Especialistas se suman a la puja para proteger el entorno de la casa Sucar

La Comisión de Patrimonio provincial teme que se construyan edificios alrededor de la casona.

06 Sep 2017
1

A METROS. Una empresa quiere demoler y levantar un edificio de 18 pisos. la gaceta / foto de natalia viola

La preservación de la zona del Bulevar Salta y, como consecuencia la casa Sucar, promete sumar más capítulos. Esta vez, quienes enviaron una nota al presidente del Concejo Deliberante, Javier Aybar, para pedir el pronto tratamiento de la ordenanza mediante la que se busca preservar el área, fueron los representantes de las universidades en la Comisión de Patrimonio provincial: Silvia Rossi (UNT), Gabriela Lo Giudice (Unsta) y Jorge Molina (UTN).

La empresa que proyecta un edificio de 18 pisos es la constructora Avanco, propiedad de Rubén Rojkés y del ex gobernador José Jorge Alperovich, según figura en la escritura a la que tuvo acceso LA GACETA. Para ello compró una de las viviendas contiguas a la casa Sucar (hacia el Norte). Desde Catastro municipal confirmaron que el permiso de demolición (B16443) para una de las viviendas salió hace un mes, aproximadamente.

LA GACETA se comunicó con las oficinas centrales de la empresa en avenida Salta al 500 (casi al frente de la casa Sucar) y habló con una de las contadoras, Viviana Perosa, quien manifestó que no estaba autorizada para hacer declaraciones, que el dueño de la empresa estaba de viaje y que cualquier novedad se comunicaría con el diario.

“El proyecto de ordenanza es fundamental para que la restauración de la casa Sucar pueda enmarcarse en un verdadero programa de revalorización de su entorno urbano, con el beneficio que ello implica para todos los vecinos de la ciudad”, señala parte de la nota enviaba al Concejo por los miembros de la Comisión de Patrimonio. También hacen referencia a la situación “ambientalmente crítica” que hay en ciertas zonas de la ciudad debido a la “presión inmobiliaria”.

El proyecto debe ser tratado por dos comisiones antes de pasar al recinto para que los ediles voten. Según el Código de Planeamiento Urbano, esta cuadra corresponde al área AE4, que son espacios “caracterizados por sus condiciones funcionales, paisajísticas, ambientales y/o históricas que requieren un estudio urbanístico especial”.

El proyecto fue elaborado por la Dirección de Planeamiento Urbanística y Ambiental del municipio y consensuado con las universidades, el Colegio de Arquitectos y miembros de organizaciones civiles. En marzo se presentó el proyecto de ordenanza de “Transferencia de potencial constructivo para edificios de valor patrimonial y cultural ubicado en Áreas de Interés Municipal”, que hasta hoy no se aprobó. En líneas generales, busca desalentar las construcciones en altura en ciertos espacios protegidos. Algo así como dar la posibilidad al emprendedor inmobiliario de construir en otro sitio, lo que en un área protegida no se puede por las restricciones que imponen las normas.

Ayer, el edil Juan Luis Pérez consideró que la Municipalidad incurriría en una contradicción si aprueba la construcción de un edificio al lado de la casa Sucar. “A nosotros (el municipio) no nos dejó ningún tipo de información respecto al edificio. Autorizar este tipo de emprendimiento sería una contradicción con respecto a lo que la Municipalidad viene proponiendo. Las autorizaciones para las construcciones las hace la Municipalidad, salvo que esté fuera de la ordenanza del Código de Edificación. En ese caso sí viene al Concejo Deliberante para que sea aprobado como excepción”, remarcó el integrante del bloque Tucumán Crece.

La expropiación de la casa Sucar fue aprobada por unanimidad el 20 de febrero en el Concejo. El municipio pagó $ 30 millones con recursos propios. La intención había sido vender el inmueble de calle Buenos Aires primera cuadra, donde funcionaba la dirección de Tránsito, pero la oposición en el Concejo no acompañó con los votos.

Comentarios