Jardines maternales que trabajan en la ilegalidad

05 Sep 2017

La responsabilidad es demasiado importante y la confianza debe ser muy grande, como para entregarles a desconocidos un pequeño hijo para su cuidado por unas pocas horas. Las guarderías infantiles nacieron para paliar una necesidad de las madres, que carecían de parientes o no podían pagar una empleada para dejar con ellos a sus hijos; ello les permitía trabajar o estudiar. Fueron entonces una novedad, primero cuestionada y luego aceptada. Luego se fueron convirtiendo en los actuales jardines maternales. Quienes ofrecen este servicio deben ser personas idóneas, es decir capacitadas convenientemente y encuadradas en un marco de legalidad.

Integrante de la flamante Asociación de Jardines Maternales Registrados de Tucumán denunciaron que hay alrededor de 300 establecimientos de esa naturaleza en la provincia, pero solamente 42 están debidamente registrados en el Ministerio de Educación y cuentan con la habilitación municipal. Afirmaron que en Yerba Buena hay 30 jardines y sólo uno está registrado.

Las dirigentes señalaron que las guarderías ilegales trabajan de forma libre, a puertas abiertas, porque no son controladas. “Cierran cuando quieren, a veces porque ya no pueden seguir pagando el alquiler o porque les ha caído una multa. Pero se van a otro lugar y abren otro jardín al lado del tuyo y te quitan los alumnos... Es preciso que los padres sepan que los maternales no autorizados no están avalados por el Ministerio de Educación. Sus docentes no tienen capacitación constante como nosotros ni hacen cursos de primeros auxilios, no tienen visitas de la supervisora, no siguen ningún proyecto educativo. A lo sumo pueden tener una habilitación municipal”, aseveraron.

El decreto 255 dispone y regula la habilitación y funcionamiento de los maternales. Estos establecimientos que atienden a niños, entre los 45 días de vida y los cuatro años, deben estar registrados en la Dirección de Educación Inicial. El artículo 11 señala que la inscripción es obligatoria como condición para el inicio de las actividades.

Respecto de los jardines maternales que funcionan ilegalmente, la directora de Nivel Inicial afirmó que cuando no cumplen con la normativa vigente se realiza un seguimiento para que inicien expedientes y obtengan su registro; se informa a los municipios, para la intervención de su competencia. Dijo que en los dos últimos años se incrementaron de 8 a 42 los jardines maternales registrados; en trámite se hallan 39 instituciones.

En nuestra edición del 15 de febrero de 2013 informamos que en Tucumán había alrededor de 200 jardines maternales, pero apenas cuatro estaban habilitados, es decir que entre ese año y 2017, no se ha avanzado demasiado en la legalización de estos establecimientos.

¿Se sabe acaso cuántos son los jardines que se hallan fuera de la ley en todo el territorio provincial? A aquellos que se constatan que trabajan en la ilegalidad, ¿se los multa o solo se los invita a registrarse? Si de los 300 jardines, sólo 42 se inscribieron y 39 hay en trámite, ¿qué hace el Estado con los restantes: los invita? ¿Mira para otro lado? ¿Espera pacientemente que se lleguen hasta el Ministerio? ¿Qué seguridad tendrán los padres de que sus hijos serán atendidos por personal capacitado? Más que preocupante, la situación es grave porque si hay más de 200 instituciones que trabajan sin registro, significa que el Estado está avalando la ilegalidad.

Comentarios