Tres conceptos para entender el futuro

03 Sep 2017

El Instituto de Desarrollo Productivo (IDEP) y el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) trajeron a Tucumán la edición número 31 del Observatorio de Tendencias. Cerca de 200 diseñadores tuvieron acceso a las propuestas con miras a la temporada 2018, presentadas por Julieta Muñoz Fantón, Sebastián Rodríguez y Gisela Ferricelli. Las nuevas maneras de vestir, pensando en el próximo invierno, fueron detectadas en las principales ciudades del mundo y quedaron divididas en tres ejes conceptuales. 

ayer es mañana
El pasado con recursos actuales
En el INTI describen este lineamiento conceptual como la posibilidad de recombinar distintas décadas, pero siempre con una mirada puesta en el futuro. Entonces se ven textiles como Príncipe de Gales y brocado corderoy, con recursos actuales o cortes futuristas. Aquí las dualidades futuro/pasado, hombre/mujer, invierno/verano se dejan atrás y nace una nueva mirada sobre los arquetipos de la moda, en la que la convivencia y la multiplicidad son clave. Qué más: hay piezas de culturas ancestrales o de la realeza inglesa del siglo XVI, trabajos con pasamanería (impresionante lo de Burberry y Fendi), color en bloque por prendas, patchwork, metalizados en piezas de sastrería y estilos como el “power dandy” para mujeres  (prendas oversize o abrigos robe tipo deshabillé, pero con cinturas atadas) propuesto por Stella McCartney y Mulberry. 
No logo
La política, las minorías, la calle
“The future is female” (“El futuro es femenino”), lema de una activista lesbiana de los 70, fue la frase estampada en la remera de la modelo Bella Hadid, durante el desfile del diseñador de Singapur, Prabal Gurung. Fue él quien explotó la política feminista este año en las pasarelas. Es una tendencia que el Observatorio del INTI incluyó en la categoría “No logo”. Comprendido bajo el concepto de belleza underground, este lineamiento trabaja sobre la transgresión en las jerarquías tradicionales llevando la mirada de la calle hacia las casas de alta costura. Otro ejemplo de este eje conceptual, comentó Sebastián Rodríguez, fue la pasarela de Dolce & Gabbana, ya que en vez de modelos se mostró a los actuales influencers, como blogueros y artistas. En “No logo” se incluyen prendas inspiradas en las minorías; para esas bellezas que están en los márgenes de lo tradicional.
Desaparente  
Nuevas formas y el metalizado que explota
La pregunta que se hicieron los diseñadores, según los expertos del INTI, fue: “¿y ahora qué hacemos con todo este futuro?”. Así se dio forma a este concepto que abordó la desarticulación material de la moda. “Los textiles y materiales que proponen las nuevas tecnologías permiten otros usos y aplicaciones. Las referencias al futuro se hacen recurrentes en estéticas espaciales, con figuras de galaxias y ovnis”, detallan. Entonces, Chanel, Custo Barcelona y Del Pozo han propuesto para el invierno 2018 figuras robotizadas, metalizadas, que plantean una ruptura en tiempo y en materialidad. “La tecnología les ha permitido crear nuevas formas”, explica Sebastián Rodríguez, del Observatorio de Tendencias. Resaltan las camperas de cuero craquelado, el efecto aluminio de las polleras de Balenciaga y las botas Barbarella de Chanel.
Ayer es mañana
El pasado con recursos actuales

En el INTI describen este lineamiento conceptual como la posibilidad de recombinar distintas décadas, pero siempre con una mirada puesta en el futuro. Entonces se ven textiles como Príncipe de Gales y brocado corderoy, con recursos actuales o cortes futuristas. Aquí las dualidades futuro/pasado, hombre/mujer, invierno/verano se dejan atrás y nace una nueva mirada sobre los arquetipos de la moda, en la que la convivencia y la multiplicidad son clave. Qué más: hay piezas de culturas ancestrales o de la realeza inglesa del siglo XVI, trabajos con pasamanería (impresionante lo de Burberry y Fendi), color en bloque por prendas, patchwork, metalizados en piezas de sastrería y estilos como el “power dandy” para mujeres  (prendas oversize o abrigos robe tipo deshabillé, pero con cinturas atadas) propuesto por Stella McCartney y Mulberry. 

No logo
La política, las minorías, la calle

“The future is female” (“El futuro es femenino”), lema de una activista lesbiana de los 70, fue la frase estampada en la remera de la modelo Bella Hadid, durante el desfile del diseñador de Singapur, Prabal Gurung. Fue él quien explotó la política feminista este año en las pasarelas. Es una tendencia que el Observatorio del INTI incluyó en la categoría “No logo”. Comprendido bajo el concepto de belleza underground, este lineamiento trabaja sobre la transgresión en las jerarquías tradicionales llevando la mirada de la calle hacia las casas de alta costura. Otro ejemplo de este eje conceptual, comentó Sebastián Rodríguez, fue la pasarela de Dolce & Gabbana, ya que en vez de modelos se mostró a los actuales influencers, como blogueros y artistas. En “No logo” se incluyen prendas inspiradas en las minorías; para esas bellezas que están en los márgenes de lo tradicional.

Desaparente  
Nuevas formas y el metalizado que explota

La pregunta que se hicieron los diseñadores, según los expertos del INTI, fue: “¿y ahora qué hacemos con todo este futuro?”. Así se dio forma a este concepto que abordó la desarticulación material de la moda. “Los textiles y materiales que proponen las nuevas tecnologías permiten otros usos y aplicaciones. Las referencias al futuro se hacen recurrentes en estéticas espaciales, con figuras de galaxias y ovnis”, detallan. Entonces, Chanel, Custo Barcelona y Del Pozo han propuesto para el invierno 2018 figuras robotizadas, metalizadas, que plantean una ruptura en tiempo y en materialidad. “La tecnología les ha permitido crear nuevas formas”, explica Sebastián Rodríguez, del Observatorio de Tendencias. Resaltan las camperas de cuero craquelado, el efecto aluminio de las polleras de Balenciaga y las botas Barbarella de Chanel.

Comentarios