Los Jaivas: dos generaciones con sonido y mensaje propio

El legendario grupo chileno vuelve a Tucumán, después de muchos años, con un homenaje a Violeta Parra en el centenario de su nacimiento.

05 Sep 2017
1

SEIS MÚSICOS EN EL ESCENARIO. Fundadores y nuevos integrantes representan la continuidad de más de medio siglo de música sin concesiones. Los Jaivas.-

HOY

• A las 22, en el teatro San Martín (avenida Sarmiento 601). Socios del Club La Gaceta, entradas 2x1.

Es uno de los grupos fundantes de la música chilena y latinoamericana desde hace más de medio siglo, en una línea de búsqueda, exploración y fusión de estilos que va desde el rock progresivo hasta la improvisación, el jazz y el rock clásico.

Historia, leyenda viva, Los Jaivas llegan esta noche al Septiembre Musical en el teatro San Martín, con un muestrario de su repertorio que incluye un tributo a Violeta Parra. LA GACETA conversó, ante de su llegada a la provincia, con el maestro Mario Mutis, uno de los fundadores de presencia constante en Los Jaivas.

- Siempre hay razones para homenajear a Violeta Parra. ¿Cuáles son las suyas?

- El homenaje lo hicimos una sola vez en vivo, en los 80, en la Maison de Radio France, cuando lo estrenamos. De ahí nunca más lo tocamos en vivo como obra integral. Sí hemos interpretado algunas de las canciones que hemos incorporado al repertorio. Este año, cuando se cumplen los 100 años del nacimiento de Violeta Parra, montamos todo un espectáculo para hacer una gira internacional.

- ¿Cómo fue retomar la obra de hace más de 30 años?   

- Nos llevó tres meses de ensayo. Hace más de 30 años que hicimos ese trabajo y nunca más lo presentamos en vivo; entonces tuvimos que partir prácticamente de cero. Además es una música compleja, que no es fácil de tocar.

- Además ustedes agregan elementos propios.

- Exacto. Hicimos una recreación de los temas de Violeta. Le incorporamos composición musical, desarrollos, interludios, instrumentación y nos basamos, por supuesto, en la partitura original, pero las canciones tienen mucho desarrollo instrumental.

- Ha cambiado la formación del grupo primigenio. ¿Usan los mismos instrumentos?

- La formación vocal no es la misma porque de los fundadores hay dos que ya no están: Gabriel Parra, baterista original y fundador, padre de Juanita, la baterista que ahora nos acompaña. Además tampoco está ya nuestro querido amigo Eduardo “Gato” Alquinta. Los hemos tratado de reemplazar con nuevas generaciones. Pero nos hemos preocupado mucho por hacer la reproducción de las partituras originales.

- ¿Cuál es la banda que llega a Tucumán?

- Dos de los fundadores, Claudio Parra, pianista, y yo, Mario Mutis, que toco bajo eléctrico, guitarra y canto. Aparte están Juanita Parra en la batería más otros tres: Carlos Cabezas, que es cantante y multiinstrumentista, Francisco Bosco en teclados, saxo e instrumentos folclóricos; y Alan Reale en guitarra eléctrica. Somos seis músicos en escenario.

- Si para los integrantes jóvenes fue importante abordar la obra de Parra, ¿cómo fue para los mayores revivirla?

- Muy fuerte, además era el momento preciso por el centenario, por eso estaba todo calculado para hacerlo. ¡Si no era ahora... Nunca! Nos demandó un gran esfuerzo; nos pusimos a ensayar con ganas, incluso compramos algunos instrumentos que reprodujeran los sonidos originales; tocamos los arreglos tal cual se hicieron y se grabaron hace 30 años.

- ¿Cómo se hace para atravesar 50 años de música sin hacer concesiones, fieles a una estética y a una ética musical?

- Es parte de nuestra filosofía de vida. No hemos buscado ni el éxito ni la fama ni el dinero. Lo que siempre quisimos fue hacer música. Y eso es lo que hemos hecho incansablemente durante estos 54 años, que acabamos de cumplir el 15 de agosto.

- Es innegable en estos días la vigencia de algunos temas de Violeta Parra, por ejemplo, “Arauco tiene pena”.

- Eso es lo bueno que tiene la música concebida con valores permanentes, que mantiene su vigencia a través del tiempo. Es lo que esperamos también de la música de Los Jaivas, con Alturas de Machu Picchu, con los temas de Violeta, con la obra sinfónica.

> El nombre y la libertad

Los Jaivas nacieron a la música en Viña del Mar el 15 de agosto de 1963 como The High & Bass, en alusión a las diferencias de estatura entre sus integrantes. En 1969 castellanizaron a su manera el nombre a The Jaivas, (Los Jaivas) que es como se pronuncia the high bass. “Tenemos una complicidad con el público, que se da cuenta de que nosotros no somos representantes ni de la derecha ni de la izquierda, ni de los ricos ni de los pobres, ni de los viejos ni de los jóvenes. Somos chilenos comunes y corrientes, igual que el compadre que va cruzando la esquina. Tenemos la libertad absoluta de decir, de criticar o de opinar lo que queramos, sobre el tema que queramos, sin ningún compromiso”, declaró Mutis a Rockaxis. 

En Esta Nota

Teatro San Martín
Comentarios