo a robar. La perra comenzó a ladrarle hasta que retrocedió y se fue", dijo la mujer sobre el animal que encontró al delincuente que había tomado como rehén a su hija. Ante LA GACETA, la perra se mostró juguetona y enérgica.

Comentarios