“Delpo” es cada vez más candidato al título

04 Sep 2017
1

SAQUE. Del Potro pudo conectar 14 aces en su último partido. El servicio será clave ante Thiem. reuters

Hasta el viernes era una candidatura más cargada de simbolismos que de certezas. Pero con su convincente victoria ante Roberto Bautista Agut, Juan Martín del Potro presentó los avales para ser considerado uno de los favoritos a ganar el US Open, con todas las de la ley. “Delpo” se mostró de nuevo motivado, con un servicio contundente, con la derecha lastimando como en los viejos tiempos y con el revés pegado a dos manos o con slice por estrategia y no por necesidad o dolor en su muñeca.

El propio Bautista Agut lo reconoció tras el duelo, incluso sorprendido por el rendimiento de su rival: “subió mucho el nivel de estos días. Tocó mucho las líneas con sus golpes. Estuvo muy fino con la derecha y ha hecho un gran partido”.

A pesar del mensaje enviado, Del Potro no cree que haya cambiado la mirada sobre él del resto de los tenistas. “Entre los jugadores sabemos quién es bueno, quién no, quién puede ser una sorpresa o quién está bajo pero puede ser peligroso. Yo no tengo que mandarle mensajes a nadie. Solamente trato de sentirme mejor día a día y de jugar cada vez mejor”, explicó.

Pero si algo sostenía la candidatura de Del Potro eran las cuestiones simbólicas: el recuerdo de su título de 2009, su conexión con el público, el tratarse de su torneo preferido, las proezas de 2016, con la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Río y el título de la Copa Davis. Antes del torneo, el propio Del Potro expuso sus debilidades. “En los últimos torneos me ha costado mucho jugar. Es una realidad que no hay que ocultar”, decía. En sus primeros dos partidos, ante rivales menores, la imagen de Del Potro se asemejó a su diagnóstico. Tal vez la mayor exigencia lo haya obligado a cambiar y, sobre todo, a mejorar.

“Está bueno estar a la altura de lo que el rival te exige. Si no jugaba bien, no ganaba. Estuve a la altura de un rival que es top 15 y que es muy bueno”, analizó el doble medallista olímpico, que sabe que en ese nivel puede competir con Dominic Thiem, su rival de hoy en cuartos de final, al que le ganó las dos veces que lo enfrentó. “Ojalá que pueda jugar mejor todavía porque va a ser mucho más difícil también”. Con partidos como ante Bautista, ya no es puro simbolismo pensar que puede jugar mejor o repetir aquel inolvidable 2009.

En Esta Nota

Juan Martín Del Potro
Comentarios