"Mi suegro era el único sustento de la casa", contó la nuera del hombre que sufrió el ACV

La joven busca hacer una rifa y poder solventar los gastos que tienen en hospital desde el 20 de agosto. "Ya no sabemos qué hacer, necesitamos ayuda".

04 Sep 2017

La familia del hombre que fue detenido porque creían que manejaba ebrio pero en realidad sufría un ACV está desesperada. Julio Daniel Pérez, de 56 años, era el único sustento de la casa; sin embargo, está internado en el Hospital Padilla desde el 20 de agosto, cuando se produjo el hecho. "Queremos hacer una rifa por lo que está pasando mi suegro", manifestó Lucía Soria, de 23 años.

La joven contó que la situación en su hogar es compleja. Tiene un bebé de 10 meses con leucomalacia ventricular, lo que le produjo parálisis en la parte izquierda de su cuerpito. Debido a esto, el pequeño Lisandro necesita atención de manera permanente.

Lucía Soria indicó también que su marido, Pablo Pérez (22), sufrió una triple fractura de vértebras en un accidente de tránsito con su motocicleta y quedó discapacitado, sin cobrar pensión. Además, su cuñado tuvo que ser internado por una neumonía.

"Estamos sin trabajo, ya no sabemos qué hacer. Necesitamos ayuda. Ya sea con materiales para que yo pueda trabajar en casa o de artículos para rifa. Por favor, denos una respuesta. No tenemos ayuda de nadie", imploró en un texto que preparó para enviar a la Casa de Gobierno.


El caso

El domingo 20 de agosto, Julio Pérez volvía de Leales en su Fiat 147 con un amigo. Dos policías lo detuvieron luego de chocar su vehículo contra dos autos. Según acusan, dos efectivos de la Policía Vial creyeron que el conductor estaba ebrio y lo llevaron a una comisaría tercera, pero en realidad sufrió un ACV.

La familia denunció que el hombre estuvo una semana en terapia intensiva, que tiene medio cuerpo paralizado y que perdió la visión del ojo izquierdo; también presenta serias dificultades para hablar.

Dos efectivos policiales fueron denunciados por el caso. La denuncia recayó en la fiscalía de Claudio Bonari, quien tendrá que investigar si los policías incumplieron con sus deberes, o no. En la denuncia se acusa que los uniformados llegaron a reírse de Pérez y que aducían “que estaba haciendo teatro”. También señala que cuando sus hijos lo fueron a buscar, el hombre se encontraba “tirado en una silla, y no podía hablar”.

En Esta Nota

Policía de Tucumán
Comentarios